Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta prevé más recortes por la caída de fondos estatales y recaudar menos

El nuevo recorte que tendrá que aplicar el Gobierno gallego será de 69 millones

Galicia es la comunidad que menos ha tenido que recortar en sus Presupuestos para que el Ministerio de Hacienda aceptase su plan para dejar este año el déficit en el 1,5% del Producto Interior Bruto. El ajuste aprobado el jueves en Madrid en el Consejo de Política Fiscal y Financiera fue de 69 millones, mínimo frente a los 18.350 millones que recortarán todas las comunidades. Pero el documento en el que se detalla el recorte arroja sombras sobre el futuro. La Xunta reconoce que habrá nuevos recortes. “Se esperan ajustes adicionales una vez se confirme el reparto de los fondos finalistas” del Estado, admite, a la espera de que se vaya desvelando a qué comunidades van a parar las partidas aún no desglosadas de los Presupuestos Generales del Estado, notablemente reducidas con respecto a años anteriores. Pese a ello, el Gobierno gallego indica que en el informe aprobado el jueves “se han consignado las cantidades recibidas el pasado ejercicio” y admite que “en caso de variar al alza o a la baja una vez se concrete el reparto de fondos finalistas, será ajustada en los Presupuestos” gallegos.

El documento presentado en Madrid detalla de dónde sale el nuevo recorte de 69 millones sin tener que tomar medidas como el incremento de alumnos por aula propuesto por el Gobierno central. Unos 40 millones son reducción de gasto y otros 29 aumento de ingresos con respecto a los Presupuestos aprobados hace cinco meses. El ahorro de 40 millones –la Xunta insistía ayer en que el recorte en “gasto no productivo” es de 26 millones, por lo que los otros 14 sí afectarán al gasto productivo– se reparte así. El capítulo II de los Presupuestos, de servicios y bienes corrientes, cae en 12,24 millones, con la Consellería de Traballo e Benestar, con 2 millones, como principal afectada. En este apartado, en el que se reduce gasto en publicidad, protocolo y conferencias, se rebajan las indemnizaciones por razón de servicio, en principio el único efecto del actual recorte sobre los trabajadores públicos.

La Xunta recorta otros 13,78 millones del capítulo IV, de transferencias a otras entidades, reduciendo subvenciones y convenios. Aquí la consellería más afectada es Cultura e Educación, con 3,1 millones menos. Por último, otros 13,67 millones salen de los capítulos VI y VII, de inversiones, que la Xunta centra en estudios y proyectos, siendo la Consellería do Medio Rural e do Mar la más afectada, con 3 millones menos.

En cuanto al aumento de ingresos, Facenda admite que “se está llevando a cabo” una subida de precios públicos e incluye “nuevas tasas creadas en leyes aprobadas a finales de año y que no figuraban en la ley de Presupuestos (apuestas, residencias de tiempo libre, instalaciones juveniles, servicios de reproducción en archivos...)”. Son 10,35 millones más, dice la Xunta, que fía el resto de ingresos al comportamiento mejor de lo previsto en lo que va de año de algunos impuestos. Aún así, Facenda admite que sus previsiones de recaudación han fallado en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. “Han sido inferiores a las previstas”, dice, “debido a la atonía del sector inmobiliario”.