Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN GIBRALTAR

Londres carga contra España por apresar un pesquero del Peñón

Una patrullera intercepta un pesquero de Gibraltar y lleva a sus ocupantes al puerto español

El Peñón responde que "ha llegado la hora de la acción" y pide la intervención de Londres

Una patrullera de la Guardia Civil navega frente a Gibraltar. Ampliar foto
Una patrullera de la Guardia Civil navega frente a Gibraltar.

El Gobierno de Gibraltar ha denunciado la actuación de una patrullera de la Guardia Civil que, según afirma en una nota, interceptó el pasado viernes a un pesquero de la Roca en una actuación "ilegal" y trasladó a sus dos ocupantes a Algeciras. "Ha llegado la hora de la acción", afirma el Ejecutivo de Fabian Picardo para reclamar la intervención del Reino Unido. La reacción de Londres ha llegado del secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, quien ha calificado de “vergonzosa”, “intolerable” e “ilegal” la actuación de la Guardia Civil.

En un comunicado divulgado esta mañana en la página web del Foreign Office, Lidington afirma estar “conmocionado” y considera como "vergonzosa" la acción de los agentes de un socio europeo y de la OTAN en aguas de “jurisdicción británica”.

Lidington aprovecha para reafirmar la posición del Reino Unido sobre Gibraltar y recuerda que "no entrará" en ningún tipo de negociación sobre la soberanía del Peñón sin el consentimiento de su población.

Según el comunicado de Gibraltar, el incidente ocurrió el pasado día 20. "Oficiales de la patrullera Río Ceden de la Guardia Civi abordaron y tomaron el control de un barco en aguas territoriales de Gibraltar y, a continuación trasladaron a sus ocupantes al puerto de Algeciras a gran velocidad y sin luces de navegación", afirma el Ejecutivo del Peñón.

Gibraltar ha calificado de "incursión ilegal" la intervención de la patrullera española y atribuye a esta circunstancia el hecho de que apagaran las luces. "Ellos debían saber que estaban actuando en aguas territoriales británicas de Gibraltar, en las que España no tienen jurisdicción", afirma la nota. También asegura Picardo en su comunicado que los dos "ciudadanos británicos" implicados fueron "ilegalmente detenidos" y que los agentes españoles confiscaron equipos "perfectamente legales".

La Guardia Civil ha explicado que la actuación fue simplemente "como si se hubiera puesto una sanción de tráfico", según informa Efe. El alcalde de Algeciras, el popular José Ignacio Landaluce, ha añadido que la acción española se produjo porque el barco del Peñón  estaba pescando atún rojo, una actividad prohibida por la UE.

El Ejecutivo de Fabian Picardo afirma que estas incursiones de la Guardia Civil no tienen que ver con el conflicto pesquero ya que, según asegura, se vienen produciendo desde hace más de tres años, "independientemente de quien estuviera en el Gobierno de Gibraltar o en el de España", y que, en una ocasión, "incluso entraron en el puerto de Gibraltar y pisaron suelo gibraltareño". "Se han venido produciendo durante tantos años que casi se han convertido en una norma", afirma.

Al contrario que el ministro principal de Gibraltar, el representante del Gobierno británico sí relaciona el conflicto con el problema pesquero que enfrenta a la flota de la bahía de Algeciras con la Roca, que se niega a dejar faenar a los barcos artesanales alegando que su actividad está prohibida por la UE.

Lidington contrapone la “respuesta calmada y profesional” gibraltareña con la reacción de la Guardia Civil, que considera una “provocación” que es “contraria a la ley internacional”.

"Ha llegado la hora para la acción, no de simples protestas por escrito entre Londres y Madrid", concluye Picardo quien pide al Reino Unido que se pregunte "cómo habría actuado si estos acontecimientos hubieran sido perpetrados por fuerzas paramilitares argentinas en las aguas ricas en petróleo y pescado alrededor de las Islas Malvinas".

Actuaciones como esta de la Guardia Civil son, según Picardo, además de detenciones ilegales, "invasiones de nuestro mar territorial que deben ser repelidas por la Royal Navy"

José Ignacio Landaluce ha manifestado que "comunicados tan duros por parte del Gobierno gibraltareño no favorecen la convivencia y el buscar soluciones a los problemas entre ambos países".