Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las encuestas no vaticinaron el batacazo de CiU

Los sondeos daban a la formación de Mas un mínimo de 60 escaños y ha obtenido 50

El presidente de Metroscopia explica que las encuestas reflejan grandes tendencias

Mas, acompañado por su esposa, ayer en el balcón del Hotel Majestic de Barcelona.
Mas, acompañado por su esposa, ayer en el balcón del Hotel Majestic de Barcelona. EFE

Ninguna encuesta vaticinaba lo que finalmente ocurrió ayer por la noche. Los sondeos publicados durante la campaña auguraban que CiU no conseguiría la mayoría absoluta pero le mantenían en torno a los 62 diputados que logró en 2010. Nadie predijo que perdería 12. Las encuestas sí hablaban de un desplome del PSC, pero en la mayoría de los casos superior al que finalmente ha sufrido. Los sondeos además se quedaron cortos a la hora de predecir el aumento de ERC y el de Ciutadans. El presidente de Metroscopia, José Juan Toharia, argumenta que las encuestas describen estados de opinión, son fotos fijas del momento en el que se realizan, y reflejan grandes tendencias.

El domingo anterior a las elecciones, los principales periódicos publicaron sus propias encuestas, encargadas a diferentes empresas demoscópicas. Los rotativos coincidían en que la formación liderada por Artur Mas quedaría lejos de los 68 representantes, el umbral en el que está fijada la mayoría absoluta en el Parlamento catalán. En el peor de los escenarios para CiU, esa lejanía se traducía en ocho escaños.

La encuesta encargada a Metroscopia por EL PAÍS otorgaba al presidente de la Generalitat 62 diputados. “Artur Mas tendría menos porcentaje de voto que en 2010 y los mismos escaños que entonces”, apuntaba este medio. El Mundo estimaba entre 60 y 63 diputados, previsión similar a la de Abc, que anunciaba entre 60 y 62. Ligeramente superior era la horquilla de El Periódico y la de La Vanguardia, que coincidían en los 62-64.

Pero si hubo un sondeo que se equivocó fue el del Centro de Estudios de Opinión (CEO), dependiente de la Generalitat, el único que sí habló de mayoría absoluta. El 8 de noviembre, en vísperas del comienzo de la campaña, publicó que CiU se movería entre los 69 y los 71 diputados. Ese mismo día, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) le daba 63 ó 64.

El organismo oficial catalán también fue el que peor resultado otorgó a los socialistas: 15 escaños, frente a los 28 que tenía. Ese era también el suelo de voto que les auguraba El Periódico, que les pronosticaba un máximo de 17 representantes. Prácticamente ninguna encuesta preveía que superarían los 19 escaños. Solo el estudio de El Mundo hablaba de una horquilla de entre 21 y 23 diputados. Finalmente, durante la próxima legislatura el PSC contará con 20 miembros en la Cámara autonómica. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha calificado hoy ese resultado de "digno" porque siendo un dato "malo", el peor de su historia en unas autonómicas, es "un retroceso muy inferior al que algunos pronosticaban".

Ayer, al cierre de los colegios electorales, se conocían los sondeos realizados a pie de urna y empezaban las sorpresas: la televisión autonómica TV3 bajaba la representación de CiU a entre 54 y 57 escaños. El resultado final fue de 50. Lejos, pero bastante más de lo que se había comentado durante las últimas semanas, quedaba la “mayoría excepcional” que Mas había pedido reiteradamente a los catalanes.

“A partir de lo que la gente responde estimamos qué es lo más probable que hagan”, asegura el presidente de Metroscopia. Toharia defiende que los sondeos reflejan grandes tendencias, no lo que él denomina “trazo fino”. En este sentido resalta que acertaron por ejemplo en el hecho de que CiU no obtendría mayoría absoluta. “El nuestro reflejó que quedaría igual o por debajo del resultado que tenía; que ERC crecería; que el PSC se desplomaría; que el PP se mantendría o crecería; que SI desaparecería y CUP entraría en el Parlamento, y que Ciutadans duplicaría su presencia; finalmente la ha triplicado”, añade. Toharia también argumenta que se ha producido una “espiral de silencio” entre votantes del PSC y una “sobredeclaración del voto a CiU”. Considera que en la última semana, en los días posteriores a las encuestas, se produjeron movimientos como un “desenganche” respecto a la formación de Mas, “que ya se venía detectando”.

El sondeo de 'The Guardian'

Ese movimiento de “desenganche” del que habla el presidente de Metroscopia podría explicar que una encuesta publicada a tres días de las elecciones predijese un mayor descenso de CiU que las del día 18. La ley prohíbe la difusión en España de sondeos durante los cinco días anteriores a unos comicios; pero esta norma no afecta a medios extranjeros.

The Guardian publicó el pasado jueves un estudio en el que la candidatura liderada por Artur Mas obtenía entre 57 y 59 escaños, la misma horquilla que avanzó la encuesta a pie de urna de TV3 conocida al cierre de los colegios electorales. El periódico británico recogía que los socialistas se quedarían con 21 o 22 representantes, los mismos que los populares, y que ERC ascendería hasta los 16.

Más información