Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidarios del centralismo se disparan en las comunidades del interior

En Madrid, Castilla La- Mancha y Castilla y León son mayoritarios los ciudadanos que prefieren una España sin comunidades o con autonomías con menos competencias

El último barómetro autonómico del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) difundido ayer dibuja una España aún más polarizada y con un modelo de Estado cada vez más cuestionado. Frente al creciente soberanismo de Cataluña, donde uno de cada tres ciudadanos quiere independizarse, la tendencia contraria, el centralismo, se dispara en las comunidades del interior. Así, según el estudio, realizado de septiembre a octubre de 2012 y publicado ayer, en Madrid, Castilla La- Mancha y Castilla y León son mayoritarios los ciudadanos que prefieren una España con un único Gobierno, sin comunidades, o con autonomías con menos competencias que las actuales. Madrid es la comunidad con más partidarios del centralismo, aunque dentro de esta tendencia, la opción más extrema, la de que las comunidades desaparezcan, es más secundada en Castilla y León: hasta un 38% de ciudadanos la prefieren. Casi un 37% de castellanomanchegos no quiere autonomías, y un 36,8% de madrileños tampoco. En torno a un 60% de españoles reclama un cambio en el modelo de Estado.

La apuesta por el centralismo ha aumentado casi 20 puntos en Madrid respecto al barómetro de 2010

El sentimiento centralista en estas tres comunidades del interior del país ha aumentado considerablemente respecto al anterior barómetro autonómico, elaborado entre septiembre y octubre de 2010. Si en el último estudio, el difundido ayer, el porcentaje de ciudadanos que propugna la recentralización —bien con un Estado sin autonomías o bien con comunidades con menos peso— es en Madrid del 56,5%, en Castilla- La Mancha del 55,2% y en Castilla y León del 55,6%, hace casi tres años, en el estudio anterior, el mismo dato para Madrid era del 38%, para Castilla- La Mancha del 31,3% y para Castilla y León del 39%. O lo que es lo mismo, respecto al último barómetro, los partidarios del centralismo han aumentado casi 20 puntos en Madrid, 24 en Castilla- La Mancha y 17 en Castilla y León. Del resto de regiones, la Comunidad Valenciana registra también unos niveles similares de centralistas: un 56,2% de valencianos apoya hoy esa opción.

La elaboración del último estudio del CIS que ha arrojado estos datos coincidió con el órdago soberanista de Artur Mas, que el presidente catalán lanzó en septiembre del año pasado. Precisamente, en el extremo opuesto a las regiones del interior se sitúan las comunidades con tensiones territoriales más fuertes, fundamentalmente Cataluña, y País Vasco.

En Cataluña, solo el 11% prefiere eliminar las comunidades, y apenas un 3% apuesta por restarles competencias. En cambio, el 65,1% quiere hoy avanzar hacia una mayor autonomía, bien en el marco de un Estado más federal (27,7%) o bien en un Estado en el que se reconociese a las Comunidades Autónomas la posibilidad de convertirse en estados independientes (37,4%). En 2010, ambos porcentajes eran inferiores. Un 52,9% apostaba por avanzar hacia la autonomía, con un 29,3% que quería más competencias y un 23,6% un Estado en el que se reconociese la posibilidad de la independencia.

En el País Vasco, el 45,9% está hoy por dar pasos adelante hacia el autogobierno. Un 20,2% quiere más competencias para su comunidad y un 25,7% un Estado en el que se reconociese a las Comunidades Autónomas la posibilidad de convertirse en estados independientes. En 2010, en el barómetro anterior, el número de ciudadanos con aspiraciones nacionalistas era ligeramente superior: ascendía al 50,3% (de los cuales el 28,4% quería más competencias y el 21,9% la posibilidad de la independencia).

Casi el 60% de los españoles reclama una reforma del Estado autonómico

El barómetro autonómico revela también que casi el 60% de los españoles quiere una reforma del Estado autonómico, frente al 31,6% que prefiere que el modelo de Estado permanezca como está. ¿En qué sentido quieren los ciudadanos esa reforma? Dentro de los que opinan que es necesario el cambio, son más los de tendencia centralista: el 37%. De ellos, el 23% cree que sería mejor un Estado sin autonomías y el 13,9% que las comunidades tuvieran menos competencias. El 22,9% se encamina, sin embargo, a la tendencia opuesta: un 13,2% prefiere comunidades con más autonomía y un 9,7% un Estado que permita la posibilidad de que las comunidades puedan ser Estados independientes.

El porcentaje de los ciudadanos que quieren la reforma del Estado también ha aumentado respecto al último barómetro autonómico del CIS, de 2010. Entonces los que pretendían un cambio ascendían al 48,4%.

Más información