Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diputada sin experiencia institucional, al frente del Parlamento

Bauzá promociona a políticos sin pasado ni perfil polémico

“Es la regeneración”, subrayó el PP. El presidente de Baleares promocionó ayer para ocupar la presidencia del Parlamento autonómico a una diputada de estreno en esta legislatura, Margarita Duran Cladera, con escasa experiencia institucional. La política que dirigirá los debates de la cámara no tiene formación jurídica ni universitaria.

Durán, que concurrió en el puesto 18 de la candidatura del PP por Mallorca y ha sido portavoz adjunta del grupo parlamentario, sustituirá a un veterano, el hasta ahora presidente Pere Rotger, imputado en el caso Over MC de supuesta financiación ilegal del PP y pagos con dinero negro. Rotger fue dos veces presidente de la asamblea y antes alcalde de Inca. Otros presidentes parlamentarios llegaron al cargo con una amplia biografía.

Bauzá mantiene un estilo de apuestas personales de renovación en su partido para intentar romper ataduras con el aparato y cargos del pasado polémico de Jaume Matas. El nuevo líder opta por personas sin mucho peso ni una inicial vis polémica. Durán, neófita, encaja en el perfil. Bauzá selecciona para los cargos a gente afín y, especialmente, ajena a eventuales problemas -judiciales- por su nula o escasa gestión pública en el pasado.

El currículo ofrecido por el PP reseña que Margarita Durán es bachiller con “numerosos cursos de contabilidad, finanzas y gestión inmobiliaria”. Como experiencia profesional, se indica que fue gerente de una constructora y empresaria en un restaurante familiar.

El PSOE provocó este viernes un bloqueo en el funcionamiento habitual del Parlamento, al plantarse y no participar en la mesa de la Cámara para protestar por “la falta de explicaciones” del PP a la renuncia del anterior presidente Pere Rotger. Se congelaron durante cuatro horas las convocatorias de los plenos de elección de la presidenta y de presupuestos. Los socialistas, finalmente, acudieron a una nueva cita vespertina.

La portavoz del PP, Mabel Cabrer, ante el boicoteo, afirmó que los socialistas eran "auténticos dictadores", "locos", protagonistas de "terrorismo parlamentario" y de un "golpe de estado contra la soberanía popular”.