Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESPEDIDA A FRAGA

La cúpula del PP y 300 gaiteros homenajean a Fraga en Santiago

El arzobispo elogia al político por “defender los valores de la civilización occidental”

El presidente del Gobierno encabeza, junto a Feijóo, la comitiva del partido durante la misa

Mariano Rajoy,, Elvira Fernández y Alberto Núñez Feijóo, en la plaza del Obradoiro, al comienzo del funeral en memoria de Fraga.
Mariano Rajoy,, Elvira Fernández y Alberto Núñez Feijóo, en la plaza del Obradoiro, al comienzo del funeral en memoria de Fraga. EFE

Era su plaza predilecta, al menos para festejar victorias electorales, y volvió a acoger el sonido de las gaitas en su honor. El homenaje institucional al fallecido Manuel Fraga, con misa incluida en la catedral, quiso recuperar el gusto del de Vilalba por llenar de gaiteiros la Plaza del Obradoiro de Santiago, aunque en esta ocasión el encuentro fue más comedido, en músicos, unos 300, y en simpatizantes. Al acto acudieron, según cálculos de los organizadores, unas 5.000 personas, pero en el Obradoiro el espacio libre abundaba.

Entre los concentrados se hallarían las 3.000 personas que, según el Ayuntamiento de Santiago, habrían llegado el viernes en 60 autobuses procedentes de toda Galicia. El acto coincidió con una manifestación de independentistas en la Alameda de la ciudad, que se desarrolló pacíficamente, aunque más tarde, terminada ya la marcha, cinco personas fueron detenidas. Protestaban contra “la amnesia” con la que se analiza la figura del expresidente gallego, que también fue ministro franquista, un cargo del que nunca quiso renegar.

El alcalde de Santiago, Gerardo Conde Roa; Barberá, Martínez, Arenas, Fabra y González Pons.
El alcalde de Santiago, Gerardo Conde Roa; Barberá, Martínez, Arenas, Fabra y González Pons. EFE

El homenaje del Obradoiro fue mucho más amable y las referencias a la faceta pública de Fraga, muy tibias. La Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense y la Banda de Gaitas de la Diputación de Pontevedra amenizaron el acto de recuerdo al expresidente bajo un cielo plomizo y ante la mirada de cuatro de los cinco hijos del político, del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y del jefe del ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, que acudió rodeado de conselleiros y exconselleiros.

El homenaje sirvió además para ver caminar juntos a los tres presidentes que ha tenido la Xunta en 31 años de historia: los dos que precedieron a Fraga, el popular Gerardo Fernández Albor y el socialista Fernando González Laxe, y el que le sucedió, Emilio Pérez Touriño, también del PSOE. Al funeral acudieron también Javier Arenas, Esteban González Pons, Rita Barberá y los ministros Ana Mato, Ana Pastor y Alberto Ruiz Gallardón.

Durante la misa, oficiada en castellano y en gallego, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, destacó la religiosidad de Fraga, al que definió como una “persona de bien, que supo mirar lejos, con amplitud y con profundidad, descubriendo los retos de la existencia en las encrucijadas de la Historia. [...] Don Manuel se le murió a España, a la que sirvió en su vocación política con dedicación y honradez admirable”, alabó.

Al acabar el oficio religioso, una gran pantalla en el Obradoiro repasó algunos instantes de la vida de Fraga, muchos de ellos familiares, otros públicos, como el baño en Palomares, su viaje a Cuba o el encuentro con el Papa Juan Pablo II. El homenaje terminó con el himno gallego interpretado por los gaiteros. Rouco Varela oficiará este lunes una misa por Fraga en la catedral de la Almudena de Madrid a la que está previsto que asistan los príncipes de Asturias.