Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acusa al Gobierno vasco de hablar de Sortu y no de víctimas

Mari Mar Blanco asegura que solo se le oye hablar de presos y "celebrar legalizaciones"

Consuelo Ordóñez se reúne esta tarde en prisión con el etarra que mató a su hermano Gregorio

Mari Mar Blanco charla con el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, ayer durante el pleno.
Mari Mar Blanco charla con el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, ayer durante el pleno. EFE

“Se les llena la boca hablando de memoria, pero últimamente solo les oímos hablar de presos y celebrar legalizaciones de partidos que no han condenado la violencia”. Con estas palabras, la portavoz del PP vasco en materia de víctimas del terrorismo en el Parlamento, Mari Mar Blanco, se ha enzarzado con el consejero de Interior del Ejecutivo autonómico, Rodolfo Ares, esta mañana, durante el último pleno de control de la Cámara vasca en este periodo de sesiones.

“Con esta ceremonia de la confusión”, ha proseguido Blanco, “nos surge la duda de si cuando habla de memoria lo hace refiriéndose a las víctimas o a los presos”. Ares ha censurado las palabras de la portavoz del PP acusándola de “buscar permanentemente la confrontación utilizando a las víctimas”.

Esta tarde, en el marco de encuentros entre víctimas de ETA y presos de la banda, Consuelo Ordóñez va a encontrarse en prisión con el etarra Valentín Lasarte, uno de los asesinos de su hermano Gregorio. El concejal del PP fue asesinado por ETA en 1995. El encuentro lo ha pedido ella pero ha declarado que lo que pretende es desenmascarar la “inutilidad” del plan de reinserción del Gobierno.

Los reproches en la Cámara vasca han surgido a cuenta del mapa de la memoria que se está creando en Euskadi, una iniciativa que está recogida en la ley de víctimas de 2008 y que consiste en instalar monolitos o placas de recuerdo en los múltiples lugares en los que ETA asesinó a sus víctimas. Blanco ha criticado con dureza la inacción del Ejecutivo vasco en esta materia, asegurando que no tiene constancia de que se hayan dado pasos en 2011 y 2012 en esta dirección. Blanco ha asegurado que la inacción que su partido denuncia se puede entender como un gesto de “complicidad hacia quienes quieren degradar la memoria de las víctimas”.

En respuesta, Ares ha asegurado que no se han quedado cruzados de brazos y que han hecho gestiones para ocho de estos puntos. En dos de ellos, fueron las propias víctimas las que rechazaron la creación de un espacio de memoria de este tipo. “Hay que buscar el consenso, primero con las víctimas y segundo con los ayuntamientos”, ha explicado el consejero.