Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo augura inestabilidad si gana Bildu en las elecciones vascas

Sáenz de Santamaría dice estar preocupada por una victoria independentista

El 'lehendakari', Patxi López, junto al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, este miércoles en los toros.
El 'lehendakari', Patxi López, junto al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, este miércoles en los toros.

Para el Gobierno es un serio contratiempo la celebración de elecciones anticipadas en el País Vasco el próximo 21 de octubre y lo será aún más si, como muestran las encuestas, la izquierda abertzale está en condiciones de gobernar en Euskadi.

“Muchísimo”, aseguró tajante ayer la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, cuando se le preguntó si le preocupaba un triunfo de los independentistas en el País Vasco. Esas elecciones coincidirán con un momento delicado por la economía, con la previsible petición de rescate a Europa y la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2013, que volverán a ser muy restrictivos.

Según la número dos del Gobierno, una victoria de los independentistas provocaría una inestabilidad política que se sumaría a los problemas económicos que afectan a España. Esa situación podría producirse si la izquierda abertzale representada por EH Bildu es la más votada o si está en condiciones de pactar con otra formación política. El lehendakari y candidato socialista a esas elecciones, Patxi López, descartó ayer en la Cadena SER la posibilidad de que el PSE pacte con Bildu, pero el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, admitió la posibilidad de llegar a un acuerdo tras las elecciones.

El PNV ya ha anunciado que se presentará a las elecciones con una propuesta de modificación del estatus del País Vasco, es decir, de superación del actual Estatuto. En esas circunstancias, que el Gobierno del PP rechaza de antemano, se producirían tensiones e inestabilidad a las que el Ejecutivo teme especialmente. Esas tensiones serían aún más acentuadas si el PNV gobernara merced a un pacto con Bildu. En todo caso, fuentes del Ejecutivo dan por hecho que el PNV radicalizará su posición en la campaña electoral para rivalizar con la izquierda abertzale por el electorado soberanista.

La vicepresidenta explicó ayer que lo mejor para el País Vasco es un proyecto de estabilidad porque contribuiría a una mayor confianza económica.

Sáenz de Santamaría evitó dar su opinión sobre la posibilidad de que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, adelante también los comicios en su comunidad para que no haya dos campañas electorales seguidas. Fuentes del Gobierno aseguran no tener claro si electoralmente le favorecería al PP este adelanto, más bien explican que una derrota electoral en Galicia en octubre llevaría la inestabilidad al Ejecutivo en un momento especialmente delicado. Si Feijóo agotara la legislatura, según esa tesis, habría tiempo hasta marzo para intentar amortizar el desgaste por los recortes puestos ya en marcha y los que pueda exigir en otoño el rescate de España.

Más información