Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP considera “censurable” el grito “¡Que se jodan!” de Andrea Fabra

Cospedal descarta que se tomen medidas contra la diputada y asegura que también es censurable la actitud del PSOE

Defiende que los recortes son necesarios para pagar la deuda

Cospedal durante la rueda de prensa.
Cospedal durante la rueda de prensa. EL PAÍS

El respaldo oficial a la diputada Andrea Fabra exhibido la semana pasada por el Grupo Popular se ha convertido hoy, en la sede nacional del PP, en una regañina pública, aunque suave, a la parlamentaria que el pasado miércoles gritó “¡Que se jodan!” desde la bancada popular mientras el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciaba la disminución del subsidio del paro, entre otras medidas.

La secretaria general del partido, Dolores de Cospedal, ha calificado de “censurable”, en una comparecencia ante los medios, ese comportamiento. "Hay muchos comportamientos de diputados, senadores y otros representantes públicos que nos pueden parecer censurables", ha señalado. "Puede parecer censurable la actitud de esta diputada por Castellón, como también los comportamientos que se vieron antes de esa expresión por parte de otros grupos que lo provocaron”. La número dosdel PP se refería al PSOE y, más en general, a las manifestaciones de diputados de todos los colore ha destacado, en el hemiciclo del Congreso. Aun así, Cospedal ha considerado que las palabras de Fabra, hija del expresidente de la Diputación de Castellón y exbarón provincial del partido, no constituyen el mejor ejemplo. "Unos están grabados, otros no, pero todos son censurables y creo que no es el mejor ejemplo para la ciudadanía", ha opinado.

La dirigente popular ha descartado, en cualquier caso, que el PP decida tomar medidas disciplinarias contra la diputada. “En ese caso”, ha añadido, “creo que deberíamos tomar medidas contra la mitad de diputados de la Cámara”. Cospedal, que hablaba mientras en la puerta de la sede nacional del partido centenares de funcionarios se manifestaban contra los recortes al grito de “manos arriba, esto es un atraco”, ha aprovechado la comparecencia para tirar de argumentario, defender al Gobierno y alabar el trabajo de los empleados públicos, sobre todo en Sanidad y Educación.

“Hoy España tiene una deuda de 970.000 millones de euros [cercana al PIB anual] y también arrastramos un déficit de 90.000 millones”, ha subrayado. “Estas circunstancias hacen que las medidas sean necesarias para pagar la deuda y pertinentes para recuperar la confianza y alcanzar el equilibrio presupuestario”. Pese a que los mercados no hayan reaccionado positivamente tras el durísimo recorte del Ejecutivo, Cospedal se ha mostrado confiada de que España no será intervenida. “Hay que perseverar”, ha insistido. “Las medidas van a dar sus frutos y hay que seguir”.

A propósito de las protestas de los trabajadores del sector público, la dirigente popular ha admitido que “los funcionarios sienten que siempre son ellos los que tienen que pagar”, y lo ha achacado a su dependencia de la Administración. No obstante, ha concedido que también “son ellos los que de manera muy importante prestan esos servicios”.