Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega a Madrid el español preso en La Habana por corrupción de menores

El Ministerio de Exteriores de Cuba ha autorizado su excarcelación por razones humanitarias

Martínez Ferraté asegura que es inocente y que ha pasado su condena ingresado en el hospital

Martínez Ferraté, a su llegada al Aeropuerto de Barajas.
Martínez Ferraté, a su llegada al Aeropuerto de Barajas. EFE

Muy emocionante. Así ha calificado su llegada a España el periodista y empresario español Sebastián Martínez Ferraté, quien ha aterrizado este mediodía en el aeropuerto de Barajas en un vuelo procedente de La Habana. Ha estado preso durante 17 meses en la capital cubana, acusado de proxenetismo y corrupción de menores. El Ministerio de Asuntos de Exteriores de Cuba accedió a su expulsión por razones humanitarias, tras las gestiones hechas por España para su liberación. Martínez Ferraté ha contado a su llegada que ha pasado todo este tiempo en el hospital y que le sedaban cada día, dado lo mal que se encontraba psíquicamente. 

"Es lo más terrible que le pueda ocurrir a una persona", ha señalado sobre su estancia en prisión. "Yo no había cometido ninguno de los delitos de los que se me acusaba, y eso me indignaba, la impotencia me mataba por dentro", ha defendido, para después añadir: "Esperanza he tenido desde el primer día pero tuve que ir administrándola continuamente para no volverme loco".

A su llegada a Barajas, Martínez Ferraté ha sido recibido por su hermano, varios compañeros, y según sus palabras, por el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo. Este sin embargo no ha salido a hacer declaraciones a los medios.

Acusado por un documental

Martínez Ferraté fue detenido en el aeropuerto de la capital cubana en julio de 2010. En aquel momento trabajaba como director gerente de la cadena Marina Hotels, pero su detención estaba relacionada con un reportaje que grabó en 2008 sobre la prostitución infantil en el país y que se emitió en España. Él ha negado que se hiciera con cámara oculta y ha asegurado que las cámaras y los micrófonos estaban a la vista a la hora de hacer las entrevistas. "Es después, en la edición, cuando se vela y se hace lo que se tiene que hacer", ha explicado.

Durante el juicio, que se celebró el verano pasado, la acusación trató de demostrar que los jóvenes entrevistados no estaban diciendo la verdad y que fueron inducidos a hacer declaraciones falsas. Finalmente, el español fue condenado a siete años de cárcel.

Tras año y medio en prisión, Martínez Ferraté fue informado de su excarcelación el sábado por García-Margallo. El ministerio anunció el lunes que la embajada española en La Habana había recibido una nota del ministerio de Exteriores cubano en la que accedía "a la expulsión por razones humanitarias". A su vez, García-Margallo recibió una llamada de su homólogo cubano para informarle de la noticia. "El Gobierno español se felicita por esta decisión", agregó el ministerio.

Martínez Ferraté le ha agradecido "enormemente" al ministro García-Margallo el trabajo que ha hecho para lograr su excarcelación y a las autoridades cubanas que hayan aceptado su expulsión. El empresario ha resaltado también que ni el embajador español en Cuba ni los cónsules le han abandonado ni un solo momento.

Recién aterrizado de La Habana en Madrid, el periodista ha cogido un vuelo a Barcelona. Allí le esperaban su mujer y su hija, a quienes no ve desde hace 17 meses. Su intención es descansar durante unos días y después volver al trabajo.