Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mangouras: “Soy el único capitán al que han metido en la cárcel tras un accidente”

En el tercer día de su declaración, el caiptán del barco ha vuelto a denunciar el trato que recibió por parte de las autoridades españolas

El capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras, ha vuelto a denunciar, en la tercera sesión de su interrogatorio por el juicio que se celebra en A Coruña por la catástrofe marítima, el trato que recibió por parte de las autoridades españolas tras su detención. "Fue el peor día de mi vida", ha indicado Mangouras, quien ha insistido en que le trataron como "un criminal". Sobre el día del accidente, ha tildado de "fenómeno" las "olas gigantescas que batían contra el buque" y ha afirmado que desde el día 13 hasta el 15 que fue evacuado estuvo "72 horas" sin dormir ni comer. "Estaba en una situación de estrés", ha resumido el capitán, quien ha defendido la labor de su tripulación. "Cómo es posible arriesgar nuestra vida para sabotear", se ha preguntado también Mangouras respecto a la tesis que, en palabras de su abogado, defiende la Administración española sobre el supuesto sabotaje de los intentos de salvamento.

En su declaración el capitán ha insistido en que el alejamiento del barco, una vez estabilizado el 14 de noviembre de 2002 —un día después del accidente— fue "la peor decisión posible" por el aviso de temporal que había para el día 15. Así, ha culpado a las autoridades de llevar el barco "a ninguna parte" y ha recalcado que le extrañó que no les diesen un puerto refugio. "Si el buque se llevaba a una ensenada no iba a perder más carga y se hubiese salvado", ha insistido. Además, ha acusado al gobierno que el vertido de fuel se extendiera por todo el Cantábrico y alcanzase el litoral francés.

A preguntas del abogado que representa a la armadora del 'Prestige', Mare Shipping Inc, Mangouras ha insistido en que si las autoridades españolas no hubieran tomado la decisión de alejar el barco de la costa se habría evitado extender la contaminación a lo largo de casi tres mil kilómetros. Durante el interrogatorio de su abogado, José María Ruiz Soroa, ha asegurado que el petrolero era un "buen" buque y ha rechazado la calificación de "chatarra flotante" que le atribuye la acusación.

Mangouras, principal acusado en la causa, para el que la fiscalía pide una pena de 12 años de prisión, ha declarado que "nunca entendió" las órdenes' de las autoridades. "La decisión de alejar el barco de la costa fue la peor de las posibles', ha recalcado el capitán, que ha indicado que se puso rumbo "a ninguna parte". 

Cuando termine la declaración de Mangouras será el turno de Nikolaos Argyropoulos, y del ex director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors. Principales imputados por una catástrofe marítima que, en noviembre de 2002, vertió más de 60.000 toneladas de fuel en la costa gallega y que provocó uno de los mayores siniestros medioambientales de la historia de España.

Más información