La AVT rompe relaciones con el Gobierno vasco y renuncia a cualquier ayuda

La asociación dice que ha tomado esta decisión ante el nombramiento de Jonan Fernández El excoordinador de Elkarri es el nuevo director del Área de Paz y Convivencia del Ejecutivo vasco

Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT.
Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT.CLAUDIO ÁLVAREZ

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha anunciado esta mañana en un comunicado que "renuncia" a mantener cualquier tipo de relación institucional con el Gobierno vasco y que no solicitarán "ningún tipo de ayuda económica, ni ahora ni en el futuro, por ética y por respeto a todas y cada una de las víctimas del terrorismo".

El motivo es, según indican, el nombramiento como director del Área de Paz y Convivencia a Jonan Fernández -que fue concejal de Herri Batasuna entre 1987 y 1991 y que después se sumó a los movimientos por la paz en Euskadi como coordinador de Elkarri primero y de Baketik después-. Según el comunicado de la AVT, el nombramiento es inaceptable y "deja clara cuál va a ser su estrategia, dando legitimidad al discurso de ETA con tal de conseguir el borrón y cuenta nueva que llevan años buscando". "Se propicia así que ETA sea la que imponga su historia y lleguemos a ese final sin vencedores ni vencidos, inventándose un conflicto inexistente que ayudará a legitimar los asesinatos de ETA y facilitará que los terroristas no tengan que condenar sus crímenes", añaden.

"El nombramiento de Fernández es solo un primer paso para que sea ETA quien ponga el punto y final a su propia historia de terror. Ya en el propio cargo se lee “Area de Paz y Convivencia”, lo que lleva directamente a términos como conflicto, reconciliación,... típicos en la terminología etarra, que tristemente está siendo asumida por demasiados sectores de la sociedad española", concluyen.

La decisión llega días después de que la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, protagonizara un sonado rifirrafe con Iñaki Ezquerra después de que este escribiera un artículo en el diario Abc lamentando la división entre las víctimas del terrorismo. Pedraza, al día siguiente, respondió con una fuerte crítica al artículo y asegurando que lamentaba profundamente que los políticos estén "dando de lado" a las víctimas.

El nombramiento de Jonan Fernández también ha recibido críticas del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), que considera que con esta designación "el Ejecutivo del lehendakari Iñigo Urkullu pone de manifiesto que busca asentar los cimientos de una visión parcial e inmoral de lo ocurrido en el País Vasco durante los últimos 30 años". COVITE recuerda que Fernández calificó el terrorismo de ETA de "violencia de contestación" a principios de los noventa, y aunque reconoce que años más tarde se posicionó en contra de la estrategia violenta de la banda terrorista, la asociación rechaza que Fernández defienda un final "sin vencedores ni vencidos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS