Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las posturas siguen enfrentadas

El Ejecutivo dice que la reforma no cambiará sustancialmente

UGT y CC OO exigen negociar una alternativa a la nueva ley o recrudecerán la protesta social

Báñez, al comienzo de la rueda de prensa que ha ofrecido hoy.
Báñez, al comienzo de la rueda de prensa que ha ofrecido hoy. EFE

Pasado el ecuador de la jornada de huelga, las posturas de las dos partes enfrentadas continúan inamovibles. No hay atisbo de que vayan a llegar a un acuerdo. El Gobierno insiste en que va a mantener la parte troncal de la reforma laboral y los sindicatos amenazan con recrudecer el conflicto si no hay un gesto antes del 1 de mayo, Día del Trabajador. Exigen al Ejecutivo que se siente a negociar con ellos una alternativa a la nueva ley.

“La senda reformista es imparable”, ha asegurado la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Como viene haciendo el equipo de Mariano Rajoy desde que llegó al Gobierno, Báñez ha reiterado que las medidas que están adoptando “son necesarias para volver al crecimiento económico y la creación de empleo”.

Báñez, que ha comparecido en el Congreso, ha recordado que la reforma laboral se está tramitando como proyecto de ley, y que durante ese proceso los grupos parlamentarios podrán hacer propuestas y “enriquecer” la nueva normativa. “El Gobierno espera la aportación de todos los grupos para mejorar el texto y esperamos que salga con amplio respaldo de la Cámara”, ha subrayado.

La ministra ha añadido que “el Ejecutivo está abierto al diálogo”, pero sobre la posibilidad de hacer cambios sustanciales ha sido tajante: “El texto principal no se va a cambiar”. Ya el mismo día en que se convocó la huelga, el 9 de marzo, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que “los pilares y las líneas esenciales de la reforma" se mantenían. El Gobierno se escuda en “el amplísimo apoyo parlamentario” de la reforma, que contó en el Congreso con los votos a favor de CiU, UPN y Foro Asturias, además del PP.

Sobre cómo se está desarrollando el día de paro, Báñez ha indicado que está teniendo un seguimiento inferior al de las dos huelgas anteriores, la del 29 de septiembre de 2010 y la del 20 de junio de 2002. Preguntada varias veces por los incidentes, la ministra ha hecho un llamamiento a la calma aunque ha hablado de “absoluta normalidad”.

Los sindicatos por su parte se sienten avalados por el resultado de la huelga. “Ha tenido una muy amplia participación en todos los sectores”, ha dictado Cándido Méndez, secretario general de UGT. Su homólogo de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, miraba ya a las manifestaciones de esta tarde: “El éxito se verá refrendado por las manifestaciones de esta tarde en 111 ciudades”.

Con ese refrendo han exigido al Gobierno que negocie y que cambie la actitud mantenida hasta ahora. “Habla mucho de diálogo pero no lo practica. Si todavía no han convocado, como es preceptivo, a los agentes sociales para informar de los Presupuestos que presentan mañana”, ha continuado Toxo. “El Gobierno tiene que prestarse a negociar”, ha exigido Méndez.

A los sindicatos les molesta, y mucho, el contenido de la reforma laboral, pero también les ha escocido que el Gobierno no se haya sentado a negociar aspectos sustanciales. De ahí, que ahora hagan tanto hincapié y que los vayan a seguir haciendo. “España necesita de un gran consenso”, ha seguido Toxo, de lo contrario ha anunciado un conflicto creciente, no obstante, no ha precisado cómo se concretará.

Y esa rectificación que reclaman UGT y CC OO tiene que llegar mañana mismo, en la presentación de los Presupuestos. “El Gobierno tiene mañana una magnífica ocasión para cambiar de rumbo, en diálogo con las organizaciones sociales”, ha pedido Toxo.

"Sabemos que España está al límite. Pero también lo sabemos que es porque así lo provoca la política del Gobierno. Y si la política continúa así, es probable que España vaya a estar más al límite, algo que no se puede permitir en ningún caso”, ha zanjado Méndez.

Más información