Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL PSOE

El PSOE da carta blanca a Griñán para una ‘sucesión exprés’

El presidente de la Junta apoya a Rubalcaba pero señala su “extrema debilidad”

Ferraz y Andalucía coinciden en que el calendario federal se mantiene

El acuerdo de apoyo mutuo que mantienen el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su presidente, José Antonio Griñán, para garantizar la estabilidad en el partido volvió a quedar patente este lunes, cuando la ejecutiva federal avaló “en cinco minutos” y sin discusión el calendario de primarias exprés decidido por Griñán en Andalucía. Unas primarias que serán convocadas oficialmente hoy y se celebrarán el 29 de julio, en plenas vacaciones. Los candidatos tendrán dos semanas para conseguir los avales. Óscar López, secretario de Organización y número tres de Rubalcaba, compareció para comunicar que ninguno de los 40 miembros de la dirección había criticado la premura de esas primarias, y zanjar de paso: “La ejecutiva federal siempre ha respaldado y respaldará al presidente Griñán. Respaldo absoluto. Él ha explicado las razones políticas e institucionales de su decisión, que le competen a él”.

La ejecutiva federal se había reunido con carácter extraordinario y con un solo punto en el orden del día: el “análisis y aprobación, en su caso”, de ese proceso de primarias. Una operación que se inició cuando Griñán, presidente de Andalucía y líder de la federación socialista más poderosa, la andaluza, anunció por sorpresa la semana pasada que no volvería a ser el candidato del PSOE en las próximas elecciones autonómicas (previstas, en principio, para 2016). La reunión de la ejecutiva federal duró casi dos horas, pero el debate se resolvió “en cinco minutos” y sin que “nadie” se manifestara en contra del calendario andaluz, según López. Griñán expuso sus razones y la dirección federal “las entendió y respaldó”. Varios dirigentes confirmaron después que no hubo discusión.

“En una situación llevada al límite, como esta, hay que ser prácticos. Rubalcaba ha pedido que lo dejáramos en sus manos y eso hemos hecho”, señala un miembro de la ejecutiva. “Hay quien ha afeado a Griñán que dijera aquello de la renovación generacional y la savia nueva, porque eso pone a Rubalcaba al pie de los caballos, pero yo creo que Griñán es sincero cuando dice que se le malinterpretó y que él ha hecho esto en clave andaluza, no federal. Las primarias para las elecciones generales, ahora mismo, son un problema muy secundario para el PSOE de Andalucía”, añade.

Fuentes próximas a Rubalcaba niegan que este “respaldo absoluto” al presidente andaluz —en palabras de López— se haga a cambio de que Griñán siga sosteniendo a Rubalcaba en la secretaría general y avalando su calendario, que no contempla primarias para las elecciones generales hasta, como pronto, mediados de 2014. Y recuerdan que el principal defensor de ese calendario ha sido siempre Griñán. “Claro que hay un acuerdo de colaboración, pero es previo a todo esto”, cuenta un dirigente. “La sucesión de Griñán nada tiene que ver con el calendario federal o el liderazgo de Rubalcaba. El propio Griñán lo ha dicho por activa y por pasiva estos días”. Óscar López remató: “No hay que mezclar. El PSOE mantiene su calendario”.

El presidente de Andalucía, sin embargo, fue bastante más ambiguo a favor de la ejecutiva federal de lo que la ejecutiva federal lo fue a su favor. “No era mi intención”, respondió en la Cadena SER cuando le preguntaron si su apuesta por la renovación era un aviso a Rubalcaba. “Yo del partido no he hablado. Tenemos la manía de mezclar. Yo hablé de la institución [la Junta de Andalucía]”, dijo. Pero después, cuando se le planteó que sus palabras podían hacerle “un roto” al secretario general del PSOE, contestó: “No lo sé. Si es así, es que estamos hablando de una extrema debilidad. Porque yo he hablado de la Junta, de la institución. Las transferencias no las he hecho yo. Hay gente interesada en mover las aguas, y no yo precisamente”. También insistió en que Rubalcaba debe decir ya si quiere ser candidato en 2015 o no, porque “las elecciones hay que prepararlas bien”. Aunque él, Griñán, siempre ha sido partidario de retrasar las primarias hasta acercarlas lo más posible a las elecciones.

Óscar López —que subrayó que la ejecutiva federal “no tiene ni tendrá ningún candidato” en las primarias andaluzas— afirmó que Griñán había explicado en Ferraz sus razones “políticas e institucionales” para dar el relevo. Razones, dijo, que “tienen que ver con el Gobierno de Andalucía, que es un Gobierno con IU”. La hipótesis, sugerida este lunes por el propio Griñán, es que el presidente se vea obligado a presentar unos presupuestos muy duros para 2014 y el acuerdo con IU se rompa; eso podría llevar a un adelanto electoral, y de ahí que el PSOE quiera tener listo el relevo. Preguntado por esa posibilidad, López se limitó a afirmar: “Las estrategias se aplican, no se explican”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >