Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior otorga a la esposa de Bárcenas privilegios para esquivar a la prensa

La mujer del extesorero del PP, que se negó a declarar, entró y salió del tribunal por el garaje

Rosalía Iglesias está imputada por dejar de declarar a Hacienda más de 500.000 euros

La Audiencia anuncia tras el revuelo un "protocolo de acceso de testigos e imputados"

Rosalía Iglesias, esposa de Bárcenas, abandona en coche la Audiencia Nacional.
Rosalía Iglesias, esposa de Bárcenas, abandona en coche la Audiencia Nacional.

Ni el yerno del Rey, Iñaki Urdangarin, ni el presidente del Santander, Emilio Botín, ni el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón durante sus tres juicios en el Supremo gozaron de tal privilegio. El Ministerio del Interior ha ahorrado el trago de enfrentarse a los periodistas a Rosalía Iglesias, la esposa del extesorero del PP, Luis Bárcenas, que ha comparecido esta mañana ante Pablo Ruz, el juez que investiga el caso Gürtel. Iglesias, imputada por delito fiscal, ha conseguido lo que no logró ninguno de ellos. La policía le ha permitido acceder a la Audiencia Nacional en coche por el garaje, desde donde ha salido tras su declaración, evitando a la prensa.

El trato de favor hacia la esposa del extesorero del PP no ha sido ordenado por el juez Ruz, según fuentes de la Audiencia Nacional. Esas mismas fuentes aseguran que la decisión ha partido de la propia policía. Es decir, que ha sido un organismo dependiente del Ministerio del Interior el que ha permitido a Iglesias no encontrarse con los medios como cualquier otro imputado. Salvo Francisco Correa, que debido a que se encuentra en prisión y por sus problemas de claustrofobia y ansiedad ha acudido siempre al tribunal en ambulancia, todos los restantes procesados de la Gürtel —Pablo Crespo, Álvaro Pérez, El Bigotes, o el mismísimo expresidente valenciano Francisco Camps en el Tribunal Superior Valenciano— han acudido a pie a los tribunales enfrentándose a los micrófonos.

Fuentes de la comisaría del tribunal, han confirmado que la decisión fue tomada por la policía de forma autónoma "debido al mal estado anímico en el que se encontraba Iglesias". Los agentes insisten en asumir toda la responsabilidad por lo sucedido. Un portavoz de la Dirección General de la Policía ha asegurado que la decisión la adoptó el comisario "por motivos técnicos". La Audiencia Nacional ha hecho público un comunicado en el que asegura que "para el futuro, al objeto de clarificar y establecer un régimen jurídico claro y evitar situaciones como la presente, la Sala de Gobierno procederá a elaborar un protocolo de acceso de testigos e imputados a esta sede". En el niega que el presidente del tribunal, Ángel Juanes, o el instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, hubieran ordenado el trato de favor a la esposa del extesorero del PP.

La implicación de Iglesias en el caso Gürtel se basa en un informe de Hacienda de junio de 2006 que detectó un supuesto fraude fiscal cometido por ella al ingresar en su cuenta corriente más de 500.000 euros en billetes de 500 el 19 de enero de 2006. Esa cantidad, según aseguró la esposa de Bárcenas a los inspectores, corresponderían a la venta de un bien propio que había adquirido en 1987 por 1.803 euros y había vendido en 2006 por 558,196 euros. Fuentes del entorno de Bárcenas aseguraron en su día a este periódico que lo que Iglesias ingresó en su banco era el dinero obtenido por la venta de unos cuadros adquiridos hace 25 años y vendidos hace seis. Sin embargo, la Agencia Tributaria asegura que la esposa del extesorero del PP no ha podido acreditar hasta el momento cuál fue el bien que vendió ni a quién ni ha aportado los documentos que acreditarían su compra a finales de los años ochenta.

Por ello, Hacienda —y ahora el juez Ruz y Anticorrupción— sospecha que se trataría de “un supuesto de ganancia de patrimonio no justificada”, ya que Iglesias no ha declarado otras fuentes de ingresos. La cantidad supuestamente defraudada, según el juez de la Audiencia Nacional, sería de 222.112,158 euros en concepto de IRPF. Por esa razón, Iglesias ha vuelto a declarar como imputada por un delito contra la hacienda pública. El otro dato que manejó Ruz para volver a involucrar a la esposa de Bárcenas es “la posible conexión que los presentes hechos”, es decir, el ingreso de más de 500.000 euros y el supuesto fraude en el IRPF que se deriva de él, “pudieran tener con los que hasta el presente han sido investigados respecto de su cónyuge”.

La declaración de Iglesias había generado gran expectación entre los medios al establecer una relación directa del PP a través de su extesorero con la trama Gürtel, el mayor caso de corrupción que afecta al PP. Una veintena de periodistas entre redactores, cámaras de televisión y fotógrafos han esperado a las puertas de la Audiencia su salida para obtener una imagen o una declaración. No lo han logrado gracias al trato de favor del que ha gozado. Fuentes del tribunal aseguran que solo en casos de posibles desórdenes públicos o peligro para su integridad, se da a los imputados tal protección. Esas circunstancias no se daban esta mañana.