Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ausencia de Arenas deja el debate a tres en un cara a cara de PSOE e IU

El candidato del PP critica a Canal Sur y propone que el encuentro sea en TVE

Griñán (izquierda) y Diego Valderas, en el debate de Canal Sur. Ampliar foto
Griñán (izquierda) y Diego Valderas, en el debate de Canal Sur.

El debate electoral a tres (PSOE, PP e IU) organizado por Canal Sur porque a Javier Arenas no le parecía bien un cara a cara con José Antonio Griñán que dejara fuera a Izquierda Unida se ha quedado al final en un debate a dos, porque Arenas no aceptó debatir en la televisión autonómica y decidió no acudir a la cita. La excusa definitiva alegada por Arenas y repetida este lunes por todo el PP como si se tratara del argumentario del día fue la “falta de neutralidad” de Canal Sur. La cadena de televisión se ha visto obligada al final a emitir un insólito cara a cara entre Griñán y el candidato de IU, Diego Valderas.

“Yo lo que no puedo es debatir en una cadena que ha sido condenada por la Junta Electoral”, afirmó el candidato popular, en referencia a una resolución de la Junta Electoral Central que señala que la cadena pública andaluza “no satisfizo el especial deber de neutralidad informativa” al dar cuenta de una manifestación no autorizada frente a la sede regional del PP. Este lunes mismo, otra nueva resolución de la Junta Electoral concluyó que Canal Sur Televisión vulneró la ley electoral al difundir una imagen del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una información sobre una operación contra la pederastia.

Lo único claro de todo el embrollo generado en las últimas semanas en torno al debate electoral televisado con motivo de las elecciones andaluzas del 25 de marzo es que el candidato del PP no tenía demasiado interés en someterse a un debate (ni a dos ni a tres), decidido como está a dejarse llevar por el viento a favor y no correr ningún riesgo. Primero rechazó un cara a cara con Griñán porque no quería cargar con la culpa de dejar a IU fuera del plató de televisión. “Arenas no tiene ningún problema en acudir a todos los debates que hagan falta, pero la responsabilidad de que no esté IU tendrá que asumirla el PSOE”, dijeron entonces fuentes del PP.

Cuando se descartó el debate a dos y se planteó hacerlo a tres, los populares recusaron a Canal Sur y ahí se han mantenido hasta el final. A media tarde, el PP envió a la dirección general de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) un requerimiento notarial que incluía un texto con la explicación de la ausencia de Arenas y que exigían que fuera leído íntegramente durante el debate. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) rechazó las acusaciones de falta de independencia que están recibiendo los profesionales de Canal Sur. “No aceptamos que la realización y participación en estos debates implique menospreciar y dudar del trabajo y la independencia de un medio de comunicación andaluz, ya sea público o privado”, señaló la FAPE en un comunicado.

Arenas quiso disipar este lunes todas las dudas surgidas sobre sus reticencias a debatir y aseguró que solo rechaza el debate de Canal Sur y está dispuesto a ir a “todos” los demás que se le planteen. “Solo necesito medio día para prepararlo”, aseguró. Y lanzó una contraoferta al PSOE e IU: hacerlo en la sede de Sevilla de RTVE. La cadena estatal envió hace unas semanas una carta a los partidos para ofrecerse a organizar el debate, aunque hasta ahora todas las negociaciones se habían centrado en la emisión de la cadena autonómica. El PP había ignorado la oferta de RTVE hasta el domingo, cuando el coordinador de la campaña regional, Ricardo Tarno, envió una carta de respuesta al director de informativos de la cadena pública estatal, Francisco Llorente, aceptando la oferta. Llorente trasladó al PP su disposición a acoger un debate entre los tres candidatos a la Presidencia de la Junta de los partidos con representación parlamentaria. De aceptarlo, las tres formaciones tendrán que trabajar a contrarreloj para concretar los detalles de la cita porque Llorente advierte de que hacen falta tres días para prepararlo.

PSOE e IU tendrán ahora que pronunciarse sobre si aceptan esta opción. De momento, la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, reprochó al candidato del PP que proponga ahora TVE como sede alternativa “cuando a su partido no le valía en las elecciones generales” del 20 de noviembre para el cara a cara entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. “Tiene que ser lo que él diga y cuando él diga, y si no lo que hace es llevarse el balón y negarse a debatir”, señaló Díaz, que vaticinó que Arenas también acabará poniendo pegas al debate en TVE: “Mañana será si atriles o mesas o el color del escenario, pero en el fondo lo que queda claro es que no quiere debate”, dijo.

Los populares dieron la vuelta a los argumentos del PSOE e IU y aseguraron que el cara a cara entre Griñán y Valderas que de este lunes (y que el propio PP ha forzado) es un “ensayo” del pacto de gobierno que ambos partidos aspiran a sellar tras las elecciones. Un ensayo, que según el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, será “frustrado” por la mayoría absoluta que conseguirá el PP el próximo día 25.