Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrestado un mes el líder de la asociación mayoritaria de los militares

Bravo Álvarez, sancionado por proponer recortar gastos en el ejército en lugar de reducir sueldos

El subteniente Jorge Bravo Álvarez, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), ha sido sancionado con un mes y un día de arresto por unas declaraciones en las que proponía recortar gastos superfluos en las Fuerzas Armadas antes que reducir aún más el sueldo de sus miembros.

Se da la circunstancia de que la AUME, con casi 4.000 afiliados, es la asociación mayoritaria entre los militares y de que Bravo forma parte del Consejo de Personal, un órgano asesor del Ministerio de Defensa en el que están representadas las asociaciones.

Bravo declaró el 16 de julio de 2012 a la emisora ABC Punto Radio que en las Fuerzas Armadas “se pueden recortar un sinfín de festejos, como juras de bandera con civiles, bodas de plata de promociones o festividades de patronos” antes que recortar el sueldo de los militares. También pedía que se replantease la jornada partida por el “enorme gasto que supone”.

Jefe de Pontijas

El general que le ha impuesto el arresto —jefe de los Sistemas de Información, Telecomunicaciones y Asistencia Técnica del Ejército— considera que las declaraciones de Bravo suponen una falta disciplinaria grave, consistente en “hacer reclamaciones a través de los medios de comunicación social”, según el código disciplinario de las Fuerzas Armadas de 1998.

Y ello a pesar de que ese código, en trámite de reforma, quedó superado por la Ley de Derechos y Deberes de 2011, que reconoce a los militares el derecho a la libertad de expresión “sin otros límites que los derivados de la salvaguarda de la seguridad y defensa nacional, el deber de reserva y el respeto a la dignidad de las personas, instituciones y poderes públicos”. Además, en asuntos relacionados con el servicio, estarán “sujetos a los límites derivados de la disciplina”.

Bravo debe ingresar hoy en la base San Pedro de Colmenar Viejo (Madrid) para cumplir el arresto. Antes, se reunirá la dirección de la AUME.

El mando que ha arrestado a Bravo era el jefe directo del general Ángel Luis Pontijas, quien en noviembre pasado escribió un editorial en la revista oficial del Ejército en el que criticaba al presidente de la Generalitat catalana y rompía así con el deber de neutralidad de los militares. Pontijas perdió su puesto, pero no fue sancionado ni arrestado.