Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSE ANTONIO GRIÑÁN | PRESIDENTE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

“Si Rubalcaba no quiere ser candidato, debe decirlo ya”

El líder andaluz analiza su decisión de no repetir como candidato a las próximas autonómicas

Griñan, en su despacho de San Telmo, sede de la presidencia andaluza.

La semana para José Antonio Griñán ha sido especialmente intensa. La decisión de no repetir como candidato socialista a la Junta de Andalucía y de abrir de inmediato un proceso de primarias para elegir a su sucesor ha revuelto las aguas de la política autonómica y nacional. El desconcierto que ha causado el anuncio que hizo el pasado miércoles no es tanto por la renuncia en sí (tiene 67 años y era previsible que no optara a la reelección) como por el momento elegido, que ha avivado el debate sobre el relevo en la dirección federal del PSOE, liderada por Alfredo Pérez Rubalcaba, un político de la misma generación que Griñán.

Pregunta. ¿Por qué ha anunciado ahora su renuncia a repetir como candidato, solo 15 meses después de las elecciones autonómicas?

Respuesta. Tomo la decisión porque es un momento en el que todos debemos ajustar lo que pensamos a lo que hacemos. Hay razones familiares muy importantes. Además, miro las encuestas y veo la opinión sobre la política y las instituciones, y creo que debemos hacer algo para recuperar el crédito. Pensé que algo importante es limitar los mandatos del presidente de la Junta. Lo hago también porque es una legislatura complicada. La decisión del Gobierno sobre el déficit de las autonomías es injusta y nos va a poner en dificultades a las comunidades. Tengo la facultad de disolver el Parlamento, pero dirijo un Gobierno de coalición y el año que viene empieza el calendario electoral y PSOE e IU competimos por un espacio similar.

P. Hace pocos meses usted se veía repitiendo, ¿qué ha cambiado en este tiempo?

R. Lo primero, las circunstancias familiares. Además, en 2016 tendré 70 años y me veo con ciertas dificultades biológicas para continuar.

P. ¿Y es necesario abrir tan rápido el proceso de sucesión?

R. Sí. Va a ser un otoño muy complicado, hay que hacer unos Presupuestos muy difíciles y esto hay que tenerlo resuelto en septiembre mejor que en octubre.

“Me encantaría que hubiera varios aspirantes a las primarias”

P. Hasta el pasado miércoles, se había subrayado la estabilidad de la coalición PSOE-IU. Desde ese día se habla de la posibilidad de ruptura. Da la impresión de que están preparando el terreno.

R. En política se pueden hacer dos cosas. No decir determinadas cuestiones porque no conviene, o decirlas. Y los ciudadanos deben saber que puede haber dificultades para el Presupuesto de 2014 después de la decisión del Gobierno sobre el déficit. Además, ahora no tengo al líder de IU en el Gobierno como lo tenía antes [el vicepresidente Diego Valderas]. Ahora hay un nuevo coordinador [Antonio Maíllo] y el año que viene es electoral. Se ha demostrado que este Gobierno es estable, que funciona, pero hay que estar preparado para los acontecimientos.

P. Apunta como posibles causas de la ruptura con IU el presupuesto de 2014 y el calendario electoral. ¿Influye también la creencia de que no se va a sentir tan cómodo con el nuevo líder?

R. Tengo una excelente relación con Valderas, una persona íntegra y que sabe mantener su palabra. Me siento muy seguro cuando tengo dentro del Gobierno al máximo responsable de IU. Y ahora no lo tengo. Tengo muy buena opinión de Maíllo, pero no es lo mismo que la máxima autoridad de Izquierda Unida esté en el Gobierno a que no lo esté.

P. Quedan, en teoría, tres años para acabar la legislatura, ¿por qué quieren dejar resuelta la candidatura en julio?

R. No sabemos cuándo van a ser las elecciones. Si tuviera mayoría absoluta, podría esperar más, pero no la tengo. Ese es un dato fundamental. El segundo dato es que el candidato tiene que ser una persona conocida, capaz de dialogar desde ya con la sociedad andaluza. Cuanto antes, mejor.

P. Se está perfilando una candidatura en torno a la consejera de la Presidencia, Susana Díaz. ¿Es su candidata?

R. No tengo candidato y me encantaría que hubiera varios aspirantes. Yo no voy a prestar apoyo a ningún candidato ni voy a hacer ningún acto en la campaña de las primarias.

P. Hay voces en su partido que aplauden las primarias pero que sostienen que resolver su sucesión en un mes es precipitado.

R. Si se cumplen los estatutos, ¿cómo va a ser precipitado? Lo lógico es que la gente se mueva dentro del partido para obtener apoyos.

P. Formar una candidatura en 15 días es complicado.

R. Una candidatura no, es una persona.

P. Esa persona tiene que aglutinar apoyos…

R. La persona que se presente debe saber si tiene apoyos o no, ya. Yo le garantizo que si me presento tengo apoyos.

P. Son 7.000 avales…

R. Pero para todos igual. No lo puedo entender. Todo el mundo tiene la oportunidad de presentarse y todos necesitan lo mismo. Si alguien es fuerte e importante en el partido tendrá apoyos. Somos más de 40.000 militantes y cada cual debe saber los apoyos que tiene.

P. ¿Cuánto tiempo se ve como presidente de la Junta?

R. Hasta que termine esta legislatura.

P. ¿Y cuándo va a acabar?

R. Yo quiero que termine en 2016.

P. Pues da la sensación de que se está yendo ya.

R. Al revés. Da la sensación de que he limitado mi opción futura, no de que me estoy yendo. Aquí, gobernando y limitándose los mandatos, ha habido dos personas antes que yo: Aznar y Zapatero. Yo voy a ser el tercero. Obama no se va a ir, va a seguir gobernando hasta el final y después de él puede venir otro demócrata.

P. ¿Cuándo deje la presidencia de la Junta, lo dejará todo?

R. Cuando deje la presidencia de la Junta, cierro la puerta.

P. ¿Qué hará entonces?

R. Políticamente, cerrar la puerta. Y si alguien me pide consejo, se lo daré sabiendo que los consejos se dan para que no se cumplan. Y los daré en privado.

P. ¿Qué peso ha tenido el fraude de los ERE en su decisión?

R. Aquí ha habido una concertación para delinquir que va a ser sancionada por la justicia. Y ha habido una concertación para calumniarme que no va a tener sanción porque la mentira se ha convertido en una práctica común de la política. A eso estoy resignado. Las personas que lo han dicho saben que mentían.

P. Usted lo niega, pero ha habido unanimidad al interpretar que su decisión pone en una situación complicada a Rubalcaba.

R. Yo no había hablado todavía el pasado miércoles y ya había gente que había dicho que esto no modificaba la agenda de Rubalcaba. Cuando hablé dije que proponía limitar los mandatos del presidente de la Junta y que no me iba a presentar. Y di razones, siempre referidas a la institución que gobierno, para renovar. No hablé del partido nunca. Rubalcaba lleva año y medio desde el congreso. ¿Cómo pueden aplicar lo que estoy diciendo a una realidad completamente distinta? Será por intereses particulares de quien lo dice. Lo que dije es que en las instituciones no se puede uno eternizar y que hay que renovarse y dar paso a savia nueva. ¿Se puede malinterpretar? Se puede, pero leyendo lo que dije, no se puede malinterpretar. Alfredo ganó un congreso. Si el congreso acertó o no, no lo voy a juzgar nunca, y tiene legítimo derecho a ser secretario general hasta que se produzca otro congreso. A Rubalcaba no se le puede aplicar lo que yo estoy diciendo.

P. Entonces, todos somos unos malpensados…

R. No, no hablo de la prensa. Hablo de compañeros que han hablado antes de escucharme.

P. Pero no solo sus compañeros. La lectura de su decisión ha sido coincidente.

R. Eso es así porque en el PSOE estamos en ese debate de forma permanente. En Andalucía llevamos varios meses tratando de cerrarlo porque sabemos que en octubre hay una conferencia muy importante. Y en esa conferencia tenemos que resolver el proyecto para, inmediatamente, pensar en otra cosa, que son los candidatos autonómicos y locales.

“Cuando deje la presidencia, políticamente cierro la puerta”

P. Se lo planteo de otra manera, utilizando alguna de sus expresiones. ¿Es Rubalcaba “el nuevo piloto” que llevará al PSOE a “nuevos horizontes”?

R. Es el piloto que hemos elegido en un congreso y su obligación es llevarnos a nuevos horizontes. Su obligación es renovar y construir un proyecto distinto al que hemos tenido hasta ahora. Y sobre todo, separarse definitivamente, y con nuestra política le estamos ayudando en Andalucía, de la implacable dominación de los mercados financieros. El PSOE debe separarse de esa política única y obligatoria.

P. ¿Con Rubalcaba de candidato?

R. Si no lo hiciera, si saliera mal la conferencia de octubre y no consiguiéramos encajar un nuevo proyecto, seré el primero, cuando llegue el momento, en votar a otra persona. Pero ahora mismo, todo mi partido está apoyándole para que haga esa transición. A los compañeros les digo que no miren la proyección de voto en las encuestas, que miren sobre todo lo que dicen los ciudadanos de la política y los políticos. Eso nos dará la pista. Si no cambiamos todos, Gobierno y oposición, la forma en que se está haciendo política, los ciudadanos van a seguir separados.

P. Siguiendo su argumentación sobre las encuestas, estas señalan que Rubalcaba no remonta.

R. Eso depende de cómo te valoran los que no son tuyos. La valoración no me preocupa. ¿Podemos obtener en unas primarias alguien mucho mejor que Rubalcaba? Es posible, pero yo no veo a ningún diputado en el Congreso de más calidad que Alfredo Pérez Rubalcaba. Es un diputado excelente.

P. ¿Y como candidato?

R. Eso es otra cosa. Él tiene que decidirlo, y se lo he dicho a él. Yo dije al principio que me iba a presentar, pero luego ha habido circunstancias personales, familiares y políticas que me han hecho desistir. Él tiene que decidirlo: sí o no.

P. ¿Y en su opinión cuándo debería decidirlo?

R. Si no lo va a ser, tiene que empezar a hablar ya con los secretarios generales, ver una salida al partido, ver cómo lo vamos a hacer. El itinerario tiene que estar muy claro, porque si no parece que lo que hacemos es resistir. Eso no tiene nada que ver con su secretaría general. Yo voy a ser secretario general del PSOE andaluz hasta el próximo congreso. La persona que gane las primarias se arriesga mucho, porque no le voy a dar la secretaría general. Yo gobernaré la Junta de Andalucía, pero le voy a dar todo el protagonismo político en el partido, le voy a dar entrada en el Gobierno, actos, entrevistas, todo… Pero el congreso es después de las elecciones. Y eso hay que tenerlo en cuenta también. No mezclemos nunca lo orgánico con lo institucional.

“El Gobierno con IU es estable, pero hay que estar listos para los acontecimientos”

P. ¿Está planteando la posibilidad de que Rubalcaba siga como secretario general y que otra persona sea candidata?

R. Eso puede existir perfectamente. Si estás gobernando, lo lógico es tener el partido. Si no estás gobernando, tienes que tener el partido contigo y luego, después del resultado, abordar una confirmación o una renovación en función de lo que también quiera la ciudadanía.

P. Insisto en la línea del futuro de su partido y vuelvo a usar sus palabras del Parlamento. ¿Es Rubalcaba la “savia nueva, capaz de recoger el testigo y avanzar en la carrera”?

R. Rubalcaba no se va a presentar en la Junta de Andalucía.

P. Pero no me diga que la lectura no es extrapolable…

R. No, Rubalcaba es secretario general del PSOE y esto tiene otras reglas. Yo estoy hablando de la Junta de Andalucía. Savia nueva puede ser una persona de 80 años.

P. Pero…

R. No me puede decir otra cosa. Yo estaba hablando de la presidencia de la Junta.

P. Usted es partidario del relevo generacional.

R. Yo soy partidario de los relevos. Puse el ejemplo de la Transición. En mi discurso, dije que me siento orgulloso de la Transición, que terminó bien. Hay que respetarla, pero por haber hecho la Transición no tienes un sitio en el futuro. No es simplemente que esté hablando de una persona más o menos joven, es que a lo mejor cumpliendo una misión en la vida no tienes que hacer otra. Zapatero construyó un nuevo mapa de derechos civiles e hizo posible el matrimonio homosexual. Todo el mundo tiene su momento y no hay mejor líder que aquel al que le llega su momento.

P. ¿Y este es el momento de Rubalcaba?

R. Este es el momento de Rubalcaba en el partido sin duda. Y luego ya, cuando se decida lo que tenemos que hacer, porque lo primero es la conferencia política de otoño, veremos quién es el piloto mejor para llevar esa conferencia política a cabo. Y añado: no olvidemos que antes están las elecciones autonómicas y municipales. No despreciemos que un manchego o un extremeño quieran saber quién va a ser su candidato antes que el que va a ser candidato de España.

P. Usted, como presidente federal del PSOE, ve a alguien con capacidad para…

R. No me diga eso. En la ejecutiva se sientan Edu Madina, Patxi López y Emiliano García Page, que se habla de ellos. Y fuera de la ejecutiva está Carme Chacón…

P. Ha dado cuatro nombres. ¿Ve a alguno en disposición de ser candidato?

R. La vida da muchas sorpresas. Cuando ha habido competencia, la gente siempre se ha pronunciado por los más jóvenes. Eso pasa siempre. En el 35º Congreso, que salió bien porque se ganaron las elecciones siguientes, se eligió al más joven. Tengo el convencimiento de que lo que yo pienso no es lo que piensa la mayoría. Tiene que ser la inmensa mayoría la que haga que yo piense eso. Tengo mi opinión de las personas.

P. ¿La puede decir?

R. No, me equivoco siempre. Yo no pensaba en Zapatero, se lo digo sinceramente. Pero luego me agradó trabajar a su lado en el grupo parlamentario porque hizo una oposición fantástica.

“Será un otoño difícil y la sucesión hay que tener la sucesión resuelta en septiembre”

P. ¿Cómo cree que debe ser la oposición del PSOE? La idea de la herencia recibida…

R. Con la herencia recibida, stop. Eso no es verdad. Herencia recibida más mentiras electorales es la ecuación que ha retirado a la gente de la política. Primer principio, no mentir. Cuando llegué a la conclusión de que no iba a seguir, pensé que tenía que manifestarlo inmediatamente porque la ciudadanía tiene derecho a saberlo. Ni herencia recibida ni mentiras electorales, sino proyectos y programas concretos. El PSOE tiene ahora un desafío enorme. Se ha dicho que estamos en una democracia intervenida, se ha puesto de moda considerar que un político es duro cuando toma medidas que causan dolor a los demás. ¡Ya está bien de políticos que cada día nos dicen una barbaridad mayor! ¡Ya está bien que se diga que las pensiones se van a hundir, de decir que la sanidad hay que privatizarla…! Lo que ha ocurrido es que se ha abierto la brecha de la desigualdad y ahí quiero yo a mi partido. Si es Rubalcaba, muy bien. Si no es Rubalcaba, será otro, pero el objetivo debe ser la lucha contra las desigualdades, pero lucha a muerte.

P. ¿Y tiene el PSOE programas y proyectos para luchar contra la desigualdad?

R. Lo vamos a ver. Para empezar, dentro de nada tendremos un consejo territorial donde hablaremos de un proyecto solidario para España. Y luego tendremos una conferencia política donde estableceremos un programa. Mi única ambición es que nos dejemos de tecnocracias, de sumisiones y subordinaciones y gritemos muy claro que la cohesión se está rompiendo en este país. Y cuando un país abre las desigualdades, es un país que no resiste ni aguanta. Y ahí, estamos en emergencia. Cuando hemos aprobado el decreto contra la exclusión social nos han hablado hasta de Etiopía. ¿Pero esos señores qué se creen? ¿Que en España no hay pobreza ni desigualdad? La hay en todas partes.

 

Más información