Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey: “Una persona fundamental para la democracia”

La capilla ardiente estará instalada en el Auditorio Marcelino Camacho

Sus restos serán incinerados mañana en La Almudena

Los Reyes, a las puertas del domicilio en Madrid donde ha fallecido esta tarde Santiago Carrillo. / FOTO: CLAUDIO ÁLVAREZ / VÍDEO: ATLAS

“Una persona fundamental para la democracia”, en palabras del rey Juan Carlos, que acudió al domicilio de Santiago Carrillo solo dos horas después de conocerse su fallecimiento acompañado por la reina. “Un hombre comprometido con su gente”, según el diputado de IU Gaspar Llamazares. “Una fuente de sabiduría, un hombre entrañable y un gran conversador”, como lo quiso recordar la diputada del PSOE y exministra de Defensa Carme Chacón. Los monarcas, y esos dos diputados de la izquierda, fueron, junto al abogado Antonio Garrigues Walker, los primeros en expresar sus condolencias a la familia por la desaparición de esta figura de la transición. Garrigues subrayó su “calidad, pragmatismo, modernidad y generosidad”. “Sin Carrillo probablemente hubiéramos tenido democracia, pero hubiera sido de peor calidad”, afirmó. Después lo recordó como “un hombre decisivo en la historia de España”.

Todas estas declaraciones se efectuaron en la noche del martes en su casa del número 11 de la calle Reyes Magos de Madrid, donde Carrillo falleció tras una comida ligera, durante su siesta, “sin enterarse”, como explicaron sus hijos Santiago y Pepe a las puertas del lugar donde su padre residió los últimos años.

La causa de la muerte, según explicó el propio Santiago, fue “una insuficiencia cardiaca”, según recogieron los médicos en su informe. “Se había ido debilitando sensiblemente en los últimos días”, añadió el hijo del que fuera líder del PCE durante la transición. Pero en esos últimos días, a Carrillo no le había abandonado su habitual lucidez. “No perdió la cabeza en ningún momento”, señaló su hijo. “Ha comentado la actualidad política hasta el final. Estaba muy preocupado por la crisis económica. Estos últimos días hablamos de la manifestación del sábado, de la dimisión de Esperanza Aguirre...”.

La familia buscó durante la tarde del martes un lugar público lo suficientemente amplio para instalar la capilla ardiente. Un lugar donde sus compañeros de la izquierda, la vida política o cualquier otro ciudadano se pudiera despedir de él y rendirle homenaje. A última hora se decidió optar por el Auditorio Marcelino Camacho de Comisiones Obreras, también en la capital. Sus hijos expresaron su voluntad de cumplir con el deseo de Carrillo de ser incinerado y que luego sus cenizas se esparzan en el mar frente a Gijón, su localidad natal.

“Parecía que iba a vivir eternamente”, dijo el diputado de IU Gaspar Llamazares, que calificó la pérdida de Carrillo como “una mala noticia”. “Santiago es parte de nuestra historia pasada y presente”, añadió. “Era un hombre vitalista y comprometido con su gente, como lo son los trabajadores españoles”, concluyó.

En el Congreso de los Diputados hubo reacciones de todos los partidos. El presidente de la cámara, Jesús Posada, emocionado destacó: “Una de las claves que contribuyeron a que la Constitución fuera de todos los españoles fue la flexibilidad de Carrillo y todos los españoles tenemos por ello un debe de gratitud”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, envió un telegrama de pésame y ensalzó el “destacado papel que desempeñó en la transición” como “referente para la política española”.

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, comentó que “la España actual es fruto de una transición modélica que se basó en la convivencia. Fue tarea de todos, pero algunos españoles jugaron un papel clave. Santiago Carrillo está entre esos”. El veterano socialista Alfonso Guerra subrayó: “Carrillo llegó a España y colocó al PCE en unas condiciones de razonabilidad que sorprendieron a todos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información