Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP sobre la corrupción: “Fallaron los controles y se relajó la exigencia ética”

Rajoy dice que Bárcenas y Sepúlveda hace años que no tienen cargos en el PP

La oposición pide al presidente que “aclare” la situación del PP antes de pedir pactos

LOS SOBRES LLEGAN AL HEMICICLO..  El diputado de Compromís-Equo, Joan Baldoví, hace referencia a los sobres que habrían recibido dirigentes del PP. ATLAS

"Faltaron y fallaron controles y se relajó la exigencia ética". El portavoz popular en el Congreso, Alfonso Alonso, ha reconocido en la última intervención en el debate sobre el estado de la nación que no funcionaron los mecanismos políticos de control de la corrupción. El nombre de Luis Bárcenas, extesorero del PP, no ha salido de los labios del presidente pero, al final, Mariano Rajoy, se ha defendido de las invectivas de toda la oposición con el argumento de que “esas personas” (Bárcenas y Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato), “hace años” que no tienen responsabilidad en el partido. Ningún grupo se ha negado a afrontar las medidas anticorrupción que propone Rajoy, pero le piden que aclare la situación del PP antes de pedir acuerdos.

Ha sido en la segunda jornada del debate del estado de la nación cuando el Grupo Popular ha entrado en materia sobre la corrupción para hablar del extesorero, Luis Bárcenas. “Evidentemente Bárcenas ha estado contratado por el partido”, pero el mensaje que quiso trasladar Alonso es el de cierto reconocimiento de culpa, aunque en general, y no de manera particular del PP. “Fallaron y faltaron los controles y se relajó la exigencia ética". Esa generalización es la que molesta a muchos portavoces, que en este segundo día de debate han hablado sin ambages de la presunta corrupción en miembros del PP, del caso Bárcenas, y de la responsabilidad directa o indirecta, según los portavoces, del propio presidente del Gobierno.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, había dado muchas muestras de que no tenía la menor intención de dejar en el diario de sesiones del 21 de febrero de 2012 los nombres de Luis Bárcenas, extesorero del PP, y Jesús Sepúlveda, exalcalde Pozuelo de Alarcón e implicados en el caso Gürtel, puestos por su voz. Pero implícitamente lo dijo. "Yo no voy a mencionar a nadie pero hace años que esas personas que usted dice no ejercen ninguna responsabilidad en mi partido", ha remachado. Bárcenas ha estado cobrando el sueldo del PP hasta el mes de diciembre pasado y Sepúlveda fue despedido hace dos semanas. Por tanto, no tendrían responsabilidades, pero sí cobraban del PP.

Esta mención del presidente no la consiguieron sacar ayer los portavoces de los grupos mayoritarios sino que ha sido como respuesta al portavoz del PNV, Aitor Esteban, que glosó las peripecias de estas dos personas. “Un día el señor Bárcenas es historia en el PP y otros nos desayunamos con que dos años después tiene un despacho en la sede del partido y el siguiente nos enteramos de que además ha cobrado un sueldo y han sido ingresadas a su nombre las correspondientes cuotas a la Seguridad Social".

Ante esta situación, el portavoz peneuvista ha clamado: "No es de recibo. Se dedica usted a lanzar una batería de modificaciones legislativas y no dice nada de lo que afecta a su partido, incluido a miembros de su Gobierno. Debe usted aclarar punto por punto esta situación". Por parte del PNV hay disposición a hablar de nuevas leyes pero con recelos porque "no todos son iguales", y no se puede generalizar. En esto le ha dado la razón el presidente del Gobierno, que se colocó en una posición defensiva y con un punto de victimismo.

"Es verdad que han aflorado casos graves, inadmisibles, y eso afecta al Gobierno de España y a toda la clase política. Pero afirmo que la generalización injusta, la desmesura y la falta de objetividad también ayuda al desapego de los ciudadanos". El presidente ha hecho mención a la propuesta de Aitor Esteban de que los imputados no vayan en las listas. "Plantéelo, se puede hablar", ha sido la respuesta de Rajoy, sin comprometerse.

Después del portavoz peneuvista vinieron todos los demás, que también le pidieron cuentas por el asunto que ahora afecta al PP. Alfred Bosch de ERC, que invitó a abrir el debate sobre la corrupción y a acentuar, “cada uno en su partido y en su país, medidas que eliminen cualquier privilegio de los políticos. Con tono moderado fue la portavoz del BNG, Olaia Fernández Dávila, la que dijo señaló directamente a Rajoy en este caso. “La sospecha recae sobre usted y sobre su partido por eso tiene que convocar elecciones”.

Con sobres en la mano “vacíos de dinero”, se presentó en la tribuna Joan Baldoví de Compromís-Equo, para hablar de corrupción en el PP, como también lo hizo el diputado Iker Urbina de Amaiur. Estos dos últimos no tuvieron respuesta del presidente.

En qué quedará la oferta del presidente a todos los grupos que propongan medidas contra la corrupción, al margen de las presentadas por el Gobierno, se verá el próximo martes en el debate y votación de las resoluciones que ponen el broche al debate de la nación. Pero sí se observa malestar y resquemor por el interés del Gobierno de promover un pacto anticorrupción cuando el problema, ahora, es suyo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >