Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión de Cataluña precipita la apuesta del PSOE por el federalismo

Rubalcaba se muestra dispuesto a cambiar la Constitución para “avanzar"

Los socialistas subrayan que la reforma solo llegaría "al final del camino"

En las dos semanas que han transcurrido desde la multitudinaria manifestación independentista de la Diada en Barcelona —y las declaraciones desafiantes del Gobierno catalán que siguieron a ella—, los dirigentes del PSOE han salido a hablar públicamente de federalismo más que en los últimos años. El órdago de la Generalitat ha llevado al primer partido de la oposición a presentar a toda prisa una propuesta que sea, a la vez, alternativa a la de CiU y a la del PP, porque no quiere que se le identifique con ninguno de los dos (y menos de cara a una probable campaña electoral en Cataluña). Esa propuesta ha sido el federalismo —cuyo concepto no es extraño al partido y de hecho está en el programa electoral, con una vaga referencia a abrazar la “cultura federal” pero sin más desarrollo— y ahora los socialistas se esfuerzan en intentar concretarla, sin conseguirlo aún.

Alfredo Pérez Rubalcaba, que ya habló de caminar hacia el Estado federal el pasado día 17 en TVE, volvió a dejar clara la apuesta del PSOE en la Cadena SER: “Es evidente que hay avances que hay que hacer. Hay que avanzar hacia ese modelo federal”, dijo el secretario general. Pero después añadió un matiz nuevo: si ese nuevo modelo lo requiere, el PSOE está dispuesto a abrir el melón de la reforma constitucional. “Habrá que ver si avanzar en el Estado autonómico en dirección federal encaja en la Constitución; y, si no encaja, pues habrá que cambiar la Constitución, porque la Constitución no es inmutable. Lo que debería ser inmutable es el consenso constitucional. Esa es la clave, que nos pongamos de acuerdo”, afirmó el socialista.

Cuatro horas más tarde, en la rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva, la vicesecretaria general, Elena Valenciano, se apresuró a subrayar que el PSOE no propone abordar ahora un cambio de la Constitución, sino solo abrir un debate sobre el Estado federal y, si en ese debate se llega a la conclusión de que el avance requiere tocar la ley de leyes, hacerlo. “Nosotros no estamos pidiendo una reforma de la Constitución”, aseguró. “Pero algunas cosas pueden ser modificadas si todos nos ponemos de acuerdo en que hay que ir a un modelo federal. Si, por ejemplo, queremos un Senado más parecido al alemán, tal vez eso requiera un cambio en la Constitución”, apuntó Valenciano. Un Senado más parecido al alemán —con más poder de decisión de las comunidades en asuntos de ámbito nacional pero que les afecten— es exactamente lo que propuso Rubalcaba en TVE.

En todo caso, la número dos del PSOE reiteró que el cambio constitucional sería “al final del camino y por consenso”, y que “lo importante es hacer posible que sigamos juntos”, porque lo que el PSOE sí ha dejado claro es que está en contra de la independencia de Cataluña. Los socialistas aseguran que ellos están justo en el término medio “entre el Gobierno de Artur Mas y el de Mariano Rajoy”, culpables, según dijo Valenciano, de la situación actual: el PP, por alimentar “un sentimiento anticatalán en el resto de España” con su campaña contra la reforma del Estatuto en 2006; el presidente catalán, porque “está atizando un fuego que solo servirá para quemar, metiendo a Cataluña en un callejón sin salida”.

Preguntada por si el PSOE apoyaría un modelo de federalismo asimétrico, dando más peso a Cataluña frente al resto de comunidades, la vicesecretaria general contestó que el Estado autonómico “ya es asimétrico” porque “los Estatutos de autonomía son distintos”, aunque volvió a insistir en que todo lo que se haga deberá ser “por consenso”.

Este discurso que los dirigentes del PSOE van desgranando en cada comparecencia mientras siguen de reojo la evolución de los acontecimientos en Cataluña llega después de que, en el Comité Federal del PSOE del pasado día 9, el secretario general de los socialistas catalanes, Pere Navarro, tomara la palabra para pedir a sus compañeros del resto de España —y a Rubalcaba— que abrazaran con más convicción la apuesta federalista. Pero, con un enfoque algo distinto, es defendida también desde otros territorios. El modelo de Estado federal debe “sentar sus bases en esta legislatura”, dijo este lunes el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, informa Lourdes Lucio. “El momento es ahora”, afirmó Jiménez, quien subrayó, eso sí, que Andalucía será la garante de que, aunque se cambie el modelo, “España evoluciona a la misma velocidad”, es decir, sin privilegiar a unas comunidades frente a otras.

Fuentes del PSOE asumen que mostrar una disposición expresa a reformar la Constitución para avanzar en el federalismo supone “dar un paso más” en este debate, pero recuerdan que la reforma constitucional del Senado estaba ya entre las cuatro que planteó el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 (aunque admiten que tenía un cariz distinto).

Entre tanto, concretar qué sería exactamente “un Estado federal”, en qué aspectos sería más descentralizado que el actual —y en cuáles podría serlo menos—, es algo que queda pendiente. “Hay muchos modelos federales, y una propuesta así no se elabora en unos días”, destacan fuentes de la dirección del PSOE. “El problema es que la actitud del Gobierno catalán lo ha acelerado todo”.