Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin y Torres desviaron 700.000 euros a Luxemburgo

La infanta Cristina cobró 12.671 euros de Nóos Consultoría

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en una imagen de 2007. Ampliar foto
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en una imagen de 2007.

Un informe de la Unidad de Delitos Económicos del Cuerpo Nacional de Policía asegura en un informe al juez del caso Urdangarin sobre las desviaciones irregulares de fondos al extranjero que “destacan las transferencias de dinero a una cuenta de Luxemburgo de titularidad de la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management Ltd. por un importe de 712.180 euros”.

El Instituto Nóos, de Diego Torres e Iñaki Urdangarin, sacó de España en 2007 una parte de sus fondos logrados en negocios investigados ahora por la justicia. Quedó el rastro bancario, documentado por la policía, que subraya este dato en un “análisis” del tráfico de todas las cuentas empresariales de Nóos y de sus propietarios. Cerca de nueve millones recaudados están identificados en los movimientos económicos ahora detallados en el caso Urdangarin.

Los investigadores describen en su informe todos los ingresos de Iñaki Urdangarin y anotan, además, que en una de las cuentas indagadas “SAR Dª Cristina Federica de Borbón y Grecia ha recibido directamente 12.671 euros, y a nombre de los dos: 34.565 euros”. Los pagos a la Infanta proceden de Nóos Consultoría. Como persona física, Urdangarin recibió en una cuenta transferencias por 156.358 euros. Sumando lo ingresado en su sociedad patrimonial Aizóon, los duques de Palma ingresaron 1,1 millones. Su socio Diego Torres y su esposa obtuvieron en un determinado periodo 1,9 millones de euros.

La partida enviada por Nóos a Luxemburgo salió de España a través de más de veinte abonos fragmentados (entre 8.000 y 40.000 euros) entre marzo y julio de 2007. La cuenta de De Goes se denomina Agrilulaxxx. La policía indica sobre los movimientos bancarios de Nóos que “existe una gran cantidad de cheques, gastos en tarjetas de crédito, así como documentos cargados en cuenta, que implican una importante salida de dinero, de los que no se ha podido conocer la persona beneficiaria de los mismos”.