Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos y el PP dialogan en Asturias aunque no hay avances

El líder de FAC ofrece a Mercedes Fernández un acuerdo con todas las opciones abiertas

PSOE y Foro se verán el viernes con UPyD y Javier Fernández se encontrará también con el PP

Los candidatos de Foro y PP a la Presidencia de Asturias, Francisco Álvarez-Cascos y Mercedes Fernández, reunidos hoy en Oviedo.
Los candidatos de Foro y PP a la Presidencia de Asturias, Francisco Álvarez-Cascos y Mercedes Fernández, reunidos hoy en Oviedo. EFE

El primer encuentro entre el líder de Foro Asturias Ciudadanos (FAC), Francisco Álvarez-Cascos, y su excompañera de partido Mercedes Fernández, candidata y presidenta del PP asturiano, para testar posibilidades de entendimiento que eviten la entrega del Gobierno del Principado a la izquierda, concluyó con buenas palabras, expresiones de voluntad de entendimiento y una fría cordialidad, pero sin avances. Ambas fuerzas, como también están haciendo los socialistas, continuarán sus respectivas rondas de contactos con el resto de las fuerzas parlamentarias.

El encuentro de Cascos y Mercedes Fernández era, sin duda, el que más morbo entrañaba de cuantos han empezado a celebrarse entre los grupos políticos asturianos para intentar consolidar una mayoría de Gobierno y poner fin a la inestabilidad del último año. Ambos dirigentes fueron colaboradores políticos y amigos personales desde fines de los años 70 y formaron una alianza que sólo la marcha de Cascos del PP en enero de 2011 quebrantó.

Álvarez-Cascos planteó al PP un acuerdo abierto a cualquier combinación (pacto de investidura, alianza de legislatura o formación de un Gobierno conjunto) y una “disponibilidad en los términos más amplios”, basado en las coincidencias programáticas y con expresa disposición a renunciar a exigencias para favorecer el entendimiento. Ni tan siquiera se atrevió a descartar un Gobierno conjunto presidido por el PP, pese a que este partido tiene dos diputados menos que FAC. Mercedes Fernández se comprometió a no mirar hacia el pasado y a pensar en lo mejor para Asturias y en la solución que mejor garantice la estabilidad política. Pero no hubo más. Ni calendario de nuevos encuentros.

Foro, con 12 diputados (cuatro menos que en las anteriores elecciones de mayo) y PP, con 10 escaños (los mismos que entonces), han quedado empatados en número de parlamentarios con la izquierda (17 diputados del PSOE y 5 de IU), tras perder Cascos el miércoles un representante por la circunscripción occidental en beneficio del PSOE a causa del voto de los asturianos domiciliados en el extranjero.

En este igualado reparto de fuerzas, el único parlamentario de UPyD –partido que ha entrado por vez primera en la cámara asturiana- será decisivo para determinar quién será el próximo presidente de Asturias en el caso de que FAC y PP lograran ponerse de acuerdo para apoyar a un candidato consensuado entre ambas fuerzas. Pero si no es así, el candidato socialista, Javier Fernández, que sí va a tener el apoyo de IU, sólo precisaría el respaldo de UPyD para ser proclamado presidente en primera votación y con mayoría absoluta. Pero si FAC y PP no respaldasen a un aspirante común, Javier Fernández tendría garantizada su investidura por mayoría simple en segunda votación aunque UPyD no apoyase al líder socialista.

Esto es así porque el reglamento de la cámara asturiana no permite el voto en contra de los candidatos que se postulen y sólo autoriza el apoyo a uno cualquiera de los aspirantes que hubiera a la presidencia de Asturias o la abstención. Con esto se garantiza que una mayoría de bloqueo no pueda impedir la elección de presidente.

Pero si llegara a pedir la confianza de la cámara un candidato apoyado por los 22 diputados de la izquierda y otro con el respaldo de los 22 parlamentarios de la derecha, UPyD va a tener muy difícil inhibirse porque su abstención abocaría a Asturias a nuevas elecciones anticipadas dentro de un año y a doce meses de inestabilidad política hasta entonces con un Gobierno en funciones.

Cascos depende, pues, de forma imperiosa del acuerdo con el PP para seguir siendo presidente, y ese caso, además, también necesitaría el apoyo de UPyD, salvo que prosperara su recurso judicial contra el escrutinio del voto de los asturianos del exterior. El encuentro de ayer con Mercedes Fernández se produjo, de hecho, por iniciativa de Cascos.

El problema para FAC y PP es que ambos partidos no dejaron de atacarse ni antes ni después de las elecciones y que las dos formaciones están librando una lucha titánica por el control del espacio político conservador, en el que, por segunda vez, FAC lleva ventaja.

El desacuerdo generaría una nueva decepción en sus respectivos electorados, pero un pacto ahora, cuando suman 22 diputados, y después de haber condenado a Asturias a una parálisis de diez meses y a unas elecciones anticipadas por no haberse puesto de acuerdo cuando controlaban 26 escaños y tenían mayoría absoluta, tampoco les dejará exentos del reproche de la sociedad asturiana.

Este viernes las negociaciones girarán en torno al partido de Rosa Díez. El único parlamentario de UPyD, Ignacio Prendes, tiene cita con el socialista Javier Fernández a las diez horas y con Álvarez-Cascos a las 18.30 lo hará. Javier Fernández también se reunirá a las 13 horas con Mercedes Fernández.