Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Sabadell cesa de forma temporal a causa de la trama corrupta

Bustos descalifica al líder del PSC, Pere Navarro, en los pinchazos telefónicos

El alcalde de Sabadell, el socialista Manuel Bustos, utilizó ayer un eufemismo —“desplazarme unos centímetros”— para anunciar que deja su cargo como máximo responsable del Consistorio. Bustos está implicado en una trama de corrupción urbanística por tráfico de influencias, malversación de fondos, delito contra la administración pública y omisión del deber de perseguir el delito. Los Mossos d’Esquadra irrumpieron el martes de la semana pasada en el Ayuntamiento, dentro de la denominada operación Mercurio.

Desde entonces, Bustos se había mantenido estoicamente en el puesto, defendiendo contra viento y marea su inocencia. Pero la revelación de conversaciones con altos cargos de CiU, según publican Abc y El Periódico de Catalunya, en la que les amenazaba veladamente para que los Mossos dejasen de investigar, le han obligado a tomar esa decisión una semana después de que estallase el caso. Bustos ha nombrado alcalde accidental al tercer teniente de alcalde, Juan Carlos Sánchez.

El regidor nombra a un sucesor “unos días” para “serenar” el debate

“No es una dimisión”, insistió ayer Bustos en una multitudinaria rueda de prensa. Solo un distanciamiento, “durante unos días, unas semanas como mucho”, para “serenar el debate político” y atender a su familia. Bustos defendió de nuevo su inocencia, recalcó que jamás había cobrado comisión alguna y destacó que no piensa dejar de trabajar por Sabadell.

El caso Mercurio ha destapado una supuesta trama de corrupción en la que, según la Fiscalía Anticorrupción, los empresarios pagaban hasta 120.000 euros a fondo perdido y un 3% del presupuesto final de adjudicaciones públicas para ganar los concursos. Ese dinero se lo repartían, presuntamente, los implicados en la trama, incluidos cargos políticos.

Entre los acusados se encuentran también el hermano del alcalde y concejal de Espacio Público, Francisco Bustos; el concejal de Urbanismo, Joan Manau; el de Sostenibilidad, Ricard Estrada, el coordinador del Área de Urbanismo, Manuel Somoza, la coordinadora del Área de Presidencia y pareja de Bustos, Montse Comas, el jefe de la Policía Local, Josep Miquel Duran, y un técnico y cargo de confianza de Francisco Bustos, Xavier Izquierdo.

“Quiero dejar rotundamente claro que el Ayuntamiento, sus cargos de confianza, sus cargos electos y su alcalde no han participado en ninguna trama de corrupción ni han cobrado ningún tipo de comisión por favores a nadie”, repitió ayer en la rueda de prensa. Los 12 detenidos y los 26 imputados en el caso están en libertad con cargos.

En una de las conversaciones telefónicas que figuran en el caso —y que ayer forzaron a Bustos a presentar su renuncia— el alcalde le dice a un excargo de confianza del presidente de la Generalitat, Artur Mas: “Para matarme necesitarán más cosas”. Bustos alude a unas supuestas maniobras perpetradas por el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, y el secretario general de Convergència, Oriol Pujol. “Si soy vehemente en la defensa de los Ayuntamientos ante un Gobierno que incumple sus obligaciones, ¿por eso soy una persona que incomoda y que van a acabar conmigo?”, alegó ayer Bustos.

El Ayuntamiento de Sabadell es la ‘casa grande’ y Bustos, ‘el capo’, según fuentes del caso

Bustos ha tenido el teléfono pinchado durante más de un año. Los investigadores han constatado que se expresa de forma vehemente. En una de esas conversaciones, en las que emplea un lenguaje directo y en ocasiones ofensivo, descalifica al líder del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Pere Navarro, del que critica su escaso carisma y su falta de liderazgo, según fuentes de la investigación.

Bustos también alude con palabras desagradables a la alcaldesa de Montcada, María Elena Pérez, también imputada por amañar, supuestamente, un concurso público con el fin de colocar a una persona recomendada por el partido. “Hay que colocar a Carmina”, dice el alcalde en alusión a la beneficiada por el amaño. La alcaldesa mostró cierta resistencia ante la imposición del partido, lo que desató la ira de Bustos, como se refleja en las conversaciones, precisaron las mismas fuentes.

Los otros implicados en el caso aluden a él como el capo y se refieren al Ayuntamiento de Sabadell como “la casa grande”. La fiscalía sospecha que algunos plenos municipales se llegaron a “manipular”, ya que el supuesto intermediario de la trama y exconcejal del PP, Jordi Soriano, votó al lado de Bustos en asuntos especialmente polémicos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >