Mas avisa de que las “amenazas políticas” solo crean más independentistas

Si Cataluña evoluciona hacia un Estado propio, "no dará la espalda al Estado español", afirma

Mas, tras firmar el decreto de disolución del Parlamento catalán.
Mas, tras firmar el decreto de disolución del Parlamento catalán.Tejederas (EL PAÍS)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido esta noche de que las “amenazas políticas” que puedan surgir desde el Estado en contra de la consulta soberanista en Cataluña solo van a provocar más independentistas. “Ellos [el Gobierno de España] tienen más poder, son más y tienen más instrumentos. Pero cuanto peor sean sus reacciones y más se les vea el plumero, más gente habrá que vea que este camino no tiene salida”. En una entrevista en TV-3, Mas ha aconsejado al Estado que sea “constructivo”: “La gente lo verá más claro si se no nos niega la voz y el voto que es la democracia en estado puro”.

A lo largo más de una hora, Mas ha dado a entender que la consulta es irreversible -“No hay alternativa mejor”- por mucho que el Gobierno planee elevar el referéndum al Tribunal Constitucional. Pese a las amenazas de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, Mas ha vuelto a apelar a la democracia para que se acepte la consulta. “España puede cerrar las puertas, pero si el proceso es pulcro, cívico, democrático de convivencia y mayoritario ganaremos muchos enteros desde el punto de vista internacional”. Y ha aconsejado al Gobierno de Rajoy tener una “actitud dialogante” y no utilizar la Constitución como una “pared infranqueable”.

Mas ha asegurado que no atiende a las amenazas de militares retirados en contra del proceso de secesión ni a los llamamientos al uso de las armas. “Estoy vacunado. Me llegan burradas de personajes que quedan retratados. Hay mucha gente que nos mira y esas reacciones dictatoriales no les dejan bien”, ha señalado al tiempo que ha calificado de “inverosímil” que España pueda recurrir al Ejército: “Quiero pensar que 30 años de democracia han servido de algo. España está en la Unión Europea, tiene una moneda común y es un país civilizado, y hay que hacer preguntas aunque no les gusten”. En ese sentido, ha señalado que le “encantaría” negociar con el Gobierno de España la pregunta del referéndum que, a su juicio, debería ser clara para no dar lugar a equívocos.

Su plan es convocarlo para la próxima legislatura, aunque en las elecciones del 25 de noviembre no surja una amplia mayoría soberanista. “No puedo decir que no la hagamos en los próximos cuatro años”, ha señalado pese a que el sábado dijo que sí que necesitaba ese resultado para dar vía libre al proceso. “Podemos llegar a la conclusión de que nos la tenemos que jugar. Habría [en el supuesto de perder la consulta] sido un primer intento de que no ha salido bien”. El Gobierno de Rajoy el Partido Popular han alertado de que la Unión Europea no aceptaría a Cataluña como nuevo estado pero Mas ha replicado: “Nadie puede hablar por ella (por la UE). No hay precedentes de que un país que ya esté dentro quiera iniciar su secesión y pedir la adhesión”.

Todo este proceso, a juicio de Mas, no implica decir “adiós a España”. “Ni es eso, ni se plantea en términos de ruptura ni de batallas cruentas. Cataluña no le dará la espalda. Hablaremos en pie de igualdad”. Ha revelado que no ha hablado del asunto con el rey Juan Carlos y que La Zarzuela no ha realizado la menor insinuación para celebrar una entrevista: “Tiene que haber diálogo constructivo y el Estado lo tiene que ver como una emancipación”. Y, para ilustrarlo, ha recurrido al derecho natural que tiene una nación para conseguir un Estado explicando el caso de su hija, que se fue casa para vivir con su novio: “¿Se ha separado ella de la familia? ¿Ha dicho adiós? No, son las leyes naturales. Es la esencia de la democracia. Son las leyes naturales las que deben adaptarse a ella”.

Mas acudirá hoy a la Conferencia de Presidentes con este objetivo: que el Estado sea más leal con el esfuerzo presupuestario y de control de déficit que tienen que hacer las comunidades autónomas. Y ha vuelto a plantear un argumento que ya encendió a varios barones del Partido Popular: que el dinero de los 5.023 millones de euros de rescate que ha solicitado es también de los catalanes. “Decir que ese dinero es suyo es pura ficción. Nosotros somos contribuyentes. Transferimos 15.000 millones que no vuelven y ahí [la caja común] Cataluña es de las que más contribuye”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS