Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Extremadura suspende las consultas de atención primaria por la tarde

La Junta ahorrará dos millones de euros al no pagar un extra mensual de 235 euros a 900 médicos

José Antonio Monago, en el Parlamento extremeño. Ampliar foto
José Antonio Monago, en el Parlamento extremeño.

Los ciudadanos de Extremadura ya no podrán acudir por las tardes a las consultas médicas de atención primaria. Desde el pasado lunes, la Junta de Extremadura ha suprimido este servicio para ahorrar “más de dos millones de euros anuales”, según ha confirmado la Consejería de Salud y Política Social de esta comunidad, que ha calificado la medida de “transitoria”.

El ahorro procede del complemento de 235 euros mensuales que el Gobierno de José Antonio Monago (PP) dejará de pagar a 900 médicos que cubrían este servicio. Aunque fuentes de la Consejería de Salud reconocen que se podrán ocasionar “pequeños perjuicios individuales”, argumentan que “se mantendrá el mismo número de consultas”, ya que, según recuerdan, “no había rutina diaria” en el servicio vespertino –solo se pasaba una vez a la semana- y “el número de pacientes atendidos era muy reducido.

No obstante, el Servicio Extremeño de Salud se ha comprometido a “reordenar las consultas de tarde en los núcleos poblacionales de mayor densidad”, si bien trabajar de tarde dejará de ser un extra.

 El Sindicato Médico de Extremadura (SIMEX) ha tildado la medida de “ilegal” y ha denunciado el perjuicio económico que el recorte supondrá para todo el personal, sanitario y administrativo, que atendía las consultas de tarde y ante el que, según protestan, no han tenido tiempo de reaccionar. “Estas medidas fueron comunicadas a los representantes políticos extremeños y a los representantes sindicales” el pasado 25 de abril en el Parlamento extremeño, ha explicado la Consejería de Salud en un comunicado, en el que considera que la supresión del servicio de tarde, por tanto, “no debería haber supuesto ninguna sorpresa inesperada”.

Lo que sí ha supuesto, según Izquierda Unida de Extremadura, es la "pérdida de comodidad" y "servicios" a la ciudadanía. La coalición asegura estar "recabando datos" para determinar cómo afecta el nuevo recorte a la prestación de servicios.