Muere una empleada de la limpieza durante un atraco a un banco en Toledo

Un detenido en relación con el asalto a la sucursal en Santa Cruz de Retamar La fallecida, que estaba a punto de jubilarse, recibió un disparo

Los habitantes de Santa Cruz de Retamar, en la provincia de Toledo, han despertado hoy con la noticia del asesinato de una de sus vecinas. Pasadas las ocho de la mañana, Mercedes Martín Cabrero fallecía por arma de fuego en la sucursal bancaria en la que trabajaba como empleada de la limpieza desde hacía más de 20 años. Varios atracadores, tres según algunos testigos que les vieron huir, se encontraban allí cuando la mujer llegó. La Guardia Civil ha confirmado que hay un detenido y que la investigación sigue abierta.

Una mañana más, las tres empleadas de la sucursal de Caja Rural de Castilla-La Mancha acudían a su puesto de trabajo, acompañadas en esta ocasión del director territorial de zona, que visitaba la oficina. Allí les aguardaban tres individuos con la cara tapada, que a punta de pistola, les introdujeron en una sala. Mientras estaban siendo amordazados, los empleados de la caja oyeron un disparo. Así lo ha relatado a Efe Javier Rodríguez, responsable de prensa de la entidad financiera, antes de que el juez decretase el secreto de sumario. Rodríguez ha agregado que todo apuntaba a que los ladrones se habían dado a la fuga sin parar a coger dinero. Las fuerzas de seguridad han desplagado un fuerte dispositivo en la zona para encontrarlos y horas después han detenido a uno de ellos.

Mercedes, de 64 años, estaba casada y tenía una hija de 34 años. Era natural de Santa Cruz de Retamar, localidad a 59 kilómetros de Madrid, y trabajaba a través de la empresa Eulen en la misma sucursal en la que lo había hecho su madre. “Además se ocupaba de dos tíos y de su hermana”, asegura Agustín Cabrero, vecino del municipio. “Estaba muy contenta porque se jubilaba en septiembre”, añade a su lado José Canales, quien, apostado a la puerta de la oficina, afirma que conocía a la víctima desde siempre. A escasos metros del lugar, dos residentes de la misma calle reconocen que pese a la cercanía y a estar despiertos en el momento del suceso, no habían oído ningún ruido.

La vía en la que se encuentra la oficina ha permanecido cortada hasta aproximadamente las doce del mediodía. Pero el local estará cerrado todo el día. Parte del interior puede verse a través de un roto en la persiana. No se observan signos de lo sucedido. Tampoco las puertas parecen haber sido forzadas.

“Era una señora del pueblo, llevaba toda su vida aquí, estamos todos tristes. Es un mazazo para todo el mundo”, comenta el alcalde, Alberto Emmanuel Fernández González (PP). El regidor de esta localidad de 3.000 habitantes señala que tras conocer lo ocurrido ha estado con el marido y la hija de Mercedes, de quien es amigo. “Que estés una mañana en tu casa y que te digan que tu madre o tu esposa ha muerto de un disparo en un atraco es terrible", lamenta. Fernández González destaca que los vecinos vieron el jueves a los atracadores en la localidad y que afirman que no son ni de Santa Cruz de Retamar ni de la zona.

El presidente de Caja Rural de Castilla-La Mancha, Andrés Gómez Mora, ha trasladado su pésame a la familia de la fallecida, así como su indignación por lo ocurrido. “No hay ningún derecho ni justificación para arrebatar la vida a una persona, que sentíamos como nuestra", ha dicho a Efe. UGT por su parte ha expresado en un comunicado su más sentida condolencia y solidaridad para con la familia de la víctima y ha lamentado el fallecimiento de una trabajadora de la limpieza en un "nuevo accidente laboral".

El Ayuntamiento ha celebrado un pleno extraordinario a las 13:30 y ha decretado tres días de luto. A las siete de la tarde se va a celebrar una concentración silenciosa en la plaza del Consistorio en repulsa por el asesinato.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS