Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colecta para operar al exrehén Gonyalons

La ONG del cooperante busca fondos para curarle la cojera por un disparo

Los cooperantes Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons a su llegada a Madrid tras ser liberados.
Los cooperantes Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons a su llegada a Madrid tras ser liberados.

Han pasado dos meses desde que fue liberado del secuestro que sufrió el año pasado en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia), y el cooperante Enric Gonyalons aún no puede pasar página. Los secuestradores, miembros del grupo terrorista MUJAO (relacionado con Al Qaeda), le dispararon además un tiro en una pierna. Como durante los nueve meses que estuvo retenido no fue tratado, ahora padece una severa cojera: la pierna afectada, la izquierda, mide tres centímetros menos que la sana. Enric, mallorquín de 30 años, podría operarse y recuperar completamente la movilidad. Pero el seguro sanitario que tienen los cooperantes no cubre la operación porque no se realiza fuera de España, y la sanidad pública española le ha prescrito rehabilitación y una calza. “Quedaría inválido toda la vida”, lamenta Iñaki Markiegi, presidente de Mundubat, la ONG a la que pertenece Enric y que reclama al Ministerio de Asuntos Exteriores que busque una vía para costear la intervención. “No vamos a abandonarle, de una u otra forma le vamos a operar”, afirma el presidente de la ONG. La organización estudia organizar una colecta para sufragarla.

La operación que necesita Gonyalons para curar su cojera es un alargamiento de fémur. El seguro solo le da derecho en España a un chequeo médico y a 6.000 euros para una posible repatriación. “Lo que este caso evidencia es la falta de coherencia del ministerio, que por un lado da la lata con la seguridad de los cooperantes, ordenando la evacuación de Tinduf, y por otro no se preocupa de que si sufren un problema como este queden físicamente bien. Es un despropósito”, se queja el presidente de Mundubat.

“¿Qué pretendían, que le operaran los secuestradores?”, critica Markiegi. Los cooperantes españoles están suscritos a un seguro sanitario privado de la aseguradora DKV; se trata de un seguro colectivo que contrata la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y al que se adhieren las ONG. ¿Por qué no sufraga la operación de Enric? “Solo cubre la asistencia sanitaria en el extranjero; lo que hace es complementar la atención sanitaria de los cooperantes, que en España está garantizada con la sanidad pública”, afirman fuentes de Asuntos Exteriores, de quien depende la AECID. La aseguradora DKV explica que las condiciones no las ponen ellos, sino Exteriores cuando saca a concurso la oferta. El Gobierno reitera que el seguro no cubre la operación. Y en medio de ese embrollo queda Enric. 

Gonyalons está de baja desde que fue liberado. No se ha recuperado todavía del trauma, ni física ni psicológicamente. “Va poco a poco”, reconocen en su entorno. No quiere hablar con periodistas (no ha concedido ninguna entrevista después de la liberación), su intención es mantenerse lo más alejado de los focos que pueda. Es deportista: practica atletismo, baloncesto…Y la lesión no se lo permite. Ahora lleva un alza de centímetro y medio en el calzado del zapato izquierdo. La cojera es una más, pero importante, de las graves secuelas que le ha dejado el secuestro.Su círculo cercano está dispuesto a dar la batalla para que se recupere completamente, con colecta incluida si es necesario: “No queremos que le queden más secuelas, haremos lo que haga falta”.