Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán: “Mi futuro es Andalucía”

El presidente de la Junta despeja su supuesta aspiración a sustituir a Rubalcaba

Reclama más peso de los socialistas andaluces en la dirección federal

Griñán, durante su intervención en la Convención Municipal del PSOE-A, el día 27. Ampliar foto
Griñán, durante su intervención en la Convención Municipal del PSOE-A, el día 27. EFE

Tras una semana de revoltijo interno en el PSOE por los malos resultados electorales que obtuvo el partido en Galicia y en el País Vasco, los socialistas intentan ahora evitar que el debate vaya a más. Es lo que se llama recoger velas. Y aunque la duración de este repliegue no está ni claro ni escrito, lo lógico es que se prolongue hasta las elecciones autonómicas catalanas del 25 de noviembre.

El presidente del partido, de la Junta de Andalucía y secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, intentó este lunes aclarar en la reunión de la ejecutiva socialista sus ambiguas declaraciones en la Cadena SER acerca de sus supuestas aspiraciones a sustituir a Alfredo Pérez Rubalcaba al frente de la organización y que a algunos les sonaron como el zumbido de una molesta e inesperada mosca. “Mi futuro es Andalucía, pero sobre todo con Andalucía, en Andalucía y Madrid”, aseguran varias fuentes que dijo.

Con esta declaración, Griñán intentó despejar cualquier duda sobre sus presuntas aspiraciones a sustituir a Rubalcaba si el PSOE no remonta el vuelo y sigue cayendo en picado. Pero también reclama un papel determinante para la principal federación socialista en número de militantes y que gobierna la comunidad más poblada, algo en lo que Rubalcaba, que ayer se refirió al andaluz como “el señor Griñán” y no, como hace habitualmente, como Pepe Griñán, dijo estar plenamente de acuerdo.

Dirigentes socialistas andaluces aseguran que la idea de dar el salto a la política nacional no se le ha pasado a Griñán por la cabeza “ni por asomo”, y que nunca permutaría la presidencia de la Junta por la secretaría general del PSOE, como este lunes mismo dejó caer el expresidente de la Junta José Rodríguez de la Borbolla.

Lo que sí existe entre los socialistas andaluces es un fuerte descontento con lo que consideran una falta de receptividad de la dirección federal a sus propuestas. Sobre todo, en el debate sobre el modelo federal. En la reunión de ayer de la ejecutiva, Griñán mostró su rechazo a que la discusión sobre el Estado autonómico se ventile entre Madrid y Barcelona, y a que en una hipotética reforma de la Constitución se contemple el derecho a decidir de Cataluña, como propone el PSC.

Griñán ha puesto en marcha su propio grupo de expertos sobre la reforma constitucional. En él hay muchos constitucionalistas y cuenta, además, con la presencia de Manuel Chaves, presidente andaluz durante 19 años.

Griñán no acudió a la reunión de la comisión permanente del PSOE de hace una semana —no suele acudir a ellas—, y optó por presidir el pleno de la ejecutiva de los socialistas andaluces, que se celebraba el mismo día. En esa reunión regional se escucharon muchas críticas a la falta de reacción de la dirección federal y a la ausencia de una alternativa, aunque nadie nombró directamente a Rubalcaba.

En el PSOE andaluz creen que Ferraz olvida que si en Andalucía gobiernan es “con y por el apoyo de Izquierda Unida” —los socialistas perdieron las elecciones andaluzas del 25 de marzo—, y que la relación federal con el partido que dirige Cayo Lara debería ser mejor.

Griñán no había hablado con el secretario general de su partido después de la doble derrota socialista en las autonómicas. Ayer lo pudo hacer delante de otros ejecutivos. Allí dijo parte de lo dicho estos días en los medios de comunicación: hay que hacer autocrítica y entonar el mea culpa por, entre otras cosas, haber impulsado y aprobado un cambio de la Constitución para consagrar el déficit cero en las cuentas públicas, y tener una mayor sensibilidad con el tradicional votante socialista. Pero para nada sacó a colación la crítica sobre el enrocamiento de la dirección federal.