Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RAMIFICACIÓN CATALANA DEL CASO CAMPEÓN

Una red en el entorno de Convergència

Empresarios y cuadros del partido maniobraron para conseguir estaciones de ITV

"Todo el mundo ha ganado mucho dinero", dice un amigo de Pujol

Isidre Masalles, subdirector de Seguridad Industrial (centro) sale del organismo tras su registro.
Isidre Masalles, subdirector de Seguridad Industrial (centro) sale del organismo tras su registro. EFE

La trama de las ITV tiene su origen (y su abrupto desenlace) en el caso Campeón. Las escuchas al empresario gallego Jorge Dorribo evidenciaron contactos con Sergio Pastor, activo actor del sector de las ITV en Cataluña, en los que se cita a Oriol Pujol. Cuando la investigación de la penetración de la rama catalana del caso Campeón aún está en marcha, la publicación de un informe de la fiscalía que destaca al político de CDC obliga a adelantar una operación policial que el pasado marzo acabó con cinco detenidos, entre ellos dos altos cargos públicos y tres empresarios.

Pese a que el sumario ya acumulaba más de un año de pinchazos telefónicos, los investigadores creen que, con más tiempo, habrían llegado “más allá”. El primer objetivo de la trama era revocar un concurso público convocado por el Gobierno tripartito en 2010, que rompió, por primera vez, el duopolio que hasta entonces habían disfrutado Applus y RVSA en las estaciones de ITV catalanas. Uno de los lotes adjudicados, de tres estaciones, fue recurrido ante los tribunales por la empresa Certio. Un juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, suspendió la adjudicación, según los deseos de la trama. Luego se supo que el magistrado, José Joaquín Ortiz, también estaba siendo investigado por su relación con el caso.

El recurso presentado por Certio, dice Pastor en una de las llamadas, era “necesario para que el concurso se repita”. Los empresarios ven la oportunidad de reorganizar el sector y sacar tajada. Sergi Alsina vende el proyecto a los responsables de la empresa Ficosa para crear una nueva compañía: “Todo el mundo que se ha metido en ITV ha ganado mucho dinero”, asegura Alsina.

El segundo gran proyecto por el que apuesta la trama va ligado a la eficiencia energética e implica la creación de una nueva empresa. Pastor dice a un socio que da igual el nombre de esa firma porque es “de interposición, para un tema de máxima opacidad”. Y pide que Alsina también quede en la sombra, porque “lo van a relacionar” con su buen amigo Oriol Pujol, secretario general de CDC. La empresa se crea, el proyecto toma forma y Alsina se congratula de ello en un SMS: “Oriol, hemos firmado! Esto comienza. Será un buen proyecto”.

Las conversaciones telefónicas del caso —bajo secreto de sumario hasta el pasado viernes— revelan un estilo de hacer negocios (y política). Los empresarios imputados tratan de hacer valer su influencia en CDC. Hablan a menudo con el hombre de Pujol, Josep Tous, intermediador entre la Generalitat y el sector de las ITV gracias a su buena posición dentro del partido nacionalista.

Tous repite en sus conversaciones que “está estudiando con la gente de Convergència a ver qué oportunidad hay”. Él y Alsina quieren tener la sartén por el mango y alardean de tener controlado al recién nombrado subdirector de Seguridad Industrial a Isidre Masalles. Tous afirma que es un “hombre obediente” al que le dirá “haz esto o haz lo otro”. Tous se compromete a apoyar la idea de la eficiencia energética en el “partido, para que luego se proponga al Gobierno, y que el Oriol de turno lo mueva”.

Los empresarios mencionan en muchas de sus conversaciones a Pujol, quien suele hablar con prudencia por teléfono. Alsina pregunta a Tous, también, por la “confianza” que le merece un alto cargo de la Generalitat clave en el proyecto de eficiencia energética. Se trata de la directora de Calidad Ambiental, Assumpta Farran. “¿Es de las que se deja influir?”, inquiere Alsina. Tous duda. Y contesta que es “muy suya”.