Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
trama de escuchas en cataluña

Interior considera “prioritario” abordar el escándalo del espionaje en Cataluña

El exdirector de Método 3 culpa a dos exempleados del tráfico de informes

Cosidó, la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, el policía David Fernández y Agustín Castro.
Cosidó, la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, el policía David Fernández y Agustín Castro.

El escándalo del espionaje en Cataluña presuntamente por la agencia de detectives Método 3 centra las preocupaciones de la policía. Está previsto que hoy se reúnan en Madrid su director general, Ignacio Cosidó, el director adjunto operativo, Eugenio Pino, y el jefe superior de Policía de Cataluña, Agustín Castro Abad. El Ministerio del Interior ha puesto el sello de “prioritario” sobre este asunto, según fuentes policiales. El encuentro, al más alto nivel, persigue trazar una estrategia para abordar el escándalo y una respuesta en el caso de que alguno de los dosieres, que podrían afectar a políticos y empresarios salgan a la luz o caigan en manos de terceros.

La grabación de una reunión entre la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, fue el principio de un episodio que amenaza con revelar una práctica sistemática de espionaje en Cataluña. Al hacerse público que se instaló un micro en el restaurante La Camarga de Barcelona, donde las dos mujeres almorzaron el 7 de julio de 2010, Camacho presentó una denuncia ante la policía.

La conversación la registró presuntamente Método 3, por orden del exsecretario de Organización del PSC, José Zaragoza, según El Mundo. El diputado en el congreso y miembro en la Ejecutiva del PSOE lo negó tajantemente, aunque admitió que su partido había contratado a Método 3.

Cosidó abordará el caso con el director operativo y el jefe policial de Cataluña

La reunión de Cosidó, Pino y Castro estará centrada en cómo abordar este asunto y analizar la información disponible hasta ahora, según fuentes policiales. Sin embargo, no concretan con qué material cuentan los investigadores y si se ha materializado ya la promesa de algunos exempleados de Método 3 de poner a su disposición el material de que disponen. “Se tratará, además, de estudiar si hay base legal para adoptar alguna medida contra el dueño de la agencia de detectives u otras personas que están poniendo a la venta algunos de los informes”, según un jefe policial.

Por ahora, toda la investigación la lleva la policía de Barcelona, aunque es probable que en breve requiera ayuda a las comisarías generales de Policía Judicial o Información.

El director de la agencia de detectives, Francisco Marco, se presentó el viernes ante la sección tecnológica de la policía en Cataluña, y pidió prestar declaración. Marco aseguró que “nunca autorizó ni ordenó” grabar la charla entre Camacho y a Álvarez.

También apuntó que es falsa la factura que se ha publicado, que probaría que dicha grabación fue encargada por Zaragoza. “El número de expediente no corresponde con el cliente señalado en el documento”, aseguró.

El exdirector de la agencia —que está en concursos de acreedores— señaló a dos exempleados, Antonio Tamarit y Julián Peribáñez, como los responsables de las revelaciones que salpican a Método 3. En su declaración, aseguró que los dos extrabajadores le habían amenazado con inventarse informes y filtrar datos a la prensa si no les pagaba. Marco aseguró que Tamarit le pidió primero 200.000 y, posteriormente, tras un juicio por un litigio laboral el 12 de enero, le pidió 50.000 euros. La misma cantidad demandó Peribáñez como “pacto de confidencialidad”. Según el exjefe de Método 3, hay grabaciones de esas conversaciones, porque algunas fueron en sede judicial, y aseguró que las aportará a la causa.

Después de las amenazas iniciales, indicó Marco, se publicaron las primeras noticias que relacionaban a Método 3 con el espionaje al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

El exjefe de la agencia insinúa que la factura publicada de Zaragoza es falsa

El exdirector de Método 3 rehusó decir si había trabajado para partidos políticos, acogiéndose al derecho de confidencialidad, y aseguró que hace meses destruyó “de forma segura” la documentación que guardaba en la agencia.

Marco aprovechó para lanzar una advertencia a la policía: “Toda la documentación que pueda aparecer en sede policial aportada por exempleados de Método 3 es falsa y/o obtenida de forma ilegal por cuanto el uso de la misma en cualquier investigación oficial deberá ser considerada ilegal”.

Según La Vanguardia, Método 3 espió al expresidente de la Generalitat José Montilla, al expresidente de ERC Josep Lluís Carod Rovira, y a dirigentes socialistas como el alcalde de Lleida, Àngel Ros. También constan seguimientos al expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, al comisario de Competencia, Joaquín Almunia, y el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferran. También hubo vigilancias al actual consejero de Ocupación y Empresa, Felip Puig, encargadas por su formación política (CiU).

Millo ve “inmoral” que se vincule el escándalo con el plan soberanista

R. C.

El escándalo del espionaje político por parte de la agencia Método 3 está agitando el panorama independentista catalán. Ayer el portavoz del Partido Popular en el Parlament, Enric Millo, tildó de “inmoral” e “indecente” que se vincule el caso a un ataque al plan soberanista catalán. Millo respondía así a las palabras pronunciadas poco antes por el dirigente de ERC, Oriol Junqueras, que aseguró que el Estado español “hará todo lo posible por torpedear el proceso” hacia la independencia, informa Europa Press.

Según Millo, ERC hace de “comparsa” de CiU, ayudando “a tapar toda esta suciedad”, vinculando los presuntos casos de corrupción y espionaje político que se han destapado a los ataques contra el proceso soberanista. El viernes el presidente de la Generalitat, Artur Mas, hizo una metáfora marinera, tachando de tormenta importante todo lo que está ocurriendo. “Cataluña está zarpando para iniciar una nueva singladura, pero no será fácil; habrá obstáculos de toda clase, vientos muy fuertes delante y olas muy altas, incluso bravas”, dijo. “Quizás a alguien le interese crear una situación de tensión para parar el proceso de transición nacional”, añadió el secretario de organización de CDC, Josep Rull.

Para Millo, vincular la trama del espionaje al proceso soberanista “es inmoral e indecente”. “Es una indecencia que además se quiera también en este caso buscar otras excusas. Los catalanes no son tontos”, añadió el portavoz del PPC en el Parlamento catalán. Millo insistió en la necesidad de llegar hasta el final en la investigación y depurar las responsabilidades, de los que espiaron y de los que contrataron los servicios de Método 3.

Más información