reforma del código penal

La prisión permanente revisable solo se aplicará a terroristas

Gallardón dice ahora que los delitos sexuales y de pederastia quedan fuera de la nueva pena

La prisión permanente revisable —similar a la cadena perpetua pero con la opción de devolver la libertad al reo si demuestra estar reinsertado— se aplicará “exclusivamente” a futuros condenados por terrorismo. Ni a violadores ni a pederastas ni a ningún otro delito. Lo anunció hoy el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que en anteriores ocasiones sí había apuntado a que la nueva pena podría aplicarse también a los delitos sexuales más graves y contra menores. Ahora ha renunciado a ello. La razón es que, según Gallardón, solo en los delitos de terrorismo es factible acreditar si el preso tiene o no voluntad de reinsertarse. No dijo por qué.

Excluidos los delitos sexuales —que fueron en origen punta de lanza del PP para defender la prisión permanente— y tras el anuncio de “cese definitivo de la violencia” de ETA, que teóricamente —si se hace realidad— llevará a menos terroristas a juicio, el alcance de este compromiso electoral de los populares queda notablemente recortado.

De todas formas, España tiene ya uno de los códigos penales más duros de Europa: la pena máxima de cumplimiento efectivo es de 40 años para los delitos más graves, y, tras los sucesivos endurecimientos del Código por parte de Gobiernos de todo color, no existe la redención de penas. El resultado es que muchos terroristas, por ejemplo, ya pasan más tiempo en la cárcel en España que en algunos países con prisión permanente revisable (porque lo habitual es que se revise a los 20, 25 o 30 años, y el reo salga en libertad).

La conveniencia de “abrir el debate” sobre la cadena perpetua o alguna fórmula similar para delitos de pederastia fue defendida por dirigentes populares —como la hoy vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría o el andaluz Javier Arenas— cuando salieron a la luz sucesos dramáticos y con mucho impacto mediático como el asesinato de la niña Mari Luz Cortés o la desaparición de Marta del Castillo. Ahora, el Gobierno parece haber cerrado ese debate.

“Rajoy me lo prometió”

Los padres de esas dos niñas arremetieron este martescontra el PP por su cambio de opinión, informa Europa Press. Antonio del Castillo, padre de Marta, pidió a Gallardón que “rectifique o dimita”. “Me siento engañado y utilizado. No me podía esperar esto”, dijo. Según él, cuando su hija fue asesinada, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero le dijo “a la cara y por convicción” que no implantaría la prisión permanente, pero Mariano Rajoy le “prometió a la cara” que sí lo haría y ha “incumplido su compromiso”. También Juan José Cortés, padre de Mari Luz, lamentó el anuncio de Gallardón, “un golpe difícil de asumir”. A su juicio, “es más fácil la reinserción de un terrorista que la de un pederasta asesino”.

Horas más tarde, el ministro telefoneó a Antonio del Castillo y “le explicó que las penas por delitos de violencia contra los menores sí se van a endurecer”, según fuentes de Justicia. Ambos “se emplazaron a hablar en los próximos días” sobre el Código Penal.

Gallardón había explicado sus planes por la mañana en una conferencia organizada por Europa Press en Madrid. Allí insistió en que la prisión permanente revisable es “lo contrario a la cadena perpetua”, porque sigue el mandato constitucional de que la finalidad de la pena es la reinserción. No precisó cuál sería el mínimo de años que el reo estaría en la cárcel, pero sí sugirió que tendría más de una oportunidad: “Si la revisión es positiva, se producirá la puesta en libertad; y si no es positiva se establecerá otro mínimo antes de la nueva revisión”. El ministro anunció asimismo que quiere modificar la ley del jurado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción