Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece el pesimismo

Los españoles piensan que su situación económica es peor que hace un año, según el CIS

Ampliar foto
Cola en la oficina del paro en Santa Eugenia (Madrid), en abril de 2012.

Los españoles piensan que su situación económica es peor que hace un año, creen más probable perder su emlpeo y confían menos en encontrar un puesto de trabajo. Así se desprende de la comparación del último barómetro del CIS, elaborado entre el 1 y el 8 de abril, con el sondeo del mismo mes de 2012. Los datos han ido evolucionando en esta dirección a lo largo de 2013, y el incremento del pesimismo ya era patente en marzo, cuando los resultados del barómetro eran ya muy parecidos a los publicados este viernes.

La principal preocupación de los encuestados sigue siendo el paro. El número de españoles que cita el desempleo como el mayor problema que le afecta directamente ha aumentado del 46,5% al 52,9%. También lo ha hecho, en casi tres puntos, el porcentaje de entrevistados sin trabajo. En abril de 2012, el 23,6% estaba en paro (el 22,4% había trabajado antes y el 1,2% buscaba su primer empleo), y este mes de abril la cifra es del 26,5% (de los cuales el 25,6% ha trabajado antes y el 0,9% busca su primer empleo).

A pesar de estos datos, la cantidad de españoles que piensa que el paro es el mayor problema del país ha disminuido del 81,7% al 80,7%. Esta variación puede explicarse por el repunte del fraude y la corrupción como inquietud primordial, que se ha incrementado en 30,6 puntos en solo doce meses.

La mitad de los encuestados considera que su situación económica personal es regular —en una escala que escila entre muy buena y muy mala— y que, dentro de un año, permanecerá igual. Aumenta en dos puntos, sin embargo, el porcentaje de entrevistados que define sus circunstancias como malas (del 19,6% al 21,4%). Asimismo, disminuye el número de encuestados que tiene la esperanza de que en un año su situación mejore (pasa del 17,9% al 16,5%), y son más quienes opinan que en 12 meses estarán peor económicamente (del 20,8% al 22,0%).

Las perspectivas de perder el empleo también han empeorado. Solo permanece estable el porcentaje de encuestados que cree poco probable ser despedido (42,1% en 2012 frente al 42,5% el pasado abril). El número de españoles que considera que es muy probable que esto ocurra ha crecido en un punto y medio (del 5,1% al 6,6%), la cifra de quienes piensan que es bastante probable ha pasado del 13,3% al 14,9%, y la cantidad de encuestados que opina que es nada probable perder su empleo ha pasado del 32,3% al 26,1%.

Además, la mayoría de los españoles no confía en encontrar trabajo el próximo año. Se mantiene estable el número de entrevistados que considera poco probable ser contratado (42,1% en 2012 y 42,7% el pasado abril). Pero las expectativas de muchos encuestados han disminuido. El porcentaje de quienes opinan que es bastante probable que esto ocurra se ha visto reducido en casi tres puntos (del 23,7% al 21%), y cada vez son más los que consideran nada probable encontrar empleo (del 18,2% pasa al 22%).

Más información