Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba rechaza que Rajoy pida un nuevo rescate para España

El líder del PSOE asegura que "hay fórmulas distintas" para superar "una situación anómala"

El secretario de los socialistas se reúne en Berlín con el jefe de la oposición alemana

Rubalcaba, junto al líder de la oposición alemana, Steinmeier.
Rubalcaba, junto al líder de la oposición alemana, Steinmeier. EFE

El secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, es contrario a que España solicite la compra de bonos por parte de los fondos europeos de estabilidad. Asegura que “hay otras fórmulas distintas” para superar “una situación anómala” en los mercados de deuda. Rubalcaba apoyaba así al Gobierno de Mariano Rajoy en su negativa a solicitar la compra de deuda soberana por parte del Banco Central Europeo (BCE). Tras reunirse el lunes con el jefe parlamentario del Partido Socialdemócrata alemán SPD, Frank-Walter Steinmeier, Rubalcaba se dijo convencido de que “la prima de riego española está muy por encima” del nivel que alcanzaría “si no viviéramos un ataque especulativo en la zona euro”. Para el líder de la oposición española, “un rescate supone problemas de reputación para la economía y una mayor condicionalidad”. El PSOE, dijo, está en “profundo descuerdo con continuar una política de ajustes sociales”.

El líder parlamentario de la oposición alemana, en cambio, cree que “habrá que esperar hasta otoño para saber cuánto y con qué instrumentos necesitará España ayuda de Europa o del BCE”. Steinmeier no se aleja demasiado de la postura del Gobierno de Angela Merkel en la discusión europea sobre el papel que debe jugar el BCE en la crisis de la deuda. España quiere que el BCE intervenga directamente en los mercados secundarios y compre deuda sin más condiciones. Pero el presidente del BCE Mario Draghi dijo el jueves que el banco emisor socorrerá sólo a los países que hayan solicitado formalmente la compra de bonos por parte de los fondos de estabilidad europeos. Esta solicitud iría sujeta a nuevas condiciones y a los consiguientes recortes en los Estados beneficiarios de las ayudas. Draghi empujaba así a España y a Italia, los más golpeados por la crisis de la deuda, hacia otro rescate parcial.

Los portavoces de la canciller Angela Merkel y de su ministro de Hacienda Wolfgang Schäuble, ambos democristianos (CDU), apoyan a Draghi y han repetido que lo anunciado por el BCE “está dentro de su mandato”. El Gobierno alemán no ve con malos ojos una intervención del BCE si va acompañada de nuevas condiciones de ajuste. Merkel ha repetido durante la crisis que no habrá “prestaciones sin contrapartidas”. El banquero Draghi dijo que los detalles se resolverán “en las próximas semanas”.

Rubalcaba dijo que no habló con Steinmeier sobre la posibilidad de que Europa emita deuda conjunta. El Gobierno de centro-derecha de Angela Merkel y la oposición socialdemócrata rechazan los eurobonos, pero el presidente del SPD Sigmar Gabriel propuso este lunes un cambio de rumbo en el debate europeo. Se hace eco de un artículo publicado este fin de semana por los prestigiosos profesores Peter Bofinger, Jürgen Habermas y Julian Nida-Rümelin, que proponen avanzar democráticamente hacia la integración política y fiscal europea para superar la actual crisis. Esta integración permitiría, también, compartir la deuda entre los diecisiete socios de la Eurozona.