Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL NUEVO CÓDIGO PENAL

Jueces y fiscales progresistas califican la reforma de “populista”

Los colectivos apuntan a que la prisión permanente revisable puede ser inconstitucional

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, este mediodía durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, este mediodía durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. EFE

“Populista” ha sido el calificativo que tanto el portavoz de la asociación Jueces para la Democracia (JpD), Joaquim Bosch, como la presidenta de la Unión Progresista de Fiscales (UpF), María Moretó, han utilizado en su valoración de la reforma del Código Penal planteada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

“Está legislando a golpe de titular”, ha expresado Bosch. “Está legislando a golpe de acontecimiento”, ha señalado Moretó. Ambos coinciden también en la cuestión de inconstitucionalidad que puede conllevar la prisión permanente revisable ya que “la Constitución fija que el cumplimiento de una condena tiene como objetivo la reinserción”, tal como explica Bosh. “Todo el mundo tiene derecho a saber cuánto tiempo va a estar en la cárcel”, atestigua Moretó que sostiene que esta fórmula semántica “es una especie de cadena perpetua”.

En el análisis de algunos de los cambios que propone el Gobierno, como el endurecimiento de la desobediencia a la autoridad, el portavoz de JpD considera que el Gobierno pretende con ellas “criminalizar determinadas formas de protesta y lo que deberían hacer es convencer con argumentos de la bondad de sus medidas, en lugar de querer pasar de un estado social a un estado penal, que no resuelve el problema”.

Para la presidenta de la UpF, el descontento en las calles es cada vez mayor y ese endurecimiento hará “que la gente tenga miedo a manifestarse, cuando ahora ya están castigados con suficiente dureza”. Además, ambos han reprobado las nuevas penas por el delito de hurto “que es como criminalizar la pobreza”, señala Bosch. “Están endureciendo las penas para los más desfavorecidos”, coincide Moretó.

Sin embargo, la crítica no es compartida por el portavoz de la conservadora y mayoritaria Asociación de Fiscales, Antonio Roma, quien considera que para analizar bien algunos de los cambios propuestos por Gallardón, hay que esperar a ver la “letra pequeña”. Así lo considera para el caso de la prisión permanente revisable y para el endurecimiento de delitos como el hurto. “Vamos a ver cómo se configura”, ha expresado sobre este último, a la vez que ha recordado que el Consejo de Europa señala que no se puede establecer la cadena perpetua y que “hay que ver las condiciones en las que serán las revisables las penas”. “Habrá que pensar mucho el margen de aplicación judicial para que no se aplique a golpe de sensibilidad”, ha señalado Roma, quien se ha mostrado favorable a que el nuevo código penal suprima las faltas.

Este diario ha tratado, sin éxito, de conocer la valoración de las Asociación Profesional de la Magistratura y de la Asociación Francisco de Vitoria.

Por su parte, el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gonzalo Moliner, ha comentado que “respeta” el informe sobre la próxima reforma del Código Penal, aunque ha apuntado que "todavía le queda recorrido parlamentario", aunque cree que "prosperará" ya que lo propone el Gobierno. "No tengo mucho que decir, de la misma forma que pido respeto para los órganos judiciales, también hay que respetar lo que decida el Gobierno o las Cortes", ha indicado.