Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide que se haga público el patrimonio privado de la familia real

Los socialistas apostarán por la "transparencia radical", dice Valenciano

El PSOE ha pedido este lunes, por primera vez, que la Casa del Rey haga público el “patrimonio privado” de sus miembros. Es decir, no el dinero —ya conocido— que recibe la familia real de los Presupuestos Generales (7,9 millones de euros este año), ni lo que se gasta el Estado en mantener el patrimonio público a disposición de la Casa del Rey o la seguridad; sino el patrimonio privado, personal, del Rey, la Reina, los Príncipes de Asturias y las Infantas.

Lo anunció la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, para ilustrar la apuesta del partido por la “transparencia radical” en la vida pública: “Nosotros desde el 31 de enero venimos pidiendo que la Casa del Rey esté incluida en la Ley de Transparencia. Hasta ahora ha habido un bloqueo sistemático del PP. Al final parece que la que se ha movido es la Casa del Rey y ahora podemos entrar a hablar a fondo de esa cuestión. Y sí, somos partidarios de que el patrimonio privado de los miembros de la Casa Real sea conocido”, dijo Valenciano, a preguntas de los periodistas, tras la reunión de la ejecutiva permanente de los socialistas (el equipo más cercano al secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba).

Ni los Reyes ni los Príncipes tienen, teóricamente, negocios privados, así que su patrimonio personal solo puede venir de lo que hayan ahorrado de la asignación pública que reciben cada año —lo cual podría aportar información sobre si esa asignación es razonable o excesiva— o de herencias. Las Infantas sí ejercen trabajos privados y, además, el Rey les da una parte —cuya cuantía él decide— de la asignación presupuestaria. Doña Cristina, el primer miembro de la familia real imputado en una investigación judicial (lo está por el caso Nóos), no recibe esa paga pública ni participa en actos oficiales desde octubre de 2011, aunque sigue formando parte de la Casa del Rey.

El diario El Mundo publicó hace una semana que el padre del Rey, Don Juan de Borbón, dejó en 1993 una herencia de 1.100 millones de pesetas (unos seis millones de euros), incluidos 730 millones en cuentas bancarias en Suiza. A la muerte de su padre, Don Juan Carlos recibió una parte de esa herencia (375 millones de pesetas). No quedaba claro en la información si ese dinero se quedó en Suiza o si, por el contrario, el Rey lo trajo a España y tributa desde entonces por él. La Casa del Rey tampoco lo ha aclarado aún.

Elena Valenciano no especificó este lunes si el llamamiento del PSOE a hacer público el “patrimonio privado” de la familia real implica reclamar que se investigue el destino de esa herencia. Es decir, preguntar directamente si el Rey tiene cuentas en Suiza. “En este momento estamos hablando de cómo debe afectar la Ley de Transparencia a la Casa del Rey”, acotan desde la dirección del PSOE. Tras la publicación del reportaje de El Mundo, los socialistas se limitaron a preguntar en el Congreso si el Gobierno tenía “información” sobre lo que se contaba en ese artículo (aunque fuentes del PSOE alegan que precisamente esa formulación tan vaga de la pregunta puede favorecer que pase el filtro de la Cámara).

Con su propuesta de que se haga público el patrimonio personal de la familia real, los socialistas dan un paso más en su acelerado cambio de actitud en este asunto. El PSOE nunca se sumó, en anteriores legislaturas —y, desde luego, no cuando gobernaba— a las peticiones de grupos minoritarios de dar más transparencia a la Casa del Rey; tampoco planteó la inclusión de la institución en la Ley de Transparencia en un primer momento, aunque sí lo hizo finalmente hace dos meses —cuando el PP todavía se negaba—; ahora, la apuesta del PSOE es por la “transparencia radical”: “El límite a la transparencia en el caso de la Casa del Rey y de otras instituciones debe ser exclusivamente la seguridad del Estado y de las personas. No pensamos que deba haber ningún otro límite. Creemos que la transparencia le va a sentar muy bien a la Casa del Rey”, afirmó Valenciano.

El apoyo firme del PSOE a la monarquía no está, en cualquier caso, en cuestión. La vicesecretaria general subrayó que, aunque hoy existe una “crisis de confianza en las instituciones”, incluida “la jefatura del Estado”, sería “poco riguroso olvidar el papel constructivo y estabilizador de la Corona durante todos estos años”. “Las reformas que tengan que hacerse, desde nuestro punto de vista, no deben poner en peligro ese papel”, dijo. Lo que sí hay que hacer, añadió Valenciano, es encarar con urgencia y por varios frentes la gravísima pérdida de confianza de la ciudadanía hacia sus representantes. “Esa crisis de confianza es la crisis de la democracia. Es una crisis como una casa”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información