Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dívar se atrinchera sin rendir cuentas

El presidente del Supremo se aferra al cargo y afirma que tiene “tranquila la conciencia” porque no ha cometido ninguna “irregularidad jurídica, moral o política”

LA COMPARECENCIA ÍNTEGRA DE DÍVAR.  Si quieres ver al presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial explicando sus viajes a Marbella y sus cenas en Puerto Banús, aquí tienes el vídeo con la comparecencia íntegra

Ni dimisión ni explicación. Acorralado por la indignación que han causado sus lujosos viajes en la opinión pública, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, compareció por fin este jueves ante los medios de comunicación para explicar los 20 desplazamientos de fines de semana caribeños que ha hecho desde 2008 a hoteles de Puerto Banús (Marbella, Málaga). Pero ni los explicó ni los detalló. Al contrario, Dívar optó por aferrarse al cargo con el argumento de que tiene la conciencia “absolutamente tranquila” y que no piensa dimitir porque no ha cometido ninguna “irregularidad jurídica, moral o política”. Además, se parapetó en el “carácter reservado” de esos desplazamientos para eludir desvelar con qué personas se entrevistó.

El caso Dívar estalló el pasado 8 de mayo. La conmoción se apoderó del Consejo nada más trascender que uno de ellos, el vocal progresista José Manuel Gómez Benítez, había interpuesto contra Dívar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por malversación de caudales públicos (es decir, por indebida justificación y despilfarro de dinero del Consejo en sus viajes a Málaga, sin que hubiera constancia del carácter oficial de los mismos).

"No me he planteado el problema de la dimisión" LIVE!

Un Dívar circunspecto, solo arropado en su comparecencia por la portavoz del Consejo, Gabriela Bravo, apenas se salió del guion ya conocido, el mismo que exhibió en el pleno del pasado día 24 y que tanto frustró y disgustó a sus colegas. Hasta el punto de que cinco de ellos, liderados por Margarita Robles, pidieron su dimisión, al considerar “muy insuficientes” sus explicaciones. Otros 15, en cambio, respaldaron su continuidad, pero supeditada a una explicación pública.

La intervención de Dívar apenas duró media hora. La inició lamentando “profundamente” el daño que la polémica sobre sus viajes ha causado en la imagen de la justicia española, lo que ha vivido, dijo, con “amargura y preocupación”, máxime “en un momento en que nuestro país atraviesa una profunda crisis”.

En síntesis, Dívar sigue manteniendo que sus viajes tuvieron carácter oficial y que en todo momento diferenció (“disocié”, fue la palabra que empleó) sus gastos privados de los oficiales. Y se enrocó ahí, pero sin especificar el motivo de esos desplazamientos ni con quién o quiénes mantuvo las más de 40 cenas y almuerzos y gastos de hotel que en total costaron a las arcas públicas del Poder Judicial casi 13.000 euros.

"Rotundamente: tiene carácter público y oficial" LIVE!

Tras asegurar que “siempre se ha hecho cargo de sus gastos privados”, negó que los hoteles de Marbella en los que se alojó fueran de lujo; al contrario, “bastante económicos para lo que es la zona”, expuso. También se mostró incisivo cuando un periodista le preguntó si podía afirmar “el carácter oficial y no privado” de la persona con la que compartió en Marbella parte de las cenas, según se desprende de las facturas. “De forma tajante, tajante, digo que sí”, que se trató de personas de “carácter público y oficial que no responden a relaciones personales” ajenas a su función.

No convenció a casi nadie, lo que frustró la expectación que había suscitado el anuncio de su comparecencia. Primero leyó un texto de defensa y luego respondió a solo seis preguntas de periodistas, que abarrotaban el salón de actos del órgano de gobierno de los 4.500 jueces españoles.

Tras subrayar que no pensaba dimitir porque hacerlo sería como asumir algún tipo “de culpabilidad”, justificó su continuidad como “un acto de responsabilidad”. Y, a la vez, hizo un anuncio, que será una realidad el mes que viene. Señaló que el Poder Judicial ha diseñado “un plan de transparencia y austeridad” que se traducirá en una norma que obligará a todos los vocales y a él mismo a tener que justificar desplazamientos y gastos. Esa norma derogará un acuerdo del Poder Judicial que rige desde 1996 y que, de momento, le exime a él y a los consejeros de tener que explicar y justificar cómo, en qué y dónde se gastan los vocales el dinero público que utilizan para sus viajes y gastos de representación.

Encuesta

¿Consideras suficientes las explicaciones del presidente del Supremo?

Votar Ver resultados »

Pero ayer, paradójicamente —igual hizo en el pleno del día 24—, volvió a escudarse precisamente en ese acuerdo de 1996 para no presentar las facturas de los 13.000 euros gastados. Es decir, atacó el acuerdo, que tachó de “desfasado”, pero volvió a ampararse precisamente en él para ocultar los datos concretos de los 20 viajes. Lo justificó en que esos viajes fueron de carácter “reservado” y en que, en atención a esas personas, prefería no desvelar quienes fueron sus interlocutores. Eso sí, añadió que, en el futuro, cuando tenga viajes de carácter reservado, previamente pondrá su contenido en conocimiento del vicepresidente del Consejo y del presidente en funciones del Tribunal Supremo. Tampoco aclaró Dívar si cambiaría de opinión y dimitiría en caso de que el Tribunal Supremo admitiera a trámite una eventual querella contra él, después de que la Fiscalía General del Estado decretase el archivo de la de Gómez Benítez. “Cuando llegue el momento cruzaremos ese puente, hasta entonces esperaremos”, soltó.

"Cualquier peseta que pertenezca a los caudales públicos es sagrada" LIVE!

Sus reiterados viajes a Marbella los enmarca Dívar en que es el lugar donde suele pernoctar en sus viajes oficiales a Andalucía, “ya que Málaga es la provincia en la que nací”, se justificó. “Tenía que acudir a los lugares donde están los juzgados y las presidencias y tomar contacto con la realidad del momento”, dijo. Y luego atribuyó a una tergiversación mediática que en algún momento calificara de “miseria” los gastos de sus viajes. “Cualquiera de las antiguas pesetas que pertenezca a los caudales públicos tiene carácter sagrado”, subrayó.

El caso Dívar ha causado una gran fractura en el Poder Judicial. Tras la denuncia de Benítez han surgido dos grupos. Del total de 20 vocales (con Dívar, 21), cinco le pidieron la dimisión ante las pocas explicaciones que ofreció en el pleno extraordinario del día 24. Otros 15 le respaldaron, la mitad de ellos con grandes matices. Este jueves, Gómez Benítez volvió a poner en duda la credibilidad de las supuestas actividades oficiales de Dívar. Si los actos eran oficiales, se preguntó, ¿por qué no informó a los vocales territoriales para Andalucía, ni al presidente de su Tribunal Superior de Justicia?

"No eran hoteles de lujo sino de cuatro estrellas y bastante económicos", ha señalado Dívar

Fuentes del Consejo señalaron: “El presidente no ha aportado nada nuevo, pero se ha visto forzado a comparecer ante la opinión pública. Al menos, el Poder Judicial, como institución, ha lavado su cara”.

Aunque se muestran satisfechas con la comparecencia, porque entienden que saca al Consejo del ojo del huracán, matizan que Dívar es el último responsable de lo que ha dicho o dejado de decir.

Más información