El futuro presidente asturiano: “El plazo es perentorio. Lo intentaré”

El Gobierno del Principado tiene 15 días para presentar un nuevo plan, que el consejo deberá visar antes del 15 junio

El candidato a la presidencia del Principado de Asturias, Javier Fernández, hoy.
El candidato a la presidencia del Principado de Asturias, Javier Fernández, hoy.J.L.Cereijido (EFE)

“Los plazos son muy perentorios. Intentaremos, por todos los medios, cubrir esos plazos”, dijo  el futuro presidente de Asturias, el socialista Javier Fernández, tras confirmar que el Ministerio de Hacienda ha rechazado el plan de ajuste asturiano elaborado por el Gobierno en funciones y que él tendrá 15 días para redactar el suyo y evitar así la amenaza de intervención. Fernández —que previsiblemente tomará posesión del cargo el próximo día 26, cuando se haya cumplido ya la mitad del ultimátum dado por el Gobierno central— subrayó que él no conoce el “escenario real” de las cuentas que se va a encontrar, y que hasta que no lo conozca no puede decir de dónde recortará. Aun así, se comprometió a poner “todos los medios” en elaborar ese plan, porque las leyes, “aunque no gusten”, hay que cumplirlas.

Según los datos que dio el ministerio, Asturias tiene que hacer un ajuste de 616 millones de euros. El plan que presentó el Ejecutivo de Francisco Álvarez-Cascos —y que rechazó Hacienda— recogía un recorte de 551 millones; así que, teóricamente, lo que falta por ajustar son 65 millones. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, remarcó que el plazo máximo de 15 días no será ampliado a pesar de que el Gobierno asturiano aún debe tomar posesión. “La ley es la ley y no puede tener en cuenta circunstancias políticas”, dijo. El Consejo de Política Fiscal aprobará o tumbará ese segundo plan antes del 15 de junio.

La comunidad asturiana, que representa solo el 2,2% del PIB estatal, incumplió en 2011 el límite de déficit y tiene problemas para afrontar gastos corrientes al tener limitado el endeudamiento; pero, aparentemente, no está entre las comunidades con más dificultades en este momento. Por eso, el consejero de Hacienda en funciones, Ramón del Riego, acusó al ministerio de utilizar a Asturias como cabeza de turco, amenazando con la intervención para hacer “agachar la cabeza” a otras autonomías.

Según el consejero en funciones, Hacienda le recriminó que su plan no recogía ningún recorte en el gasto sanitario y educativo, y él respondió que no era necesario. Ahora será el socialista Javier Fernández quien decida de dónde recortar. Este jueves dejó este compromiso: “Preservar los servicios públicos universales es esencial. Que salgan lo menos damnificados posible”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción