Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno crea una comisión para reformar un Estado “no sostenible”

Después de años de planes del PP, el Ejecutivo hará un gran estudio para 2013

El Ejecutivo se compromete a elaborar antes de julio una propuesta de "reforma integral" que adelgace la estructura pública

El programa electoral del PP era ambiguo sobre casi todo. Mariano Rajoy nunca quiso mojarse en la oposición sobre sus planes para cuando llegara al Gobierno. Sin embargo, sí había una idea muy clara: el PP reformaría en profundidad la Administración. Cambiaremos para evitar duplicidades, era el lema para huir de la concreción y sobre todo de lo que todos sabían: que habría destrucción masiva de empleo público.

El PP organizó conferencias específicas, Rajoy presentó planes, lo incluyeron en el programa electoral. La fundación FAES hizo, por encargo del líder del PP, un voluminoso informe sobre esta reforma. Casi 200 páginas que coordinó Gabriel Elorriaga y que se presentaron en enero de 2011. Parecía que el PP tenía muy claro qué hacer cuando llegara a La Moncloa.

Desde el discurso de investidura de Rajoy, en el que insistió en la idea, casi en cada Consejo de Ministros Soraya Sáenz de Santamaría ha prometido reformas para evitar esas duplicidades. Sin embargo nunca se acaban de concretar. Y este viernes, 10 meses después de llegar al Ejecutivo, la vicepresidenta anunció que va a crear una comisión y cuatro subcomisiones para “evaluar” cómo están las cosas. “Una gran auditoría de la Administración”, lo llamó. Un trabajo que tiene una fecha de conclusión: junio de 2013. Esto es, un año y medio después de llegar al Gobierno el PP tendrá el diagnóstico. Luego vendrán las soluciones, aunque Sáenz de Santamaría insistió en que ya están haciendo muchas cosas y seguirán con otras.

Cuando se le preguntó si acaso no tenían planes sobre este asunto cuando llegaron al Gobierno ya que 10 meses después aún están en la fase de crear una comisión, la vicepresidenta insistió en que ya se han ido haciendo muchas reformas, en especial la Ley de Estabilidad, que obliga a las comunidades a cumplir el déficit y les está forzando a unos grandes recortes y una fuerte destrucción de empleo público, como prueba la Encuesta de Población Activa de este mismo viernes. Para el Gobierno, la tarea es “ingente” y por eso requiere una gran comisión y subcomisiones que trabajarán con las comunidades autónomas, como se pactó en la última Conferencia de Presidentes.

Pero además de una prolija explicación técnica —más de 10 minutos— de cómo funcionará esta comisión, la vicepresidenta lanzó un mensaje político. En el seno del PP se vive un debate interno sobre el modelo de las autonomías. Algunos como José María Aznar y Esperanza Aguirre plantean una reforma total, una especie de recentralización para desde ahí construir “un proyecto nacional”, en palabras de Aznar. Otros, como Alicia Sánchez-Camacho, la candidata del PP catalán, Cristóbal Montoro o el propio Mariano Rajoy quieren ir más suave: no tocar la base del Estado autonómico, ir poco a poco recortando sin buscar el choque de modelos.

Sáez de Santamaría dio la posición oficial del Gobierno en este debate: la reforma a través de esta comisión que dirigirá Jaime Pérez Renovales, una persona de su absoluta confianza, y que se hará de forma pactada con todas las autonomías. Esto es, Rajoy una vez más, ante un asunto que podía generar polémica y problemas internos, ha decidido ganar tiempo con una comisión que le da otros siete meses para no hablar con claridad del asunto. Algunos dirigentes interpretaban que el Ejecutivo esquiva el problema ante las complicaciones técnicas pero sobre todo políticas que presenta. De hecho, ya existe un informe elaborado por el anterior Gobierno que encargó el entonces vicepresidente Manuel Chaves sobre las duplicidades en la Administración, y Sáenz de Santamaría planteó en el Consejo de Ministros la comisión, que es solo de la Administración central, como si empezara de cero.

Sáenz de Santamaría evitó así la polémica con Aznar y otros pero sí dijo una frase que anima a ese ala del PP más crítica con el Estado autonómico. “El sistema, tal y como lo tenemos, no es sostenible. Cuando los ingresos van bien, cuando hay bonanza, el modelo administrativo lo aguanta todo. Pero el modelo tiene que servir también para tiempos de crisis. Por eso proponemos saber primero todo lo que hay, qué tienen las Administraciones y cómo hacen las cosas. A veces las crisis son una oportunidad. Esta puede serlo para hacer una gran reforma”, remató.

Cuando se le preguntó si podría haber resistencias en las autonomías, Sáenz de Santamaría recordó que este asunto se pactó en la Conferencia de Presidentes y sobre todo recordó que las autonomías ya están prácticamente intervenidas, sobre todo las que han recurrido al fondo de rescate. “No es que vayamos a ir por las consejerías para saber qué tiene cada uno, es que las consejerías ya están todos los días en el Ministerio de Hacienda evaluando sus planes de ajuste”, contestó.