Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escatológica sorpresa de Camps

El Club de Tenis Valencia investiga quién depositó excrementos junto a la ropa del expresidente

El cabreo social contra la clase política se concretó hace unos días, en el caso del expresidente valenciano Francisco Camps, de forma escatológica. El 3 de agosto el expresidente acudió al Club de Tenis Valencia, centenario y elitista espacio deportivo, situado junto a los Jardines de Viveros. Camps jugó un rato, se duchó y cuando se dirigió a la taquilla a vestirse descubrió que alguien había depositado junto a su ropa excrementos aparentemente humanos.

El expresidente avisó a los responsables del club, que no han podido hasta ahora identificar al responsable. El Tenis Valencia cuenta con cámaras de vigilancia, pero no en la zona de vestuarios. Los hechos fueron adelantados hace unos días por Economía Digital y han sido confirmados por este diario.

El elitista club valenciano, en el que, si hubiera plazas, inscribirse costaría 24.000 euros, se había convertido en los últimos años en una especie de refugio para Camps. Sobre todo desde que en 2009 empezaron sus problemas judiciales con el llamado caso de los trajes, una ramificación del caso Gürtel, que le llevaron a dimitir hace un año y del que finalmente fue absuelto en enero por un jurado popular.

En los últimos años de su Gobierno, Camps intensificó sus visitas al club, que empezó a frecuentar en los años noventa. El expresidente, que era socio del Club Español de Tenis, considerado tradicionalmente como rival del Tenis Valencia, eludió la larga lista de espera gracias a que la familia de su mujer es socia desde hace años. Al principio, Camps jugaba solo a tenis, pero con el tiempo se aficionó también al pádel.

Camps encontraba allí tranquilidad. Aunque fuentes del club afirman que la relación con el resto de socios se fue enfriando a medida que la situación política del expresidente y la situación económica valenciana empeoraban. “En el Tenis Valencia ya no lo quieren como lo querían antes”, afirman las fuentes, “porque muchos le hacen responsable de la crisis institucional que estamos viviendo”.

El club fue fundado en 1905 bajo otro nombre (Sporting Club) y en otra ubicación. A mediados del siglo pasado se trasladó a la exclusiva zona que ocupa hoy, con una docena de pistas de tenis, varias de pádel y dos piscinas. Las instalaciones parecerían insuficientes para sus más de 4.000 socios. Pero muchos de ellos, sobre todo los de más edad, nunca juegan. Siguen acudiendo, en cambio, a su restaurante y a su cafetería, porque el Tenis Valencia siempre ha sido sobre todo un club social.

El incidente sufrido por Camps es probablemente el más desagradable. Pero las ofensas contra dirigentes políticos y financieros valencianos, por ejemplo insultos en plena calle, van en aumento.