Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los etarras tenían material para sellar bombas o falsificar DNI, según Interior

La Guardia Civil identifica a los otros dos arrestados como dirigentes de Segi

Íñigo Sancho Marco, Jon Etxeberria Oiarbide y Rubén Rivero Campo, los tres supuestos miembros de ETA detenidos ayer. Ampliar foto
Íñigo Sancho Marco, Jon Etxeberria Oiarbide y Rubén Rivero Campo, los tres supuestos miembros de ETA detenidos ayer.

Los tres etarras detenidos el sábado en el departamento de Yonne (Borgoña), en el centro de Francia, tenían entre sus pertenencias resina de cristal de tipo epoxy y circoflex. Este material, de uso muy extendido, puede ser empleado en el proceso de fabricación de explosivos para sellar, unir y aislar componentes, hacer moldes, según indica el Ministerio del Interior, o también para falsificar documentos de identidad.

Los detenidos estaban encuadrados dentro del aparato logístico de la banda, el más activo en los últimos meses tras el cese definitivo de la violencia terrorista anunciado en octubre de 2011. Entre las actividades habituales de este aparato se encuentra precisamente la falsificación y alteración de documentos y de placas de matrículas de vehículos, como demuestra el material incautado tras la detención. En la lista de los objetos intervenidos difundida ayer por el departamento que dirige Jorge Fernández se hacía referencia solo a material, adquirido recientemente, “para la fabricación de explosivos”.

Esta resina de cristal es útil, por ejemplo, para evitar la oxidación de algunas superficies o la corrosión de las capas de pintura. Un bote de 300 mililitros cuesta alrededor de 20 euros en una tienda de artículos de bellas artes.

Iñigo Sancho y Rubén Rivero contaban con 17 carnés de identidad

Las fuerzas de seguridad intervinieron además seis tarjetas de identificación de la Guardia Civil, 17 DNI falsos, varias placas de matriculas, un documento de identidad francés, otro carné portugués, dos permisos de conducir españoles falsos, un teléfono móvil sin batería, un sellador sikaflex y una cantidad sin especificar de dinero en metálico.

El Instituto Armado, que ha participado en la operación con la Dirección Central de Inteligencia y la policía antiterrorista francesas, identificó a Iñigo Sancho Marco y a Rubén Rivero Campo como los dos presuntos miembros de la banda detenidos junto con Jon Etxeberria Oiarbide, de 33 años, en la estación de tren de Joigny. Los tres, que iban armados con tres revólveres sustraídos en una fábrica de armas en 2006, son los primeros miembros de ETA capturados desde que Mariano Rajoy se convirtió en presidente del Gobierno en diciembre pasado.

Interior explica que “el sábado por la mañana fue detectada la presencia de Echeberria en la estación de ferrocarril de Bercy (Paris)”. Tras localizarle, los agentes le siguieron hasta la estación de Joigny, donde se encontró con otros dos hombres. Los tres fueron detenidos en las mismas instalaciones ferroviarias. La policía localizó también un vehículo con placas falsas en el aparcamiento de la estación.

Etxeberria, huido desde hace dos años y sobre el que pesaba una orden de detención europea dictada por la Audiencia Nacional el pasado junio, está vinculado, según las autoridades francesas, a la muerte del policía Jean-Serge Nérin, asesinado por la banda en marzo de 2010. Rivero Campo formó parte de las listas de Abertzale Socialistak en 2007 y fue acusado de un delito electoral en octubre de 2010, mientras que Sancho Marco estaba huido desde mayo de 2010. Ambos fueron dirigentes de la organización juvenil abertzale Segi, ilegalizada por el Tribunal Supremo por actuar como cantera de ETA, aunque ninguno de los dos tenía requisitorias por terrorismo.

Más información