Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Pujol exhorta a Mas a no destruir el Estado del bienestar

Convergència desconfía del éxito del pacto fiscal y reclama la independencia de Cataluña

Jordi Pujol, Artur Mas y Oriol Pujol, durante el congreso de CDC. Ampliar foto
Jordi Pujol, Artur Mas y Oriol Pujol, durante el congreso de CDC.

Convergència Democràtica (CDC) celebra este fin de semana su congreso, que debatirá el posible enfoque del partido hacia el soberanismo. Y eso mientras en el Gobierno de la Generalitat ha impulsado una dura política de recortes sociales de la mano del Partido Popular. Para nadar entre estas dos aguas y mantener motivado a su electorado soberanista, el partido confía en el reclamo del pacto fiscal. Pero al iniciar ayer su XVI congreso, en Reus (Tarragona), recibió dos avisos. Por un lado, de la militancia, que exige apuntar a la independencia sin tapujos. El otro aviso le llegó de la mano del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, fundador y alma del partido, que en plena euforia soberanista alertó a Artur Mas de la necesidad de no alejarse del objetivo fundacional de CDC: la construcción del Estado del bienestar.

La concreción del soberanismo de CDC será el principal debate de este congreso, en el que no habrá problemas con la confección de la ejecutiva. Oriol Pujol, hijo del expresidente, asumirá la secretaría general del partido, y Artur Mas pasará a ser su nuevo presidente. Jordi Pujol, que ocupaba este cargo hasta ahora, tendrá un puesto honorífico.

El 71% de los delegados de CDC pide un Estado para Cataluña

El expresidente de la Generalitat no se conformó con los honores e hizo un largo discurso ante los militantes, en el que defendió su legado en el partido y llamó a una nueva época. Pujol no dudó en autoproclamarse constructor del Estado del bienestar en Cataluña y avisó, sin citar los recortes, que no mantener esa vocación de servicio es “destruir” la comunidad. “El Estado del bienestar es necesario para que Cataluña como nación se mantenga”, alertó. Tras esta advertencia, detalló su argumentario. El presidente fundador de CDC instó a los militantes a ser la “tropa de choque” para encarar un momento de “fuerte carga épica”. Pujol no concretó si la batalla pasará por el pacto fiscal o irá directamente a la independencia. Esa es la gran incógnita que CDC debe despejar en este congreso.

Pese a alzar la voz independentista, la voluntad de la cúpula de Convergència Democràtica no es, todavía, plantear la ruptura. La cuadratura del círculo de Convergència es el pacto fiscal, entendido como una suerte de estación intermedia antes de la independencia. Pero un sondeo entre los casi 2.000 delegados que asisten al congreso reveló que la confianza en esta solución es escasa: el 65% de las bases convergentes cree que el Ejecutivo catalán fracasará en su objetivo. Y su respuesta es clara: la independencia. El 71% cree que el partido debería fijarse como objetivo un Estado propio.