Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional reabre el 'caso Gürtel' contra el extesorero del PP

Anulado el auto de sobreseimiento del Tribunal Superior de Madrid sobre Bárcenas, Merino y Galeote

Luis Bárcenas, tras declarar ante el Supremo. Ampliar foto
Luis Bárcenas, tras declarar ante el Supremo.

La Audiencia Nacional ha reabierto el caso Gürtel contra el extesorero del PP, Luis Bárcenas; el senador Jesús Merino y el exconcejal de Estepona (Málaga) Ricardo Galeote, imputados por supuestos delitos fiscales y evasión de capitales. El tribunal ha anulado el auto del Tribunal de Justicia de Madrid del pasado 1 de septiembre, que acordaba el sobreseimiento provisional y archivo de la causa respecto a los citados. La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ordena que se continúe el procedimiento contra los tres, que por lo tanto retoman su condición de imputados, y argumenta que la decisión de archivo que tomó el juez Antonio Pedreira no era "ni urgente ni inaplazable", requisitos necesarios, estima el tribunal, para efectuar un sobreseimiento después de que la sala de referencia del instructor se hubiera inhibido del asunto.

El tribunal ha aceptado los recursos presentados por la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado contra la decisión del anterior instructor de la causa en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Antonio Pedreira, de retirar la imputación contra los tres exdirigentes del PP. Esta decisión fue adoptada por Pedreira el pasado 1 de septiembre, al considerar que no había pruebas sólidas en la causa que indicasen que las iniciales "L. B." y  L. Bárcenas" o "J. M." halladas como destinatarias de comisiones en la caja B de la red Gürtel se correspondían sin género de dudas con los de nombres de Luis Bárcenas y Jesús Merino. Incluso señaló, en el caso de Bárcenas, que podía tratarse de otra persona con el mismo apellido relacionada con la trama.

El auto de la Sección Cuarta establece que cuando el juez Pedreira decretó el archivo carecía de "competencia objetiva" puesto que el TSJM ya había decidido la inhibición de la causa, que recayó finalmente en el juez Pablo Ruz como instructor y, por tanto, en la Audiencia Nacional. Esta decisión, añade, "no era ni urgente ni inaplazable". El Tribunal Superior de Madrid decidió inhibirse el 20 de julio del año pasado de la causa Gürtel tras haber perdido la condición de aforados tres de los encausados, el exconsejero de Deportes del Gobierno de Esperanza Aguirre Antonio López Viejo y los también diputados regionales del PP Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch. Tras el auto de inhibición en favor de la Audiencia Nacional, sin embargo, el extesorero Bárcenas presentó un recurso ante el Tribunal Supremo esgrimiendo que la causa, al no ser firme aún la decisión, debía seguir en poder del TSJM hasta que se pronunciara el alto tribunal, que lo hizo en octubre pasado.

El TSJM habilitó entretanto al juez Pedreira para que siguiera instruyendo la causa,  quien el 1 de septiembre pasado acordó, en contra del criterio de la fiscalía, sobreseerla respecto a Bárcenas, Merino y Galeote, que así lo habían pedido a través de sus abogados. Contra esta decisión, la fiscalía presentó un recurso ante el TSJM, si bien este tribunal decidió trasladar el recurso a su sala homónima de la Audiencia Nacional al entender que ya no era competente.

Y esto es lo que ha resuelto ahora la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional, que, respecto a la decisión de Pedreira, entiende que no era ni urgente ni inaplazable puesto que su auto se dictó el 1 de septiembre de 2011, dos meses después de que el TSJM se hubiera inhibido del caso Gürtel en favor de la Audiencia Nacional, que entiende que el instructor carecía de "competencia objetiva" para dictar en ese momento tales sobreseimientos. La Audiencia Nacional no entra en el fondo del asunto; es decir, en si existen o no indicios sólidos de la implicación de Bárcenas, Merino y Galeote en la trama Gürtel. Únicamente fundamenta por qué en ese momento procesal no cabía jurídicamente archivar la causa respecto a estos imputados.

La Audiencia Nacional no entra en el fondo del asunto; es decir, en si existen o no indicios sólidos de la implicación de Bárcenas, Merino y Galeote en la trama Gürtel. Únicamente fundamenta por qué en ese momento procesal no cabía jurídicamente archivar la causa respecto a estos imputados.

El PSOE aplaudió la decisión de la Audiencia. Es una “buena oportunidad para que ahora se examinen los informes policiales y los de la unidad de delincuencia económica, que vinculan a Bárcenas con la trama corrupta de Gürtel y se aclaren las responsabilidades de los que han sido dirigentes y representantes el PP en las instituciones”, señaló Antonio Hernando, secretario de Política Institucional del PSOE. “Ahora el PP tiene la oportunidad de colaborar de una vez con la Administración de justicia y con los tribunales, en lugar de mirar para otro lado como ha hecho hasta ahora”, aseguró. El Partido Popular se limitó a expresar “su respeto” hacia la decisión de la Audiencia Nacional.

El auto del tribunal de Madrid fue recurrido por la Fiscalía, la Asociación de Abogados Demócratas de Europa y Ángel Luna, este último en representación de los socialistas valencianos. La apelación de estos, a su vez, fue contrarrecurrida por los imputados y por el Partido Popular.

El pasado 23 de febrero la Fiscalía Anticorrupción, que se opuso en su día al archivo de la causa, envió un informe policial que aporta nuevas pruebas que vinculan al exsenador y extesorero del PP Luis Bárcenas con la trama corrupta.

Se trata de unos apuntes hallados en registros “que atribuyen a ‘Rustfield LB’ la misma inversión que en un documento manuscrito por el imputado Luis del Miguel”. Alude a una inversión inmobiliaria en Majadahonda (Madrid) en la que Bárcenas, según el informe policial, participó a través de su esposa con 150.000 euros mediante un préstamo participativo. El dinero fue canalizado a través de la sociedad Rustfield Jones. El documento es un reconocimiento de deuda de Rustfield Jones a favor de la esposa del extesorero, Rosalía Iglesias, quien también llegó a estar imputada.

Otro de lo documentos incriminatorios que la policía entiende abundan en la vinculación de Bárcenas con la red fue descubierto en una nave de Alcorcón (Madrid). E incluye “servicios pagados en el año 2000 por el Partido Popular a Special Even [una de las empresas de la red], en el que, a mano, se refleja ‘entregado a L.B. recibo extracontable’”. La fiscalía infiere de estos nuevos documentos, y de lo que ya consta en la causa, que “Luis Bárcenas Gutiérrez aparece como uno de los principales contactos entre el Partido Popular y la sociedad Special Event en la fecha de los servicios a que se refiere la factura”.

Bárcenas y Merino emprendieron hace unos días una ofensiva contra la Unidad de Blanqueo de Capitales de la Policía (la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, la UDEF), y las fiscales Anticorrupción Míriam Segura y Concepción Sabadell para evitar que la Audiencia Nacional revocase el auto de sobreseimiento que dictó Pedreira. “Mentiras descaradas”, “informes manipulados y groseros”, “filtraciones con revelación de secretos”. Fueron algunas de las frases que utilizaron el extesorero del PP Luis Bárcenas y el exdiputado Jesús Merino en respuesta a la petición de las fiscales de que se eleven a la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional los últimos informes de la UDEF que destapan pruebas que les vinculan con la recepción de comisiones de la trama.

La investigación del caso Gürtel vuelve a tener entre sus imputados a un ex alto cargo del PP que manejó las finanzas de este partido durante años; primero como mano derecha del tesorero nacional, Alvaro Lapuerta, y luego sustituyéndole. En las conversaciones que forman parte del sumario del caso, el líder de la trama corrupta, Francisco Correa, presumía de haber pagado a Bárcenas por contratos recibidos del ministerio de Fomento durante el mandato de Francisco Álvarez Cascos.