Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis guardias civiles heridos en Melilla en un enfrentamiento con inmigrantes

Los Servicios Marítimos de la Benemérita no han podido interceptar la patera en el mar

Los 15 varones subsaharianos portaban palos y cuchillos y tenían actitud violenta

Quince subsaharianos han llegado esta mañana a la Playa de San Lorenzo, en Melilla, a bordo de una patera que poco antes había sido avistada por la Guardia Civil. La actitud de los inmigrantes, que portaban palos y cuchillos y desatendían todos los requerimientos de los agentes, según fuentes de la delegación de Gobierno de la ciudad autónoma, ha impedido que los Servicios Marítimos de la Benemérita pudieran interceptar la patera en el mar.

Los inmigrantes, siempre según las mismas fuentes, han mantenido la misma actitud nada más poner pie en la playa, enfrentándose a los agentes de las patrullas de la Guardia Civil que los esperaban en tierra. Cinco de ellos han sido interceptados y retenidos, pero los diez restantes lograron salir huyendo en distintas direcciones hacia el interior de Melilla.

Como resultado de este enfrentamiento, seis agentes han recibido asistencia sanitaria por contusiones y magulladuras. Dos inmigrantes subsaharianos también han sido asistidos por los servicios de urgencias de los centros sanitarios de la ciudad.

Llegada a Chafarinas

Por otra parte, un grupo de siete subsaharianos, dos de ellos mujeres, llegaron el pasado viernes a la Isla del Congreso (Islas Chafarinas, situadas a escasos kilómetros de la costa marroquí), a bordo de una embarcación neumática provista de un pequeño motor. Los inmigrantes están siendo atendidos por el destacamento de la Comandancia General destinado en Chafarinas.

La llegada a islotes y peñones de soberanía española fue una de las nuevas vías de entrada utilizadas por los inmigrantes en 2012. En septiembre, la llegada de decenas de inmigrantes a Isla de Tierra, un islote de la bahía de Alhucemas de soberanía española pero prácticamente pegado a la costa marroquí, supuso un auténtico quebradero de cabeza para el Gobierno de Mariano Rajoy. Finalmente, el Ejecutivo llegó a un acuerdo con Marruecos y los inmigrantes —a excepción de los menores y las mujeres embarazadas, que habían sido enviados a Melilla— fueron devueltos a suelo marroquí, aunque de madrugada y sin seguir los procedimientos que prevé la ley de Extranjería para las expulsiones.

A lo largo del pasado año, 208 inmigrantes trataron de usar esta vía de entrada en España a través de los peñones e islotes, informa Efe.