Rajoy descarta adelantar los Presupuestos como pide la Comisión

Barroso urge al presidente del Gobierno a tomar “medidas concretas y ambiciosas” frente al déficit

Mariano Rajoy mantiene su propósito de aprobar los Presupuestos para 2012 el próximo 31 de marzo, seis días después de las elecciones andaluzas, a pesar de las urgencias de Bruselas para que España disponga cuanto antes de sus cuentas públicas para acometer nuevos y más drásticos ajustes. Fuentes de la Comisión Europea advirtieron ayer de que el recorte aprobado por el nuevo Gobierno el pasado 30 de diciembre solo equivale al 1,4% del PIB, por lo que falta por recortar al menos otro 2% (más de 20.000 millones) para llegar al 4,4% de déficit fijado como objetivo para este año. Y anunciaron que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, le plantearía esta petición a Rajoy en la reunión que mantuvieron ayer por la mañana, antes del estreno del nuevo presidente español en una cumbre europea.

Pero Barroso no se lo planteó, según Rajoy, y el primero no quiso aclarar si lo había hecho. Lo que sí hizo fue instarle públicamente a que “detalle lo antes posible las medidas concretas para poner en práctica los compromisos” anunciados por el Gobierno de Madrid y a presentar “planes detallados de reformas” que deben ir seguidos, “de manera urgente, de la aprobación y aplicación de medidas ambiciosas”.

Más información
Rajoy urge a la UE a fijar objetivos más “realistas” ante la recesión
Los 11 principios de estabilidad presupuestaria

Rajoy se escudó en que la Comisión no hará públicas hasta el 23 de febrero sus previsiones sobre crecimiento de las siete mayores economías de la UE. A partir de ahí, alegó, el Gobierno presentará sus propias previsiones, su propuesta de techo de gasto y, finalmente, los Presupuestos. En realidad, el Gobierno no necesita esperar a las previsiones de la Comisión: ya dispone de las del Banco de España y el FMI, que pronostican una caída de entre el 1,5% y el 1,7% del PIB para este año.

Barroso le echó un capote a Rajoy al dejar la puerta abierta a la posibilidad de que se renegocie el objetivo de déficit de este año, después de que lo rechazara de plano el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Olli Rehn. En cualquier caso, alegó Barroso, se trata de un asunto que debe negociarse en el seno del Eurogrupo y del Ecofin y que, según La Moncloa, tampoco se abordó ayer, aunque Rajoy pidió árnica al subrayar que “una cosa es tomar decisiones difíciles y otra no hacer las cosas con sentido común”.

Sobre la firma

M. G.

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS