Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior investiga ahora la irrupción de los antidisturbios en Atocha el 25-S

Se trata de una "información interna", según la dirección general de la Policía, dentro de su "rutina de permanente autoevaluación"

El Ministerio del Interior investigará finalmente la actuación de la policía en la estación de Atocha de Madrid el pasado 25 de septiembre, a pesar de que tanto el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, como el ministro, Jorge Fernández, habían calificado todo el operativo como “brillante”, “extraordinario” y “ejemplar”. La Dirección General de la Policía abrió el lunes una “información interna” de la que se ocupará la Comisaría General de Seguridad Ciudadana. Si de dicha información se desprendiera algún tipo de actuación irregular, se podría abrir un expediente.

El 25-S, durante las manifestaciones que tuvieron lugar en Madrid bajo el lema Rodea el Congreso, unos 30 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) irrumpieron en Atocha disparando salvas. La policía asegura que un grupo de violentos estaba destrozando el mobiliario urbano.

Los pasajeros, muchos de ellos con cara de terror, según se ve en las grabaciones de lo sucedido, les recriminaron por irrumpir de esa manera en la estación, asustando y golpeando a muchos que solo esperaban al tren. Esta actuación fue la más cuestionada de las que llevó a cabo la policía ese día. En el Congreso, Izquierda Plural exigió explicaciones oficiales por una actuación que se llevó a cabo muy lejos ya del Congreso, y el secretario general del Sindicato Unificado de Policía, José Manuel Sánchez Fornet, pidió la dimisión del responsable de la operación.

Fuentes policiales señalan que se va a revisar la actuación de la policía al completo para ver si hubo alguna irregularidad. Hay al menos dos vídeos que muestran a los policías persiguiendo a gente con la ayuda de vigilantes de seguridad. En uno de ellos, se ve a un chico sangrando y quejándose de haber sido golpeado sin motivo.

La explicación de la policía es que los agentes desplegados en la zona de la concentración recibieron el aviso de que había grupos de manifestantes violentos. Cuando los agentes acudieron al lugar, un grupo de personas les lanzó piedras desde la estación, según la versión policial. Desde la Dirección General, en todo caso, aseguran que esta información interna forma parte de la “rutina de permanente autoevaluación” que siguen los miembros de la UIP.

Según se detallaba en el auto de la juez de plaza de Castilla sobre los detenidos, los agentes antidisturbios llegaron hasta el interior de la estación porque varias personas estaban destrozando el mobiliario. "Dichas personas al observar la presencia de los policías comenzaron a correr en dirección a los andenes de Renfe cruzando las vías y deteniendo el tráfico ferroviario, así como lanzando diversos objetos a los policías", relata el auto. Por ello, los policías procedieron a su identificación y a la detención de uno de ellos.

Un policía herido el 25-S pierde el 30% de la visión de un ojo

Un jefe de grupo de la Brigada Provincial de Información de Madrid ha perdido el 30 % de la visión de un ojo a causa de la agresión que sufrió por parte de algunos radicales que le identificaron cuando se encontraba infiltrado en la protesta del 25-S para localizar a 'elementos violentos'.

Según han explicado a Efe fuentes policiales, este jefe policial es el que algunas cámaras de televisión captaron cuando un grupo de agentes de policías antidisturbios arremetían contra un manifestante que gritaba "qué soy compañero, ¡coño!', a lo que un agente contestó: 'Estaros quietos, éste es compañero, joder'.

El jefe policial de la Brigada Provincial de Información, según las fuentes, se encontraba de paisano 'infiltrado' en la protesta con el objetivo de localizar a los elementos violentos que participaban en la protesta 'Rodea el Congreso'.

En un momento determinado, fue reconocido y sufrió una agresión por parte de varios manifestantes radicales. El momento en el que era sacado por los antidisturbios del grupo de personas que lo estaba golpeando fue el que captaron las cámaras de televisión.

Según las fuentes, la confusión entre los antidisturbios se produjo porque el jefe policial se aferró a uno de los manifestantes que le agredía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >