Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de Unió ve “casi imposible” una Cataluña independiente en la UE

Duran i Lleida admite en una carta leída ante el partido la facilidad al veto del Estado catalán

"No seré yo quien salga a la calle a echar un cubo de agua fría", asegura en la misiva

Duran, ayer en el Congreso. Ampliar foto
Duran, ayer en el Congreso.

Las voces dentro de Convergència i Unió que ven problemas para llevar a cabo el plan soberanista de Artur Mas surgen cada vez con mayor fuerza a apenas tres semanas para las elecciones en Cataluña. Las dudas se centran especialmente en cómo recibirán los catalanes la noticia de que nada garantiza que Cataluña pueda permanecer en la Unión Europea en caso de independencia unilateral, como insisten las autoridades comunitarias.

Josep Antoni Duran Lleida, número dos de CiU y tradicionalmente crítico con el discurso más soberanista, es quien expresa sus dudas con más fuerza recordando que Cataluña necesitaría unanimidad de todos los países europeos para reincorporarse a la UE.

El dirigente de CiU dejó claros estos riesgos ante la militancia de su partido durante el último consejo nacional de Unió y ayer lo expresó, con menor vehemencia, en una entrevista a Catalunya Ràdio. Según han relatado a EL PAÍS fuentes nacionalistas, Duran recordó a los cuadros de Unió, literalmente, que los tratados dejan claro que “si dejas de formar parte de un Estado pierdes los derechos y los deberes”. Y que, si bien se puede pedir la reincorporación, “cualquier Estado de los veintisiete puede vetar el ingreso”.

En opinión del democristiano ni siquiera una independencia pactada es garantía de reingreso inmediato en la UE, puesto que “si España no nos veta podría hacerlo cualquier otro Estado de la UE”. “El camino no es fácil. Como dice el presidente Pujol, es casi imposible”, concluyó expresamente en esta exposición.

Mas siempre ha dejado claro que su apuesta por el Estado propio solo tiene sentido si Cataluña se mantiene en la Unión Europea. Además, según las encuestas, los partidarios del Estado propio disminuirían sensiblemente si no tuvieran la garantía de permanecer en Europa.

El mensaje de Duran a los cuadros de Unió, que hasta ahora no había trascendido, permitió al democristiano expresar sus dudas sobre el proceso soberanista sin contradecir abiertamente a Artur Mas bajo los focos. De hecho, Duran tampoco lo verbalizó directamente porque se encontraba convaleciente de una operación. Remitió el mensaje en forma de carta y esta fue leída públicamente en el consejo nacional. “No seré yo quien salga a la calle a explicar esto y a echar un cubo de agua fría sobre tantas y tantas personas que han recuperado una ilusión”. “Sé que acabaría condenado a la hoguera pública y que desde nuestra propia casa ayudarían a encender el fuego”.

A continuación, Duran emplazó a la audiencia a leer el artículo 4.2 del Tratado de la UE, que fija que la Unión respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tengan por objeto garantizar su integridad territorial. “Es todo muy complicado, demasiado complicado como para ser simplificado por parte de un partido político”, dijo, probablemente refiriéndose a los sectores de Convergència que dan por hecho el mantenimiento de Cataluña en la UE. Artur Mas llegó a decir en una reciente entrevista que el reingreso de Cataluña podía ser cuestión “de 24 horas”.

De ahí que Duran llamara a sus militantes a no caer en triunfalismos. “No somos un grupo de friquis. Somos y queremos seguir siendo Unió Democràtica”, dijo, al tiempo que tildaba de “no saber lo que dicen” aquellos que dicen que Cataluña puede ser como Islandia, Noruega o Suiza. Eso sí, Duran acabó su intervención defendiendo su opción de Estado confederal que, dijo, ya no es una “utopía”, sino una opción “más factible”.

Más allá de los planteamientos de Duran, el Gobierno de Convergència i Unió restó ayer trascendencia a la carta que la comisaria Viviane Reding ha enviado al Gobierno para dejar claro que asume las posiciones del Ejecutivo español en el sentido de que Cataluña no podría independizarse de manera unilateral y seguir dentro de la UE.

El portavoz del Gobierno de CiU, Francesc Homs, aseguró, pese a la carta, que en el seno de la Comisión hay “posiciones de todo tipo” y que la carta de la comisaria se contradice con otras opiniones. Se refería a la opinión expresada por el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, quien aseguró que “no es honesto” decir de forma “tajante” que Cataluña quedaría fuera de la UE si alcanzara la independencia.

Más información