Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ejecutiva de Rubalcaba recibe el respaldo del 80,4% de los delegados

El equipo del secretario general es continuista del de Zapatero aunque con apuestas personales

Ocho cargos del anterior equipo repiten (aunque algunos cambien de puesto)

El nuevo líder del PSOE integra lo justo, ni más ni menos que su antecesor

La nueva Ejecutiva Federal que ha configurado Alfredo Pérez Rubalcaba ha recibido el respaldo del 80,4% de los delegados del 38 Congreso del PSOE.Un total de 723 delegados han apoyado a la nueva dirección del partido, de entre los 899 que han votado (956 tenían derecho a voto). Ha habido 8 votos nulos y 168 en blanco, el 18%. La ejecutiva ha sumado así casi un 30% más de respaldos que los que consiguió Rubalcaba ayer para su propia candidatura. Es decir, muchos de los que dieron su respaldo a Chacón han votado a favor la ejecutiva de Rubalcaba, algo que ha destacado el nuevo líder de los socialistas en su discurso: "Son 30 puntos más de unidad".

El equipo del nuevo secretario general, que afrontará la gestión de un partido en sus horas más bajas, tiene mucho de continuista respecto a la última que ha dejado Zapatero (ocho cargos repiten, aunque algunos cambien de puesto) pero con algunas apuestas del actual secretario general con las que quiere dar su estilo propio al partido. Como hizo Zapatero cuando ganó el 35º Congreso, Rubalcaba ha integrado lo justo, ni más ni menos que su antecesor, y se ha procurado un equipo de su entera confianza. Es este:

José Antonio Griñán. Presidente del PSOE a la fuerza. Es la concesión de Alfredo Pérez Rubalcaba a la integración de los perdedores en la nueva Ejecutiva Federal y, a la vez, un guiño de apoyo a los comicios andaluces donde Griñán puede consolidarse si mantiene el Gobierno aunque pierda las elecciones o puede desaparecer en una batalla por el poder tras la derrota electoral. Su actitud durante la campaña previa al Congreso decepcionó profundamente a Rubalcaba.

Elena Valenciano. Vicesecretaria general. Era un nombramiento cantado. Desde que fuera elegido candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, situó muy cerca de él a Elena Valenciano (Madrid, 1960), que ejerció de coordinadora de campaña, portavoz, número dos en las listas por Madrid y principal asesora del líder. En la última ejecutiva de Zapatero ocupó la secretaría de Política Internacional y Cooperación.

Óscar López. Secretario de Organización. Creció en política al lado de José Blanco cuando éste se hizo con las riendas del PSOE desde la secretaría de Organización. Óscar López (Madrid, 1973) será el número 3 del partido para poner orden en la organización. Rubalcaba nunca ha dominado el aparato y necesita a una persona de la máxima confianza que controlara esos resortes. A López, de tantos años pegado a Blanco, le sobra experiencia. Su tarea en el partido puede dejar debilitado el flanco castellano-leonés, donde Óscar López ha gobernado el partido con suficiencia pese a que sus resultados electorales han sido, como casi todos, pésimos.

Patxi López. Secretario de Relaciones Políticas. El lehendakari apostó por Rubalcaba desde el primer momento, mucho antes incluso de la batalla por la secretaría general. Puso a su organización al servicio de los intereses de Rubalcaba y ahora desempeñará un papel estratégico en la nueva Ejecutiva Federal. Ocupará el mismo cargo que, 11 años atrás, Zapatero otorgó al anterior secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo Terreros. El futuro de Patxi López en la dirección nacional del PSOE aún está por escribir y las elucubraciones le llegan a situar en puestos más altos.

Purificación Causapié. Secretaria de Igualdad. Licenciada en filosofía y letras, su trayectoria profesional ha estado vinculada a la gestión de los servicios sociales en las Administraciones públicas. Fue la última directora general del Imserso, antes secretaria general para la Atención a la Dependencia y fue también directora general de Servicios Sociales en la consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía. Además, es una de las firmantes del manifiesto Feministas del PSOE, con el que Rubalcaba se ha comprometido desde el principio. 

Inmaculada Rodríguez-Piñero. Secretaria de Economía y Empleo. Fue de las primeras que contestó al grupo de Carmen Chacón como alto cargo del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El manifiesto Mucho Psoe por hacer que difundieron los partidarios de Chacón para presentarse en sociedad fue replicado con otro manifiesto firmado por una veintena de altos cargos muy relevantes del Gobierno de Zapatero titulado “Yo sí estuve allí” donde reivindicaban el trabajo realizado y censuraban a los que, como los partidarios de Chacón, criticaban abiertamente esa etapa pasada. Secretaria general de Infraestructuras en el Ministerio de Fomento hasta octubre de 2011. Es diputada por Valencia, donde encabezó la lista del PSOE en las últimas elecciones generales.

Antonio Hernando. Secretario de Relaciones Institucionales, Polítícas y Autonómicas. Vinculado desde muy joven a la defensa de los inmigrantes, inició su carrera en el PSOE como coordinador del grupo federal de inmigración entre 1997 y 2000 y coordinó el programa electoral relacionado con esa materia en 2004. Cuatro años después hizo lo mismo pero en el apartado de Interior. En el Congreso, fue la defensa parlamentaria de la gestión de Alfredo Pérez Rubalcaba en ese ministerio y en el partido es Secretario de Ciudades y Política Municipal, cargo en el que repite ahora con Alfredo Pérez Rubalcaba como secretario general.

María González. Secretaria de Participación, Redes e Innovación. Alfredo Pérez Rubalcaba la eligió para dar la imagen de renovación y juventud a su candidatura a la secretaría general del PSOE. Esta licenciada en bioquímica y socialista desde que tiene “uso de razón” repite en el cargo que ostenta desde el congreso del PSOE de 2008

Gaspar Zarrías. Secretario de Ciudad. El hombre que controló durante muchos años el aparato socialista en Andalucía y el Gobierno andaluz bajo la presidencia de Manuel Chaves. Ha sido la persona que sumaba y restaba y tranquilizaba a Rubalcaba respecto a su éxito seguro en el 38 congreso. Su bronca en Andalucía a cuenta de la fractura en el PSOE por la batalla de la secretaria general son de las que pasarán a la historia por su crudeza. Continúa en la Ejecutiva con un cargo similar.

Jesús Caldera. Secretario de Programa. Trabajó intensamente con Rubalcaba en los cuatro años que pasaron desde que José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido secretario general del PSOE hasta que ganó las elecciones generales. En la fractura del equipo de Zapatero durante el proceso para elegir al nuevo secretario general, Caldera optó por Rubalcaba y el nuevo líder del PSOE le recompensa con el mismo cargo que ha ocupado en los últimos años.

Trinidad Jiménez. Secretaria de Política Social. Fue de las primeras ministras de Zapatero que optó por Rubalcaba, en justa correspondencia a lo que el nuevo secretario general del PSOE hizo con ella durante la batalla por el poder en el socialismo madrileño. Jiménez perdió su pugna por la candidatura del PSOE a la Comunidad de Madrid y Rubalcaba fue la persona que más se comprometió en esa batalla descalificando al oponente, secretario general de los socialistas madrileños. Tras haber sido casi todo en los últimos años de la mano de Zapatero, Trinidad Jiménez vuelve a la Ejecutiva Federal del PSOE desde el área de Política Social.

María del Mar Villafranca Jiménez. Secretaria de Educación y Cultura. Granadina, directora general del Patronato de la Alhambra y el Generalife, ocupará una cartera estratégica en la nueva dirección del PSOE. Sobre todo por las reformas educativas que el Gobierno de Mariano Rajoy ya ha anunciado. Es parte de la integración de Rubalcaba. No era delegada en el Congreso y se la considera de la órbita del ahora presidente del partido, José Antonio Griñán.

Hugo Morán. Secretario de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad. Repite en el cargo, que tendrá un nombre distinto. Asturiano de 48 años, experto en Medio Ambiente, diputado en el Congreso y defensor de la reducción del límite de velocidad a 110 kilómetros por hora y del cierre de la central nuclear de Garoña.

Rafael Simancas. Secretario de Formación. Rubalcaba recompensa la lealtad y el trabajo de Rafael Simancas para apoyar su candidatura. Fue de los primeros dirigentes que apostó por la continuidad de Rubalcaba al frente del Partido. Es el portavoz socialista en la comisión de Fomento del Congreso (antes lo fue en la de Cultura) y ahora dirigirá el área de Formación. Da clases en la universidad, ha estado siempre vinculado al guerrismo y conoce el departamento que ahora le han asignado porque trabajó hace tiempo en él. Algunos interpretan este nombramiento como un guiño del secretario general a los socialistas madrileños que, desde hace tiempo, discrepan con el actual líder regional, Tomás Gómez, cuya dirección no estará representada en las áreas importantes de la Ejecutiva Federal (apenas queda una vocalía para Maru Menéndez).

Juan Moscoso. Secretario de la UE. Fue, junto a María González, la cara de la renovación que Rubalcaba quería para su candidatura. Nacido en Pamplona en 1966, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y experto en política internacional. Fue portavoz socialista en la Comisión Mixta para la Unión Europea y candidato a la alcaldía de Pamplona en las elecciones del pasado mes de mayo.

Marisol Pérez. Secretaria de Cooperación e Emigración. La cuota extremeña, que ha aportado a Alfredo Pérez Rubalcaba numerosos apoyos en el Congreso, sienta en la Ejecutiva Federal a Marisol Pérez, diputada por Badajoz, que ya se había encargado de los temas de bienestar social y que en los últimos meses ha cargado contra algunas de las medidas de los dirigentes del PP que suponían un recorte de servicios sociales esenciales en distinta autonomías.

Carmela Silva. Secretaria de Inmigración. Durante los últimos cuatro años ejerció de portavoz socialista en el Senado. Antes había sido diputada en el Congreso por Pontevedra. Persona de la máxima confianza de José Blanco, inició su carrera política nacional como asesora de la ministra de Agricultura, Elena Espinosa.

El resto de la comisión ejecutiva federal la componen los vocales:

Eduardo Madina Muñoz

Jaime Lissavetzky

Emiliano García-Page

Sergio Gutiérrez

Carlos Pérez

Carolina Darías

José Zaragoza

Francina Armengol

Mª Teresa Noguera

José Miguel Rodríguez

Esperança Esteve

Alejandro Soler

María Gámez

Javier Fernández Fernández

Carmen Montón Giménez

Maite Fernández

Mª José Fernández

Maru Menéndez González-Valenzuela

Patxi Vázquez

Lola Gorostiaga