Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
SESIÓN DE CONTROL

Rajoy advierte del duro recorte que incluirá el Presupuesto

El líder de la oposición ha acusado al Gobierno de actuar de espaldas a los agentes sociales

Guindos anuncia que la inversión se reducirá en un 40%

Austeridad, austeridad y austeridad. Es la palabra más repetida por Mariano Rajoy en el pleno del Congreso para explicar cómo serán los Presupuestos Generales del Estado que presentará en cuanto pasen las elecciones autonómicas de Andalucía y Asturias del día 25.

Tanto el presidente como sus ministros han empezado a adelantar en qué consistirá el gran recorte de los Presupuestos. El jefe del Ejecutivo ha recordado que el recorte del gasto será del 4,7% este año, quitando de todas las partidas, salvo los intereses de la deuda que hay que pagar para financiar el déficit, aunque el recorte llegará al 12,5% en el caso de los Ministerios, ya que hay otras partidas sobre las que no se puede actuar como los intereses de la deuda. Y su ministro de Economía, Luis de Guindos, ha adelantado que la inversión pública en 2012 se reducirá un 40%.

Para todos ellos, el argumento es la necesidad de rectificar lo que hizo el PSOE en el Gobierno, porque Guindos ha hablado expresamente de la necesidad de compensar la "falta de responsabilidad" de sus antecesores en el Ejecutivo

“Preferiría aumentar los presupuestos de gastos en un 20% para hacer muchas más cosas. No hay Gobierno que no tenga ese objetivo, pero lo que usted pide no es realista porque no va a haber crecimiento", ha dicho Rajoy en respuesta al portavoz de IU, Cayo Lara.

Rajoy ha lanzado el mensaje de la austeridad en esa respuesta y en otras dos a Rosa Díez (UPyD) y a Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE). En un caso habló de un plan para reducir organismos de la Administración y duplicidades entre el Estado y las Comunidades Autónomas y frente al líder de la oposición defendió con ardor su reforma laboral.

Tanto Rajoy como la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría se han mostrado dispuestos a exprimir al máximo la referencia al pasado y la gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En concreto, el presidente del Gobierno ha asegurado que el PSOE aprobó una que no funcionó y, además, se hizo de espaldas a los sindicatos.

“Hicieron una reforma laboral que no contaba con el apoyo de los sindicatos y que luego dio lugar a una huelga general. Usted no puede decir que la reforma sin acuerdo está bien si la hacen ustedes, pero que la reforma laboral sin acuerdo está mal si la hace el PP. No tiene autoridad para decirlo”, le reprochó a Rubalcaba.

El líder de la oposición ha acusado al Gobierno de actuar de espaldas a los agentes sociales, sin voluntad alguna de llegar a acuerdos, cambiando las reglas del juego de las leyes laborales y facilitando el despido libre, a lo que el jefe del Ejecutivo ha contestado: "Con absoluta franqueza usted no puede hablar de acuerdo con los sindicatos, porque hace unos meses ustedes vinieron aquí con una reforma laboral sin acuerdo con los sindicatos", ha dicho Rajoy antes de añadir: "No me reproche a mí que asuma mi obligación que es gobernar".

Rubalcaba ha anticipado el debate de convalidación mañana del decreto y ha asegurado que “la reforma obliga a los españoles a elegir entre trabajo y derechos, pero el resultado será menos derechos y menos empleos”.

La vicepresidenta ha utilizado el pasado para asegurar que quien falseaba y mentía era el Gobierno de Zapatero al negar la crisis o al anunciar un déficit del 6% que terminó por encima del 8%.

Para el debate de mañana sobre la reforma laboral, el Gobierno tiene casi asegurado el apoyo de CiU, ya que la ministra Fátima Bañez ha aceptado precisar un artículo sobre las competencias de las políticas activas de empleo.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >