Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSEJO DE POLÍTICA FISCAL Y FINANCIERA

Hacienda logra sacar adelante ajustes regionales por 18.349 millones

El Consejo de Política vive gran tensión para salvar ‘in extremis’ el plan de Andalucía y tumbar el de Asturias. Las autonomías reclaman los hispanobonos

El Gobierno de Mariano Rajoy ha logrado arrancar de las comunidades autónomas el compromiso para ajustar sus cuentas públicas y garantizar el cumplimiento del objetivo de déficit, fijado en el 1,5% del PIB regional. Satisface así a una de las preocupaciones de Bruselas y de los mercados que desconfían de que el Gobierno pueda controlar el gasto de las regiones. Este compromiso del conjunto de las comunidades se traduce en un ajuste global en sus arcas públicas para este año de 18.349 millones de euros. La mayor parte de este remiendo presupuestario procede de recortes de gastos, unos 13.071 millones de euros. Aunque también habrá subida de impuestos autonómicos por 5.278 millones. “Han permitido que la casi totalidad del mapa autonómico de España esté comprometido con planes creíbles con el objetivo de consecución del déficit fijado para este año”, dijo esta tarde el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, visiblemente satisfecho.

Hacienda examinó los planes de equilibrio presupuestario (PEF) de todas las comunidades en un Consejo de Política Fiscal y Financiera —el órgano de interlocución del Gobierno con los responsables de Hacienda regionales— que comenzó con gran tensión debido al rechazo inicial de los planes de ajuste de Asturias y Andalucía. Finalmente, todas las comunidades aprobaron el severo escrutinio de Hacienda salvo Asturias. El peculiar procedimiento de supervisión de los planes donde todas comunidades votan y revisan los planes de las demás provocó discrepancias entre algunas. El Gobierno ha devuelto el plan elaborado por el Ejecutivo asturiano en funciones de Francisco Álvarez-Cascos (Foro) por discrepancias técnicas, pese a contener un recorte de 551 millones, pero también por la situación política que vive el Principado, según admitió el propio Montoro.

Tras convocar elecciones anticipadas por la incapacidad de aprobar el presupuesto de 2012, el Ejecutivo asturiano en funciones ha visto como esta semana se ha alcanzado un principio de acuerdo entre el socialista Javier Fernández, IU y UPyD para formar un nuevo Gobierno. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, cifró en en unos 616 millones el ajuste global que debe realizar el próximo Gobierno asturiano. Lo que deja en unos 65 millones el recorte que debe asumir el nuevo Ejecutivo. El próximo consejero de Hacienda asturiano dispondrá de 15 días para reenviar un nuevo plan económico que garantice el cumplimiento de déficit y se ciña a la cifra de ajuste estimada por Hacienda. Además, dentro de un mes se celebrará otro Consejo de Política Fiscal y Financiera donde se volverá a examinar el plan asturiano. En esa reunión también se aprobará el nuevo objetivo de déficit para el próximo año.

Pero la discusión se vivió también al repasar el plan andaluz que comenzó la reunión como descartado. El consejero de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Collel, intermedió para que se pudiera negociar entre los responsables de Hacienda y de la Junta de Andalucía las discrepancias técnicas. “No exageremos. Hay tiempo para hablar y los técnicos de ambas administraciones están aquí”, cuentan que dijo el consejero catalán que apeló a la responsabilidad ante la grave situación que atraviesa España.

El documento elaborado por los socialistas andaluces incluía un ingreso de 506 millones de euros procedentes de fondos europeos. Tras una reunión entre los equipos de ambas administraciones se acordó compensar ese ingreso con una fuerte reducción de inversiones y subvenciones.

Con la aprobación de casi todos los planes de ajuste, Asturias representa solo el 2,2% del PIB, el Gobierno culmina un proceso que arrancó con la aprobación de la Ley de Estabilidad Financiera, que fija un techo de gasto y límite de déficit y permite al Gobierno intervenir las comunidades que no cumplan. “A partir de la aprobación de los planes de ajuste comienza la ejecución de los mismos. Y el control del ministerio. Es fundamental para nuestra hacienda pública, para recuperar la credibilidad y para avanzar en las confianza de las instituciones europeas y de los mercados”, señaló Montoro que se confió en que con este acuerdo se recupere la credibilidad en las cuentas públicas españolas. Aunque ha matizado que no espera que hoy se relaje la ofensiva de los mercados.

Tras aprobarse los planes de ajuste, varias comunidades han reclamado al Gobierno que ponga en marcha cuanto antes los hispanobonos, una emisión conjunta de deuda de las comunidades autónomas con el aval del Tesoro. Uno de los que más se ha pronunciado en este sentido ha sido el consejero murciano, Juan Bernal, quien aseguró: “Hace falta un apoyo del Gobierno para lograr una financiación adecuada. Es inexplicable que tengamos que depender de la situación de los mercados tan volátiles”. El ministro ha asegurado que en julio se pondrá en marcha un mecanismo para facilitar la financiación pero ha evitado pronunciarse si serán los hispanobonos. “No todas las autonomías están en la misma situación. El Gobierno está estudiando cuales serían los procedimientos para ayudar a aquellas comunidades comprometidas con la reducción del déficit”, señaló el ministro. El Gobierno descarta una emisión conjunta de deuda que permita diluir la responsabilidad de las comunidades menos austeras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >